LA ES­PA­ÑA DEL CID, UNA SO­CIE­DAD DE FRONTERA

EL LÍ­MI­TE CRIS­TIANO-ANDALUSÍ DE LOS SI­GLOS XI Y XII NO ERA, PE­SE A LO QUE SE TIEN­DE A PEN­SAR, UN YER­MO DES­PO­BLA­DO, SINO UN TE­RRI­TO­RIO DI­NÁ­MI­CO Y EN CONS­TAN­TE MO­VI­MIEN­TO DE GEN­TES, IN­FLU­JOS E IDEAS

La Razón (Cataluña) - - El Pasado - POR GUS­TA­VO GAR­CÍA JIMÉNEZ DESPERTA FE­RRO EDI­CIO­NES

El Cid Cam­pea­dor (ca. 1048-1099) es qui­zá uno de los per­so­na­jes his­tó­ri­cos que más pá­gi­nas de opi­nión ha lle­na­do. Siem­pre a ca­ba­llo en­tre la le­yen­da –con el tiem­po, se im­pu­so has­ta la creen­cia de que ga­nó ba­ta­llas in­clu­so des­pués de muer­to–, la épi­ca y has­ta el pa­trio­tis­mo de ma­yor o me­nor ca­la­do. Con in­de­pen­den­cia de ese cam­po ima­gi­na­rio que nos le­gó su fi­gu­ra a tra­vés del «Can­tar de mio Cid «o la «His­to­ria Ro­de­ri­ci», el Cam­pea­dor («cam­pi­doc­tor», que es así co­mo fir­ma­ba) fue un per­so­na­je de frontera, al­guien que se mo­vió de un la­do a otro en­tre los te­rri­to­rios ocu­pa­dos por cris­tia­nos y mu­sul­ma­nes en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XI. Co­mo él, hu­bo en aque­llos años otros ejem­plos de gen­tes trans­fron­te­ri­zas, co­mo los di­plo­má­ti­cos Sis­nan­do Da­ví­diz y Pa­terno de Tor­to­sa –am­bos cru­za­ron en va­rias oca­sio­nes y en dis­tin­tos ban­dos con el Cid–, o la prin­ce­sa Zai­da, nue­ra del rey de la tai­fa de Se­vi­lla que se con­vir­tió en es­po­sa del rey cas­te­llano-leo­nés Al­fon­so VI y en ma­dre del he­re­de­ro al trono, San­cho, muer­to pre­coz­men­te en la ba­ta­lla de

Uclés (1108). En aque­llos tiem­pos, las co­sas ha­bían cam­bia­do. Des­de la ofen­si­va de Al­fon­so VI ha­cia la tai­fa de To­le­do en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XI, se rom­pió un equi­li­brio ya de por sí bas­tan­te pre­ca­rio que, du­ran­te un tiem­po más bre­ve de lo es­pe­ra­do, ha­bían man­te­ni­do los reinos cris­tia­nos con los so­be­ra­nos de los ato­mi­za­dos Es­ta­dos re­sul­tan­tes de la caí­da del ca­li­fa­to. Al po­co, con la lle­ga­da de los al­mo­rá­vi­des al au­xi­lio de unas tai­fas ame­na­za­das y so­bre­car­ga­das con im­pues­tos mu­chas ve­ces pa­ga­dos al ri­val cris­tiano, el pa­no­ra­ma ha­bría de com­pli­car­se aún más.

TE­RRI­TO­RIO IN­SE­GU­RO

La frontera cris­tiano-andalusí en la tran­si­ción de los si­glos XI y XII no era un lí­mi­te es­tá­ti­co, sino mu­chos en cons­tan­te mo­vi­mien­to. Des­de lue­go, tam­po­co era, co­mo creía la his­to­rio­gra­fía has­ta ha­ce unas po­cas dé­ca­das, un yer­mo des­po­bla­do, sino más bien un lu­gar en el que ha­bi­ta­ba mu­cha gen­te cu­ya ra­zón de ser no era otra que pro­cu­rar su sub­sis­ten­cia y tra­tar de sa­lir ade­lan­te, con in­de­pen­den­cia de qué rey go­ber­na­ra por en­ton­ces. Pe­se a to­do, tam­bién es cier­to que se tra­ta­ba en efecto de un te­rri­to­rio in­se­gu­ro, a me­nu­do su­je­to a even­tua­les de­pre­da­cio­nes en bus­ca de bo­tín, sin que exis­tie­ra ne­ce­sa­ria­men­te de­trás de ello una pre­ten­sión de ocu­pa­ción. Sus po­bla­do­res eran gen­tes de muy dis­tin­tas pro­ce­den­cias que pro­fe­sa­ban una fe di­fe­ren­cia­da, pe­ro la frontera en­tre lo que su­po­nía ser cris­tiano y ser mu­sul­mán po­co sig­ni­fi­ca­ba más allá de lo re­li­gio­so o de al­gu­nas cos­tum­bres es­ta­ble­ci­das en las res­pec­ti­vas tra­di­cio­nes. En la prác­ti­ca, los ha­bi­tan­tes de la re­gión cir­cuns­cri­ta en­tre el Due­ro y el Ta­jo, co­mo tam­bién los que vi­vían más al es­te o al nor­des­te, de­bían se­guir con sus vi­das o bien op­tar por re­ti­rar­se a otros te­rri­to­rios su­pues­ta­men­te más se­gu­ros y ale­ja­dos de las zo­nas de con­flic­to. De es­te mo­do, si bien el pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­ble de la épo­ca, al me­nos des­de la pers­pec­ti­va de la cul­tu­ra po­pu­lar, ha­bría de ser Ro­dri­go Díaz, ca­bría pre­gun­tar­se tam­bién so­bre las gen­tes anó­ni­mas, ol­vi­da­das por la épi­ca y las cró­ni­cas, que ha­bi­ta­ron aque­llas tie­rras ho­lla­das por el Cam­pea­dor en aque­lla eta­pa. Mu­je­res y hom­bres que acu­dían a la igle­sia los do­min­gos al re­pi­car las cam­pa­nas o se acer­ca­ban a la mez­qui­ta cuan­do es­cu­cha­ban el «ad­han» de voz del al­mué­dano des­de lo al­to del mi­na­re­te; gen­tes que re­za­ban a su dios pa­ra que aquel año la co­se­cha die­ra su fru­to o pa­ra que los hi­jos tu­vie­ran al­go que lle­var­se a la bo­ca. La vi­da de cam­po no era en efecto fá­cil, aun­que en sus­tan­cia se­ría se­me­jan­te a la que hu­bo en es­tos mis­mos te­rri­to­rios ha­ce ape­nas me­dio si­glo. El re­cuer­do de es­tos per­so­na­jes anó­ni­mos no per­du­ró, pe­ro, de al­gún mo­do, que­dó in­mor­ta­li­za­do en los ca­len­da­rios ro­má­ni­cos que ilus­tra­ron ca­pi­te­les y pin­tu­ras de nu­me­ro­sas iglesias del te­rri­to­rio, y que mos­tra­ban las ta­reas que se rea­li­za­ban en el cam­po.

Fres­co de la er­mi­ta de San Bau­de­lio (Ca­si­llas de Ber­lan­ga, So­ria)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.