Re­vi­sio­nis­mo en el ar­te :¿co­rren pe­li­gro las obras?

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira En 60 Segundos - GON­ZA­LO ALONSO

«Ote­llo» o «Ri­go­let­to» sus­cep­ti­bles de crí­ti­ca por ofen­der.

Aún al­gu­nos re­cor­da­mos la des­truc­ción de los bu­das gi­gan­tes de Ba­mi­yán (Af­ga­nis­tán), en 2001, a ma­nos de los ta­li­ba­nes. Lue­go los yiha­dis­tas aca­ba­ron con par­te de Pal­mi­ra, Ha­tra, Ni­ni­ve, Nim­rod y Tom­buc­tú, en­tre otros. Fa­na­tis­mo y cul­tu­ras con­tra cul­tu­ras. Años más tar­de nos dio a no­so­tros por el mo­vi­mien­to Me Too, que lle­vó a pri­me­ra lí­nea las de­nun­cias por aco­so se­xual del pro­duc­tor Har­vey Weins­tein y el ac­tor Ke­vin Spa­cey y con ello, una reali­dad ca­lla­da du­ran­te años en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Lue­go apa­re­ció la mú­si­ca, con el di­rec­tor de or­ques­ta y fac­tó­tum del Met Ja­mes Le­vi­ne, los tam­bién di­rec­to­res

Char­les Du­toit y Daniele Gat­ti, con­tra­te­nor Da­vid Da­niels, y has­ta un Plá­ci­do Do­min­go en el que si­go cre­yen­do, pe­ro que es­tu­vo muy mal acon­se­ja­do y ojo, por­que aho­ra de­be­ría des­li­gar­se cuan­to an­tes de lo que es­tá su­ce­dien­do en la lí­ri­ca ita­lia­na, don­de su nom­bre es­tá em­pe­zan­do a ser uti­li­za­do, sin él co­mer­lo ni be­ber­lo, sim­ple­men­te por su re­la­ción con una de las prin­ci­pa­les agen­cias ar­tís­ti­cas.Lue­go vino el la­men­ta­ble ase­si­na­to de Geor­ge Floyd a ma­nos de un po­li­cía blan­co en Mi­neá­po­lis, ini­cian­do otro mo­vi­mien­to, el Black Li­ves Mat­ter, en con­tra del ra­cis­mo. Con­se­cuen­cia in­me­dia­ta fue la re­ti­ra­da de «Lo que el vien­to se lle­vó» del ca­tá­lo­go de War­ne­rMe­dia, pro­vo­can­do reac­cio­nes a fa­vor y en con­tra e in­cen­dia­do la opi­nión pú­bli­ca y las re­des so­cia­les. ¿Cuán­tas pe­lí­cu­las más ha­brían de des­apa­re­cer de las fil­mo­te­cas con el mis­mo cri­te­rio? Ape­nas unas se­ma­nas más tar­de asis­ti­mos al re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co de he­chos del pa­sa­do re­la­cio­na­dos, a ve­ces muy erró­nea­men­te, con la esclavitud. Se pin­tan y de­rri­ban es­ta­tuas de Co­lón, fray Ju­ní­pe­ro Se­rra, Cer­van­tes –pri­sio­ne­ro y ca­si es­cla­vo años en Ar­ge­lia– Chur­chill, Ghan­di y has­ta Lin­coln. Si has­ta po­drían lle­gar a Dan­te, acu­sán­do­lo de is­la­mó­fo­bo y an­ti­se­mi­ta. To­do un dis­pa­ra­te, co­mo en par­te lo fue­ron los mo­vi­mien­tos an­te­rior­men­te ci­ta­dos. Al igual que con «Lo que el vien­to se lle­vó», hay quien ha em­pe­za­do a abo­gar por apli­car tam­bién ese re­vi­sio­nis­mo al re­per­to­rio lí­ri­co clá­si­co; a aquel que re­tra­ta reali­da­des del pa­sa­do sus­cep­ti­bles de crí­ti­ca al en­ten­di­mien­to de hoy día por ofen­der sen­si­bi­li­da­des. Así la vio­len­cia de gé­ne­ro en «Car­men», «Ri­go­let­to», «Ote­llo» o «Ce­ne­ren­to­la» o «Ser­va pa­dro­na»; el fa­na­tis­mo re­li­gio­so en «Don Car­lo», «Hu­go­no­tes», «Par­si­fal» o «Stif­fe­lio»; pe­dofi­lia, abu­so o mal­tra­to in­fan­til en «Gaz­za ladra», «Pe­ter Gri­mes», «Ho­ra es­pa­ño­la» o «Muer­te en Ve­ne­cia»; an­ti­se­mi­tis­mo en «Na­buc­co»; el odio, la ofen­sa o la pa­ro­dia del mun­do mu­sul­mán en «Ita­lia­na en Ar­gel», «Tur­co en Ita­lia», «Cor­sa­ro» o «Maho­met­to II»; pa­ro­dia de las cul­tu­ras pre­co­lom­bi­nas en «Al­zi­ra», apo­lo­gía del te­rro­ris­mo en «Mas­na­die­ri»; apo­lo­gía de las dro­gas en «Tris­tán e Isol­da»; apo­lo­gía de la dic­ta­du­ra en «Kho­vansh­chi­na» o «Bo­ris Go­du­nov»… En fin, la pros­ti­tu­ción en «Ma­non», «But­terfly», «Thais» o «Tra­via­ta». Me­nos mal que la cor­te­sa­na Vio­le­ta ten­drá su cas­ti­go en el Tea­tro Real al no po­der mo­rir en bra­zos de Al­fre­do. Si el mo­vi­mien­to cun­die­ra, y con un po­co de ayu­da del co­ro­na­vi­rus, se aca­ba­ría la ópera. To­do muy ab­sur­do y con el mis­mo error de fon­do: no po­de­mos juz­gar he­chos del pa­sa­do con la men­ta­li­dad del pre­sen­te. Es co­mo si una ma­dre, en 1337, co­men­ta­se a una ve­ci­na: «Mi hi­jo se va a la gue­rra de los cien años». Te­ne­mos que en­ten­der el sig­ni­fi­ca­do que to­das es­tas co­sas tu­vie­ron años o si­glos atrás y, si es ne­ce­sa­rio, ex­pli­car­lo. Vi­vi­mos en un mun­do lleno de ab­sur­dos. Sin ir más le­jos aca­bo de es­cu­char al pre­si­den­te del Go­bierno de­cir: «No­so­tros y no­so­tras va­mos a …» ¿Có­mo pue­de un va­rón re­fe­rir­se a «no­so­tras». En to­do ca­so po­dría ha­ber di­cho «no­so­tros y vo­so­tras». Pe­ro es lo que hay: in­cul­tu­ra, in­to­le­ran­cia, des­in­for­ma­ción y nin­gu­na re­fle­xión. Y es ho­ra de re­be­lar­nos con­tra ello.

«El rap­to de Lu­cre­cia»; el ra­cis­mo o su­pre­ma­cis­mo en el mis­mo «Ote­llo», «Ai­da», «Tro­va­to­re», «Tur­co in Ita­lia» y la mis­ma en­te­ra «Te­tra­lo­gía» wag­ne­ria­na; el ma­chis­mo, ex­plo­ta­ción o mal­tra­to a la mu­jer en «Don Gio­van­ni», «Bo­das de Fí­ga­ro», «Co­sì fan tut­te», «Bar­be­ro de Se­vi­lla»,

«YA HAY QUIEN HA ABO­GA­DO POR APLI­CAR LA RE­VI­SIÓN DEL CI­NE Y LA HIS­TO­RIA AL RE­PER­TO­RIO LÍ­RI­CO»

JA­VIER DEL REAL

«Car­men», que se re­pre­sen­tó en el Tea­tro Real, po­dría es­tar se­ña­la­da por la vio­len­cia de gé­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.