EL PORQUERIZO DE LA COR­TE SI­LEN­CIO EN LA CA­SA REAL

ASÍ SE CO­NO­CÍA A AL­FON­SO DE BORBÓN Y BATTENBERG POR VI­VIR RE­CLUI­DO EN UN PA­LA­CE­TE AL CUI­DA­DO DE LOS ANI­MA­LES

La Razón (Cataluña) - - El Pasado - POR JO­SÉ MA­RÍA ZAVALA

Al­fon­so de Borbón y Battenberg tam­bién vi­vió su pro­pio Gól­go­ta, por muy prín­ci­pe que fue­se. En junio de 2009 in­da­gué en el archivo del Pa­la­cio Real, don­de lo­ca­li­cé un re­ve­la­dor y des­co­no­ci­do informe so­bre la he­mo­fi­lia del pri­mo­gé­ni­to del rey Al­fon­so XIII. Su pa­dre no tu­vo, des­de lue­go, in­te­rés al­guno en sa­car a re­lu­cir la gra­ve en­fer­me­dad de sus hi­jos, da­do que el ben­ja­mín Gon­za­lo, in­fan­te de Es­pa­ña, tam­bién pa­de­cía esa es­pe­cie de pes­te san­guí­nea. La he­mo­fi­lia de sus hi­jos afec­tó tan­to al mo­nar­ca, que op­tó por ocul­tar­la a la opi­nión pú­bli­ca to­do el tiem­po que pu­do. Por na­da del mun­do es­ta­ba dis­pues­to el rey a que el pue­blo pen­sa­se que so­bre él y su fa­mi­lia se cer­nía la ma­la es­tre­lla. So­bre to­do, si tras­cen­día que, además de la san­gre en­ve­ne­na­da de su pri­mo­gé­ni­to y he­re­de­ro, su segundo hi­jo, el in­fan­te don Jai­me, no era sor­do­mu­do des­de los cua­tro años, a re­sul­tas de una ope­ra­ción de la mas­toi­des (hue­so si­tua­do de­trás del oí­do), co­mo siem­pre se hi­zo creer al pue­blo, sino que na­ció sor­do y, co­mo con­se­cuen­cia de ello, que­dó tam­bién mu­do. ¿Aca­so no po­dían in­ter­pre­tar­se aque­llas des­gra­cias co­mo au­tén­ti­cas mal­di­cio­nes del cie­lo? De­ci­di­do a en­cu­brir así los ma­les que afec­ta­ban a sus hi­jos, Al­fon­so XIII tu­vo que aguan­tar ca­rros y ca­rre­tas ali­men­tan­do con su si­len­cio los ru­mo­res ma­le­di­cen­tes so­bre la sa­lud de su pri­mo­gé­ni­to, a quien sus de­trac­to­res lla­ma­ban des­pec­ti­va­men­te «el porquerizo de la Cor­te». En cier­to mo­do no les fal­ta­ba ra­zón, da­do que el jo­ven prín­ci­pe vi­vía re­clui­do en el pa­la­ce­te de La Quin­ta, cer­ca de El Par­do, al cui­da­do de ani­ma­les mien­tras con­fec­cio­na­ba con­fec­cio­na­ba pla­nos de pa­be­llo­nes y ga­lli­ne­ros y ana­li­za­ba la cría in­dus­trial de puer­cos. Ocu­pa­ción, por cier­to, na­da prin­ci­pes­ca. Hu­bo in­clu­so quie­nes di­fun­die­ron el bu­lo in­tere­sa­do de que to­dos los días se sa­cri­fi­ca­ba a un ter­ne­ro, e in­clu­so a un ni­ño, pa­ra ali­men­tar con su san­gre al prín­ci­pe de As­tu­rias, cual vo­raz qui­róp­te­ro. «So­bre mi en­fer­me­dad –ad­ver­tía el pro­pio prín­ci­pe de As­tu­rias– han co­rri­do siem­pre las ver­sio­nes más fan­tás­ti­cas... Has­ta se ha di­cho que su­da­ba san­gre, co­mo los san­tos mi­la­gro­sos de la Edad Me­dia… No, na­da de eso. La co­sa es mu­cho más te­rri­ble­men­te sen­ci­lla...». Sin ir más le­jos, el dia­rio «Ame­ri­can Exa­mi­ner» pu­bli­có el 17 de ma­yo de 1910 uno de los re­por­ta­jes más sen­sa­cio­na­lis­tas so­bre la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la que aún se con­ser­va en las he­me­ro­te­cas de me­dio mun­do. El pe­rió­di­co es­ta­dou­ni­den­se ver­tía to­do ti­po de in­fa­mias y de ca­lum­nias so­bre la en­fer­me­dad del prín­ci­pe de As­tu­rias, lle­gan­do a afir­mar que és­ta obe­de­cía a «si­glos de lo­cu­ra» en los Bor­bo­nes de Es­pa­ña, y res­pon­sa­bi­li­zan­do de la mis­ma al pro­pio Al­fon­so XIII por los que de­no­mi­na­ba «pe­ca­dos del pa­dre».

Pe­ro lo más in­só­li­to de to­do era que to­das esas ca­lum­nias y fal­sas elu­cu­bra­cio­nes se pu­bli­ca­ban an­te el in­creí­ble mu­tis­mo de la Ca­sa Real es­pa­ño­la. Pe­se a que en el ar­tícu­lo se le des­cri­bía ca­si co­mo a un mons­truo, el rey Al­fon­so XIII no des­pe­gó los la­bios. «Su ca­be­za es asi­mé­tri­ca –ase­gu­ra­ba el Ame­ri­can Exa­mi­ner alu­dien­do... ¡al rey de Es­pa­ña!–, la man­dí­bu­la su­pe­rior de­ma­sia­do pe­que­ña, la man­dí­bu­la in­fe­rior des­pla­za­da, su pa­la­dar es muy es­tre­cho y tie­ne obs­truc­cio­nes en va­rios pun­tos de la gar­gan­ta». Por si fue­ra po­co, el pe­rio­dis­ta hun­día el de­do en la lla­ga más do­lo­ro­sa del so­be­rano en aquel mo­men­to: la en­fer­me­dad que in­ca­pa­ci­ta­ba a su pri­mo­gé­ni­to pa­ra ce­ñir la Co­ro­na de Es­pa­ña, trans­mi­ti­da por su ma­dre, la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia de Battenberg: «Co­no­cien­do –aña­día el ro­ta­ti­vo– el far­do de los pe­ca­dos an­ces­tra­les ba­jo los que ha­bía na­ci­do, Al­fon­so y sus con­se­je­ros eli­gie­ron una es­po­sa de desusa­da bue­na sa­lud y vigor, en la es­pe­ran­za de que for­ta­le­cie­ra a la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la». El dic­ta­men mé­di­co so­bre la he­mo­fi­lia de Al­fon­so y Gon­za­lo no de­ja­ba lu­gar a du­das. Tras es­cu­char aten­ta­men­te a sus con­se­je­ros, Al­fon­so XIII de­ci­dió con­tra­tar los servicios de uno de los he­ma­tó­lo­gos más repu­tados de Eu­ro­pa, el doc­tor W. Feinly, au­tor del pri­mer informe ex­haus­ti­vo del que se tie­ne cons­tan­cia en­tre la co­pio­sa do­cu­men­ta­ción de pa­la­cio, el cual con­fir­mó la mal­di­ción: «Las ca­rac­te­rís­ti­cas anam­nés­ti­cas, uni­das al es­ta­do clí­ni­co de Sus Al­te­zas Reales el prín­ci­pe de As­tu­rias y Don Gon­za­lo su­gie­ren el diag­nós­ti­co de he­mo­fi­lia», con­cluía el ga­leno. Co­mo re­me­dio pro­fi­lác­ti­co, el mé­di­co acon­se­ja­ba «pro­veer el bo­ti­quín de ur­gen­cia de los sue­ros Se­rum­sest su­mi­nis­tra­dos por el Se­ru­mins­ti­tut de Viena. Di­cho suero de­be ser re­no­va­do ca­da seis me­ses». Pe­ro ig­no­ra­ba el doc­tor que nin­gún bo­ti­quín evi­ta­ría que sus dos pa­cien­tes fa­lle­cie­sen fi­nal­men­te tras sen­dos ac­ci­den­tes leves de au­to­mó­vil, de­san­gra­dos a cau­sa de la he­mo­fi­lia.

Al­fon­so de Borbón y Battenberg re­nun­ció al trono en 1933

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.