Agen­da elec­to­ral ocul­ta en País Vas­co pa­ra evi­tar la «ka­le bo­rro­ka»

Au­men­tan las coac­cio­nes PP, Cs y Vox anuncian sus ac­tos en el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra que no ha­ya al­ter­ca­dos

La Razón (Cataluña) - - España - C. S. Ma­cías

La cri­sis del co­ro­na­vi­rus y el her­vi­de­ro «bo­rro­ka» se han he­cho no­tar en los ape­nas tres días que lle­va la cam­pa­ña en el País Vas­co. El odio ha ven­ci­do en al­gu­nos ca­sos has­ta a la pan­de­mia y gru­pos proeta­rras se or­ga­ni­zan en un tiem­po ré­cord, ac­túan con o sin mas­ca­ri­lla, pa­ra tra­tar de re­ven­tar los pe­que­ños mí­ti­nes que se rea­li­zan en unos co­mi­cios atí­pi­cos.

Los par­ti­dos ase­gu­ran que no hay «pue­blos prohi­bi­dos» pa­ra ha­cer cam­pa­ña, pe­ro es tra­di­ción que en la tie­rra vas­ca los ac­tos no se pu­bli­ci­ten con mu­cho tiem­po de an­te­la­ción. Unos des­ta­can que se ha­cía y se ha­ce por «se­gu­ri­dad», otros por­que no exis­te una ca­ra­va­na co­mo tal, los te­rri­to­rios es­tán re­la­ti­va­men­te cer­ca, y, ade­más, en es­tos co­mi­cios hay que in­ten­tar ga­ran­ti­zar la dis­tan­cia so­cial por lo que el ob­je­ti­vo es no mo­vi­li­zar a mu­cha gen­te. «Pe­di­mos a los afi­lia­dos que no ven­gan a los mí­ti­nes», re­co­no­cen des­de las fi­las de los po­pu­la­res y los so­cia­lis­tas.

En el ca­so del PSE, su can­di­da­ta, Idoia Men­día, re­co­rre­rá Irún, Er­mua, Por­tu­ga­le­te, La­sar­te, ade­más de las gran­des provincias. «Si no va­mos a al­gún te­rri­to­rio es por­que sa­bes que ahí no te vo­tan, o por­que pre­fie­res op­ti­mi­zar es­fuer­zos en otros si­tio», des­ta­can fuen­tes del par­ti­do.

In­de­pen­dien­te­men­te de dón­de se con­vo­quen los ac­tos, el PSE su­bra­ya que «apos­ta­mos por la li­ber­tad de ex­pre­sión y plu­ra­li­dad de to­dos los par­ti­dos» y re­co­no­cen que ca­da uno pue­de ha­cer cam­pa­ña don­de con­si­de­re, por­que es­tá en su de­re­cho.

PP+Cs es­ta­rá en Bil­bao, Re­cal­de, Gui­púz­coa, Vi­to­ria don­de ade­más es un te­rri­to­rio cla­ve pa­ra los de Itur­gaiz, Get­xo, Irún o la Rio­ja ala­ve­sa. Des­ta­can que es­tá sien­do una «cam­pa­ña ra­rí­si­ma» y son más ac­tos sec­to­ria­les, vir­tua­les y ca­nu­ta­zos. Fuen­tes del par­ti­do in­di­can que no es cos­tum­bre ha­cer mí­ti­nes de cam­pa­ña co­mo tal en pue­blos bas­tio­nes de los aber­tza­les, «ni si quie­ra los ha­ce el PNV». No so­lo por la se­gu­ri­dad de los que acu­den que, des­ta­can la ma­yo­ría de las ve

ces no son del mu­ni­ci­pio por­que los ve­ci­nos no sue­len ir por mie­do, si no por el he­cho de op­ti­mi­zar es­fuer­zos. Pe­ro no des­car­tan Ses­tao en su agen­da.

Vox tam­bién ha mar­ca­do su es­tra­te­gia en pun­tos cla­ves del País Vas­co. «Va­mos a pue­blos im­por­tan­tes por po­bla­ción». Es tra­di­ción que los de Abas­cal den a co­no­cer su agen­da de cam­pa­ña con po­ca an­te­la­ción, pe­ro los aber­tza­les se or­ga­ni­zan pa­ra tra­tar de boi­co­tear­les. Ocu­rrió en el mu­ni­ci­pio viz­caíno de Ses­tao, don­de los de Abas­cal fue­ron aco­rra­la­dos por proeta­rras y gru­pos an­ti­fas­cis­tas, que tra­ta­ron de re­ven­tar el ac­to lan­zán­do­les bo­tes de hu­mo, bo­te­llas y pie­dras, –una de ellos im­pac­tó con­tra la dipu­tada Ro­cío de Meer–. Vox re­co­no­ce que en el País Vas­co «he­mos te­ni­do mu­chos pro­ble­mas: se­des pin­ta­das, ame­na­zas y fal­ta de li­ber­tad..» El lí­der del par­ti­do, res­pon­sa­bi­li­zó ayer en un mi­tin en La­guar­dia (Ála­va) al PNV y al vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno de lo ocu­rri­do. Unos, «por ser com­pla­cien­tes con la vio­len­cia» y otros por «man­dar a sus ma­to­nes, agre­dir y lue­go no con­de­nar la vio­len­cia». «A Vox no se le per­mi­te rea­li­zar po­lí­ti­ca en el País Vas­co». «Nues­tros vo­tan­tes no pue­den ac­tuar en li­ber­tad». Y es que ya ha ha­bi­do al­ter­ca­dos en cua­tro de sus ac­tos.

El PSE re­co­no­ce que en los úl­ti­mos me­ses se han «in­cre­men­ta­do las coac­cio­nes» des­pués de que el do­mi­ci­lio de su can­di­da­ta, Idoia Men­día, fue­ra ata­ca­do con pin­tu­ra ro­ja y oc­ta­vi­llas con la pa­la­bra «ase­si­na» o tras lo ocu­rri­do en los mí­ti­nes de Vox, pe­ro «no cree­mos que sea la tó­ni­ca ge­ne­ral, son epi­so­dios la­men­ta­bles que no mar­ca­rá co­mo la vio­len­cia te­rro­ris­ta». Ade­más, sub­ra­yan que, si an­tes no les mar­ca­ba la agen­da, aho­ra, tam­po­co. «No va­mos a de­jar de sa­lir».

El can­di­da­to a la len­da­ka­rit­za del PP+Cs, Car­los Itur­gaiz, se ha to­pa­do tam­bién con in­sul­tos, gri­tos de «fas­cis­ta», «fue­ra de aquí» o pi­ta­das pa­ra tra­tar de si­len­ciar al­gu­na de sus in­ter­ven­cio­nes. An­tes del ini­cio de cam­pa­ña, Itur­gaiz ad­ver­tía de que los ra­di­ca­les vol­ve­rían a to­mar la ca­lle y tra­ta­rían de di­bu­jar a una can­di­da­ta de EH Bil­du más «light», y así con la es­tra­te­gia de «blan­queo» y en­fa­ti­zar el fren­tis­mo an­te po­si­bles pac­tos.

Los proeta­rras lle­van me­ses en cam­pa­ña, la del odio, al­go que des­ta­can se ha ido con­ta­gian­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción y has­ta la fal­ta de li­ber­tad se ha «nor­ma­li­za­do». «Es­tán en­va­len­to­na­dos. Hay una co­ber­tu­ra so­cial por­que no les pa­sa na­da, tie­nen im­pu­ni­dad y se creen due­ños del País Vas­co», des­ta­can fuen­tes de PP+Cs.

En On­da­rroa, Ren­te­ría, Her­na­ni, Mon­dra­gón u Oiar­tzun «se creen que el pue­blo es su­yo y que los es­pa­ño­les no tie­nen de­re­cho a ir. Lo ven co­mo un pe­ca­do». Re­cuer­dan que en los años 80, Ma­nuel Fraga, con AP, se atre­vío a dar un mi­tin en On­da­rroa, por­que su ma­dre era de allí. «Fue una lo­cu­ra».

EFE

La Er­tzain­tza, el pa­sa­do vier­nes en Ses­tao cuan­do ra­di­ca­les tra­ta­ron de boi­co­tear un mi­tin de Vox lan­zan­do pie­dras, bo­te­llas y bo­tes de hu­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.