«La re­for­ma del sis­te­ma edu­ca­ti­vo hay que to­már­se­la en se­rio»

Lle­va cin­co años al fren­te de Co­le­gios CEU. Los 10 cen­tros edu­ca­ti­vos re­par­ti­dos en­tre el País Vas­co, Madrid, Va­len­cia, Ca­ta­lu­ña y An­da­lu­cía cuen­tan con 7.000 alum­nos

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - I. B. -

Lo­sLos cen­tros edu­ca­ti­vos han agu­di­za­do el in­ge­nio pa­ra su­pe­rar los re­tos de es­te cur­so tan atí­pi­co. Los co­le­gios, ins­ti­tu­tos y uni­ver­si­da­des no apa­gan sus mo­to­res y se pre­pa­ran pa­ra es­cla­re­cer los in­te­rro­gan­tes que de­pa­ra el nue­vo cur­so. Sin em­bar­go, hay du­das que se han con­ver­ti­do en cer­te­zas. La di­gi­ta­li­za­ción ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol tie­ne que adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des que la pan­de­mia ha de­ja­do pa­ten­tes. Luis Mar­tí­nez-Abar­ca, Di­rec­tor del Área de Co­le­gios CEU, ex­pli­ca a LA RA­ZÓN có­mo está ter­mi­nan­do el cur­so, qué no­ve­da­des se es­pe­ran pa­ra sep­tiem­bre y có­mo los alum­nos ad­quie­ren la formación más com­ple­ta en los co­le­gios CEU. –¿Có­mo se ha afron­ta­do el fi­nal del cur­so es­co­lar?

–Ha de­pen­di­do de las instruccio­nes de ca­da re­gión. En el ca­so de An­da­lu­cía, se de­ci­dió que no hu­bie­ra in­cor­po­ra­ción pre­sen­cial has­ta sep­tiem­bre, mien­tras que en Ca­ta­lu­ña se abrie­ron los co­le­gios pa­ra los alum­nos que vo­lun­ta­ria­men­te qui­sie­ran re­in­cor­po­rar­se. Aun­que en lí­neas ge­ne­ra­les se ha tra­ba­ja­do con dos ob­je­ti­vos: con­se­guir que to­dos los alum­nos lle­va­sen al día su educación y pre­pa­rar la EvAU. Hay una par­te del fi­nal de cur­so es­pe­cial­men­te de­li­ca­da, que es la evaluación y pro­mo­ción de los alum­nos. En es­te sen­ti­do, to­do ha trans­cu­rri­do de for­ma ca­si nor­mal. La úni­ca di­fe­ren­cia ha si­do apli­car ins­tru­men­tos dis­tin­tos a la ho­ra de eva­luar. Es­to nos ha he­cho desa­rro­llar nue­vos re­cur­sos que tam­bién nos per­mi­ten me­jo­rar. –¿Es­ta crisis ha su­pues­to un pun­to de in­fle­xión en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

–Es­pe­ro que sí. La re­for­ma del

Arras­tra­mos des­de ha­ce años mo­de­los ex­ce­si­va­men­te aca­de­mi­cis­tas, aun­que des­de dis­tin­tos cen­tros es­co­la­res nos es­for­za­mos en desa­rro­llar nue­vos sis­te­mas y for­mar en educación emo­cio­nal»

sis­te­ma edu­ca­ti­vo hay que to­már­se­la en se­rio. En lo que le co­rres­pon­de a los cen­tros, arras­tra­mos des­de ha­ce años mo­de­los ex­ce­si­va­men­te aca­de­mi­cis­tas, aun­que des­de dis­tin­tos cen­tros, en­tre ellos los nues­tros, nos es­for­za­mos en desa­rro­llar nue­vos sis­te­mas de apren­di­za­je e in­cor­po­rar la educación emo­cio­nal. Aho­ra la ne­ce­si­dad obli­ga y se ha po­di­do com­pro­bar que la di­gi­ta­li­za­ción y la educación a dis­tan­cia pro­du­cen muy bue­nos re­sul­ta­dos. No obs­tan­te, está cla­ro que la pre­sen­cia­li­dad y el pa­pel que tie­ne el pro­fe­sor en el au­la es in­sus­ti­tui­ble, pe­ro al desa­rro­llar la au­to­no­mía de los alum­nos el pro­fe­so­ra­do pue­de de­di­car­se a in­cor­po­rar nue­vas fun­cio­nes que en­ri­quez­can los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos. Me gus­ta­ría que se re­co­no­cie­ra el enor­me es­fuer­zo que han he­cho los pro­fe­so­res. Son los ol­vi­da­dos de es­ta crisis y se me­re­cen un aplau­so. –¿Có­mo se­rá el ini­cio del cur­so es­co­lar?

–Es­ta­mos ba­ra­jan­do tres es­ce­na­rios. El pri­me­ro es el que to­dos desea­mos por ra­zo­nes sa­ni­ta­rias y edu­ca­ti­vas, que es la in­cor­po­ra­ción nor­ma­li­za­da. El otro ex­tre­mo es que tu­vié­ra­mos que vol­ver de la mis­ma ma­ne­ra que he­mos ter­mi­na­do, con un sis­te­ma no pre­sen­cial. Y lue­go hay un es­ce­na­rio in­ter­me­dio que pa­re­ce más pro­ba­ble, en el que ten­ga­mos que ha­cer ajus­tes a la nor­ma­li­za­ción edu­ca­ti­va. Por ejem­plo, agru­pan­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te a los alum­nos, ha­bi­li­tan­do nue­vos es­pa­cios y nue­vos pro­fe­so­res, cui­dan­do ho­ra­rios de en­tra­da y de re­creo pa­ra evi­tar ma­si­fi­ca­cio­nes y es­tan­do pre­pa­ra­dos pa­ra un mo­de­lo de cla­se hí­bri­da. Te­ne­mos que ase­gu­rar la pre­sen­cia­li­dad de los alum­nos de in­fan­til y de primaria por­que son los que me­nos au­to­no­mía tie­nen y por la fun­ción so­cial que ejer­cen los co­le­gios pa­ra las fa­mi­lias. Y lue­go es­ta­mos desa­rro­llan­do un sis­te­ma de do­ble pre­sen­cia­li­dad con nues­tras uni­ver­si­da­des. Pa­ra ello, in­cor­po­ra­mos pan­ta­llas que per­mi­ten la in­ter­re­la­ción en­tre alum­nos que es­tán, o en otro au­la, o en sus ca­sas. Es­to nos per­mi­te ser muy fle­xi­bles. –¿To­dos los cen­tros cuen­tan con un sis­te­ma de te­le­es­tu­dio efi­cien­te?

–Me te­mo que no. En es­te sen­ti­do so­mos unos pri­vi­le­gia­dos, pe­ro tam­bién he­mos tra­ba­ja­do en ello. En Co­le­gios CEU lle­va­mos mu­chos años apos­tan­do por la di­gi­ta­li­za­ción, la formación del pro­fe­so­ra­do y los pro­gra­mas pi­lo­to de nue­vos mo­de­los de apren­di­za­je, de ma­ne­ra que te­ne­mos los re­cur­sos, tan­to los hu­ma­nos co­mo los ma­te­ria­les, pa­ra ha­cer es­te sal­to. Que­re­mos cons­truir en los 10 co­le­gios una red lla­ma­da «Co­mu­ni­dad Aca­dé­mi­ca» en la que to­dos los pro­fe­so­res pue­dan co­la­bo­rar con el res­to de sus com­pa­ñe­ros. Sin em­bar­go, la situación económica y so­cial de al­gu­nos co­le­gios no les ha per­mi­ti­do adap­tar­se y lo han pa­sa­do mu­cho peor. Al­gu­nas fa­mi­lias han te­ni­do que se­guir las cla­ses con un mó­vil pa­ra dos her­ma­nos. Por ello, hay que va­lo­rar a los pro­fe­so­res que han tra­ba­ja­do en esas con­di­cio­nes. Es­to su­po­ne una lla­ma­da de aten­ción a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra sa­ber ha­cia dón­de tie­ne que mi­rar. –¿Qué opciones de ba­chi­lle­ra­to ofre­ce Co­le­gios CEU? –Además de los ba­chi­lle­ra­tos con­ven­cio­na­les, te­ne­mos el ba­chi­lle­ra­to in­ter­na­cio­nal. Fa­ci­li­ta la mo­vi­li­dad in­ter­na­cio­nal, al ser un mo­de­lo úni­co im­plan­ta­do en to­dos los paí­ses y per­mi­te ac­ce­der a cual­quier uni­ver­si­dad del mun­do. Además, es muy es­ta­ble, no su­fre cam­bios de­pen­dien­do de los go­bier­nos o de las si­tua­cio­nes de los paí­ses. Y pa­ra mí tie­ne un va­lor muy in­tere­san­te, ya que fa­vo­re­ce la au­to­no­mía de los alum­nos, el pen­sa­mien­to crí­ti­co, la re­fle­xión y la crea­ción. Pue­des em­pe­zar el cur­so des­de ca­sa en Es­pa­ña y ter­mi­nar­lo, por ejem­plo, en Hun­gría.

La pre­sen­cia­li­dad y el pa­pel que tie­ne el pro­fe­sor en el au­la es in­sus­ti­tui­ble, pe­ro al desa­rro­llar la au­to­no­mía de los alum­nos el pro­fe­so­ra­do pue­de en­ri­que­cer los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos»

Al­gu­nas fa­mi­lias han te­ni­do que se­guir las cla­ses con un mó­vil pa­ra dos her­ma­nos. Es­to su­po­ne una lla­ma­da de aten­ción a las ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­ra sa­ber ha­cia dón­de tie­ne que mi­rar»

En Co­le­gios CEU he­mos apos­ta­do por la di­gi­ta­li­za­ción, la formación del pro­fe­so­ra­do y los pro­gra­mas pi­lo­to de apren­di­za­je. Es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ha­cer es­te sal­to di­gi­tal»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.