Jo­sé Da­niel, hi­jo bio­ló­gi­co del can­tan­te, le pi­de di­ne­ro: «La pan­de­mia me ha de­ja­do en una si­tua­ción crí­ti­ca»

La Razón (Cataluña) - - Sábado -

Es pre­ci­sa­men­te la que ha flo­re­ci­do, ha ga­na­do pro­ta­go­nis­mo y se ha trans­for­ma­do du­ran­te el es­ta­do de alar­ma

Juez y miem­bro de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra

Má­sMás de dos me­ses y me­dio sin ce­le­brar­se jui­cios no ur­gen­tes ha de­ja­do una in­men­sa lo­sa en los juz­ga­dos de to­do el Es­ta­do. Só­lo en Ca­ta­lu­ña se han te­ni­do que sus­pen­der más de 75.000 vis­tas de­bi­do a la gra­ve cri­sis sa­ni­ta­ria pa­de­ci­da y al obli­ga­do dis­tan­cia­mien­to fí­si­co.

No obs­tan­te, si bien es cier­to que la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia se ha vis­to obli­ga­da a ra­len­ti­zar has­ta pun­tos in­sos­pe­cha­dos su ha­bi­tual rit­mo in­ce­san­te, no lo es me­nos que los mo­to­res nun­ca han de­ja­do de fun­cio­nar.

De­cir que los jue­ces y ma­gis­tra­dos de es­te país he­mos es­ta­do más de dos me­ses sin tra­ba­jar, co­mo he te­ni­do oca­sión de leer en al­gún me­dio-, su­po­ne un des­co­no­ci­mien­to ab­so­lu­to de lo que com­por­ta y su­po­ne la ac­ti­vi­dad ju­ris­dic­cio­nal. La ce­le­bra­ción de jui­cios es sin du­da una de las ac­ti­vi­da­des bá­si­cas de los ór­ga­nos ju­di­cia­les, sin em­bar­go pe­se a cons­ti­tuir es­ta la «jus­ti­cia» más vi­si­ble, no es la úni­ca ni la más esen­cial, pues jun­to a ella con­vi­ve de mo­do dis­cre­to «la jus­ti­cia que no se ve».

Y esa jus­ti­cia es pre­ci­sa­men­te la que ha flo­re­ci­do, ha ga­na­do pro­ta­go­nis­mo y se ha trans­for­ma­do du­ran­te el es­ta­do de alar­ma; esa jus­ti­cia que su­po­ne re­sol­ver in­nu­me­ra­bles cues­tio­nes sin vis­ta que día a día se cue­lan en nues­tras es­tan­te­rías; esa jus­ti­cia de ho­ras de tra­ba­jo le­jos de la luz de los fo­cos, de es­tu­dio so­se­ga­do de los asun­tos y re­dac­ta­do de re­so­lu­cio­nes, si bien, es­ta vez, con el tiem­po de nues­tro la­do. Esa jus­ti­cia que ha com­pe­li­do a to­dos los De­ca­nos de los juz­ga­dos del te­rri­to­rio, a ha­cer un cur­so ace­le­ra­do de de­re­cho or­gá­ni­co pa­ra po­der dic­tar acuer­dos que ga­ran­ti­za­ran los ser­vi­cios mí­ni­mos y pa­ra ges­tio­nar las nu­me­ro­sas com­pli­ca­cio­nes de los edi­fi­cios ju­di­cia­les, que han te­ni­do que de­po­ner su bu­lli­cio­sa ac­ti­vi­dad en aras a un or­den ri­gu­ro­so. Esa jus­ti­cia de los

Ha se­gui­do fun­cio­nan­do pa­ra ce­le­brar las vis­tas ur­gen­tes y que ha sa­bi­do adap­tar­se a la so­le­dad de los edi­fi­cios ju­di­cia­les

miem­bros de las sa­las de go­bierno de los Tri­bu­na­les Su­pe­rio­res de Jus­ti­cia de to­das las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas y en es­pe­cial de sus Pre­si­den­tes, que han te­ni­do que tra­ba­jar enér­gi­ca­men­te pa­ra dar res­pues­tas a los di­ver­sos re­tos plan­tea­dos.

Esa jus­ti­cia que ha se­gui­do fun­cio­nan­do pa­ra ce­le­brar las vis­tas ur­gen­tes en to­dos los ór­de­nes ju­ris­dic­cio­na­les y que ha sa­bi­do adap­tar­se a la so­le­dad de los edi­fi­cios ju­di­cia­les y a las nue­vas nor­mas im­pues­tas. Esa jus­ti­cia que se ha te­ni­do que aco­mo­dar rá­pi­da­men­te a nue­vas he­rra­mien­tas te­le­má­ti­cas pa­ra lle­var a ca­bo de­ter­mi­na­das ac­tua­cio­nes evi­tan­do la reunión de per­so­nas, con­ser­van­do to­das las ga­ran­tías pro­ce­sa­les, con el in­con­di­cio­nal apo­yo del res­to de ope­ra­do­res ju­rí­di­cos y fuer­zas de se­gu­ri­dad y a la vez, esa jus­ti­cia que ha des­cu­bier­to sus gran­des de­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas en un tiem­po don­de el dis­tan­cia­mien­to se ha con­ver­ti­do en la re­gla ge­ne­ral. Y esa es pre­ci­sa­men­te la «jus­ti­cia que no se ve». La jus­ti­cia en­tre bam­ba­li­nas que dis­cu­rre im­pa­ra­ble en los des­pa­chos de to­dos los jue­ces, ya sea en un edi­fi­cio ju­di­cial o en sus ca­sas y que for­ma par­te esen­cial de la her­mo­sa la­bor de juz­gar.

Así que en es­tas cir­cuns­tan­cias, me­re­ce la pe­na de­di­car al­gu­nas lí­neas a tra­tar de dar vi­si­bi­li­dad a aque­llo que tan­tas ve­ces he­mos si­do in­ca­pa­ces de ex­pli­car y se­guir apos­tan­do por la pro­fe­sio­na­li­dad de to­dos los que for­ma­mos par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción ju­di­cial pa­ra ga­ran­ti­zar una jus­ti­cia de ca­li­dad, sea cual sea el es­ce­na­rio en el que se de­ba desa­rro­llar.

LA RA­ZÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.