El cár­tel de Ja­lis­co po­ne en la dia­na al je­fe de Po­li­cía

Aten­ta­do con ar­mas lar­gas y gra­na­das El agen­te de Ciu­dad de Mé­xi­co sa­le ile­so pe­ro mue­ren dos es­col­tas y una mu­jer que iba por la ca­lle

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Da­niel Blan­co-Ciu­dad de Mé­xi­co

El je­fe de la po­li­cía de Ciu­dad de Mé­xi­co su­frió es­ta ma­ña­na un aten­ta­do por par­te de un gru­po de hom­bres ar­ma­dos que dis­pa­ra­ron con­tra su vehícu­lo en una ex­clu­si­va zo­na de la ca­pi­tal. El fun­cio­na­rio re­ci­bió va­rios im­pac­tos de ba­la pe­ro es­tá fue­ra de pe­li­gro, aun­que per­die­ron la vi­da dos es­col­tas y una mu­jer que cir­cu­la­ba por la zo­na y fue al­can­za­da en el ti­ro­teo.

El ata­que se pro­du­jo a las 6:35 de la ma­ña­na en el Pa­seo de la Re­for­ma a la al­tu­ra de las Lo­mas de Cha­pul­te­pec, una zo­na ex­clu­si­va de man­sio­nes y em­ba­ja­das. Los ata­can­tes, a bor­do de una ca­mio­ne­ta de gran ta­ma­ño in­ter­cep­ta­ron el vehícu­lo don­de via­ja­ba Omar Gar­cía Har­fuch y desata­ron un ata­que con ar­mas lar­gas ti­po Ba­rret y gra­na­das de frag­men­ta­ción, se­gún un co­mu­ni­ca­do de la po­li­cía ca­pi­ta­li­na. El vehícu­lo blin­da­do del je­fe po­li­cial su­frió de­ce­nas de im­pac­tos de ba­la, se­gún se pue­de ver en las imá­ge­nes.

Co­mo to­dos los días, Gar­cía Har­fuch se di­ri­gía a la reunión de se­gu­ri­dad que man­tie­ne con la al­cal­de­sa Clau­dia Shein­baum a pri­me­ra ho­ra, cuan­do la ca­mio­ne­ta de los ata­can­tes lo es­pe­ra­ba en un pun­to por el que cir­cu­la ha­bi­tual­men­te.

Po­co des­pués el pro­pio Gar­cía Har­fuch con­fir­mó en un tuit que se en­con­tra­ba a sal­vo aun­que re­ci­bió «tres im­pac­tos de ba­la y va­rias es­quir­las» y atri­bu­yó la au­to­ría del ata­que al san­gui­na­rio Cár­tel Ja­lis­co Nue­va Ge­ne­ra­ción. «Nues­tra na­ción tie­ne que con­ti­nuar ha­cién­do­le fren­te a la co­bar­de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do», es­cri­bió.

Cien­tos de ba­las

La ca­mio­ne­ta blin­da­da en la que via­ja­ba Gar­cía Har­fuch que­dó to­tal­men­te des­tro­za­da por cien­tos de im­pac­tos de ba­las de gran ca­li­bre, ya que los de­lin­cuen­tes usa­ron ar­mas lar­gas ti­po Ba­rrett y por­ta­ban tam­bién gra­na­das de frag­men­ta­ción en un vehícu­lo blin­da­do ar­te­sa­nal­men­te, se­gún la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na.

«Con el Ba­rrett 50, lo que me sor­pren­de es que el se­cre­ta­rio ha­ya so­bre­vi­vi­do. Pue­de de­ber­se a dos co­sas: pri­me­ro, a una gran reac­ción de su cuer­po de es­col­tas; se­gun­do, que so­lo ha­ya si­do la in­ten­ción de dar­le un fuer­te men­sa­je; y ter­ce­ro, la fal­ta de pe­ri­cia de los cri­mi­na­les», ex­pli­có a Efe el es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad Juan Car­los Mon­te­ro.

Mon­te­ro, in­ves­ti­ga­dor en la Es­cue­la de Cien­cias So­cia­les y Go­bierno del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, in­di­có que la pre­sen­cia del CJNG en Ciu­dad de Mé­xi­co «no es nue­va», por­que la ca­pi­tal «tie­ne pre­sen­cia prác­ti­ca­men­te de to­dos los cár­te­les gran­des» que pe­lean por el con­trol del trá­fi­co a pe­que­ña es­ca­la.

La al­cal­de­sa con­fir­mó que has­ta el mo­men­to hay 12 de­te­ni­dos aun­que no co­rro­bo­ró que el CJNG es­tu­vie­se de­trás del aten­ta­do, pe­ro re­co­no­ció que va­rios gru­pos cri­mi­na­les tie­nen pre­sen­cia en la ciu­dad. Va­rios fue­ron arres­ta­dos en el lu­gar de los he­chos y otros des­pués de una per­se­cu­ción y lo­ca­li­za­ción a tra­vés de las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia. «Es­te aten­ta­do lo que mues­tra es que hay un muy buen tra­ba­jo pa­ra ga­ran­ti­zar paz y se­gu­ri­dad en la ciu­dad y dis­mi­nuir los ín­di­ces ín­di­ces de­lic­ti­vos, el se­cre­ta­rio va a se­guir a car­go de la se­cre­ta­ria», di­jo Shein­baum y aña­dió que en la ca­pi­tal se rea­li­za un tra­ba­jo «va­lien­te» y no se rea­li­zan ac­cio­nes «con­tra uno u otro gru­po» en par­ti­cu­lar.

Clau­dia Shein­baum di­jo que no ha­bía re­ci­bi­do ame­na­zas pre­vias y no tie­ne in­for­ma­ción de que nin­gún miem­bro de su ga­bi­ne­te las hu­bie­ra re­ci­bi­do. Tam­bién se­ña­ló que se va a man­te­ner el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad que ha­bía has­ta el mo­men­to, sin re­fuer­zos ex­cep­cio­na­les aun­que se man­tie­nen «aler­ta».

El po­li­cía res­pe­ta­do

Sin em­bar­go, po­co des­pués el Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad del go­bierno fe­de­ral Al­fon­so Du­ra­zo, ase­gu­ró que ha­ce una se­ma­na se co­no­cie­ron ame­na­zas con­tra fun­cio­na­rios. Al res­pec­to el dia­rio «El Uni­ver­sal» ha­bía pu­bli­ca­do días atrás que el Go­bierno co­no­cía es­tas ame­na­zas en ba­se a es­cu­chas te­le­fó­ni­cas a si­ca­rios del CJNG que ha­bla­ban, «sin men­cio­nar nom­bres, de la pre­pa­ra­ción de un aten­ta­do de al­to ni­vel» Se­gún es­te dia­rio las au­to­ri­da­des de­tec­ta­ron cua­tro po­si­bles blan­cos que ha­bían rea­li­za­do ac­cio­nes con­tra el cár­tel: los se­cre­ta­rios de Ex­te­rio­res y Se­gu­ri­dad, Mar­ce­lo Ebrard y Al­fon­so Du­ra­zo; el je­fe de la Uni­dad de In­te­li­gen­cia Fi­nan­cie­ra, San­tia­go Nie­to y el pro­pio Omar Gar­cía Har­fuch. To­dos re­for­za­ron su se­gu­ri­dad.

Omar Gar­cía Har­fuch lle­va al fren­te de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na de la ca­pi­tal me­xi­ca­na des­de oc­tu­bre de 2019 y en su tra­yec­to­ria po­li­cial ha es­ta­do de­trás de de­ten­cio­nes im­por­tan­tes co­mo la de Dá­ma­so Ló­pez Nú­ñez, uno de los lí­de­res del Cár­tel de Si­na­loa en 2017 y más re­cien­te­men­te de los je­fes de las ban­das que ope­ran en Ciu­dad de Mé­xi­co y tie­nen re­la­ción con los gran­des cár­te­les del país: Pe­dro Ra­mí­rez Pé­rez, el Ja­món, de la Unión Te­pi­to y Jor­ge Flo­res, El Tor­tas, de la Fuer­za An­ti Unión.

La vio­len­cia en la ca­pi­tal se aso­cia a la pe­lea en­tre gru­pos cri­mi­na­les co­mo La Unión de Te­pi­to, Fuer­za An­ti Unión y el Cár­tel de Tláhuac, ade­más de al men­cio­na­do CJNG. Sin em­bar­go, Mon­te­ro atri­bu­yó es­te aten­ta­do, el más im­por­tan­te con­tra un fun­cio­na­rio del ofi­cia­lis­ta Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na) des­de que el par­ti­do ga­na­ra las elec­cio­nes en di­ciem­bre de 2018, a los «es­fuer­zos del Go­bierno fe­de­ral en con­tra del CJNG» y no so­lo al tra­ba­jo de Gar­cía Har­fuch en la ca­pi­tal.

EFE

Ima­gen del co­che ofi­cial de Gar­cía Har­fuch acri­bi­lla­do por las ba­las de los hom­bres ar­ma­dos que tra­ta­ron de ase­si­nar­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.