El «sin vi­vir» del re­bro­te

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Ju­lián Ca­bre­ra

Pe­ga­do­sPe­ga­dos a los in­for­ma­ti­vos de ra­dio y te­le­vi­sión o a las in­for­ma­cio­nes de pren­sa, mien­tras pon­de­ra­mos pul­sar… o no el bo­ton­ci­to del «play» a una, si aca­so tes­ti­mo­nial, es­ca­pa­da ve­ra­nie­ga an­da­mos en la me­dia Es­pa­ña más cas­ti­ga­da por la in­fec­ción y en la otra me­dia te­me­ro­sa de ser ob­je­to de más se­rios con­ta­gios pro­ce­den­tes de la an­te­rior, con una iné­di­ta mos­ca post­ve­ra­nie­ga tras la ore­ja, que no de­ja de zum­bar­nos a pro­pó­si­to de esa es­pa­da de Da­mo­cles que re­pre­sen­ta la más que cer­te­ra po­si­bi­li­dad de que el co­vid-19 con­ti­núe re­apa­re­cien­do en for­ma de re­bro­tes pun­tua­les, o lo que se­ría peor, ma­te­ria­li­za­do en una nue­va olea­da de la pan­de­mia plan­tán­do­se so­bre nues­tra te­me­ro­sa sa­lud y nues­tra ren­quean­te eco­no­mía con to­da cru­de­za y de ma­ne­ra in­mi­se­ri­cor­de. Es di­fí­cil in­clu­so en­con­trar una so­la au­to­ri­dad que se no pon­ga por de­lan­te en su dis­cur­so es­pe­ran­za­dor mi­ran­do al fu­tu­ro y a una re­la­ti­va vuel­ta a la nor­ma­li­dad, la re­co­men­da­ción de ex­tre­mar to­das las pre­cau­cio­nes an­te ese po­si­ble re­gre­so de la tra­ge­dia en cual­quier otra for­ma o mag­ni­tud. Lo ocu­rri­do ha­ce días con el re­bro­te de Pe­kín, o lo su­ce­di­do en Ale­ma­nia, a lo que se han aña­di­do los ca­sos más cer­ca­nos en nues­tro te­rri­to­rio, ha he­cho sal­tar las alar­mas des­de el pun­to de vis­ta so­cial, pe­ro so­bre to­do -y es­to re­sul­ta es­pe­cial­men­te in­di­ca­ti­vo-ha in­di­ca­ti­vo-ha ser­vi­do pa­ra que la «au­to­ri­dad po­lí­ti­ca com­pe­ten­te» lan­ce pri­me­ros avi­sos a na­ve­gan­tes. Es­pe­cial­men­te in­di­ca­ti­va era ha­ce días la afir­ma­ción del mi­nis­tro de Sa­ni­dad pre­gun­ta­do en Tv3 a pro­pó­si­to de si el go­bierno tie­ne un plan «A» y ade­más un plan «B» an­te otra se­ria olea­da de la pan­de­mia, Sal­va­dor Illa no de­ja lu­gar a las du­das, ha­bría que vol­ver a plan­tear un nue­vo es­ta­do de alar­ma, al­go que re­abría de pun­ta a pun­ta el de­ba­te so­bre las no po­cas du­das ju­rí­di­cas que acarrrea la me­di­da. Lo afir­ma­do por la vi­ce­pre­si­den­ta Cal­vo la se­ma­na pa­sa­da en la mis­ma di­rec­ción pu­do ser de to­do me­nos gra­tui­to. Lle­ga­dos a es­te pun­to, lo que re­sul­ta di­fí­cil­men­te en­ten­di­ble es que to­do un po­der le­gis­la­ti­vo re­pre­sen­ta­do en las prin­ci­pa­les fuer­zas po­lí­ti­cas no se ha­ya pues­to a la ta­rea de mo­di­fi­car le­yes ac­tua­les o, si es pre­ci­so, pro­mul­gar otras nue­vas de acuer­do con lo que re­quie­re el re­to de la pan­de­mia, pa­ra con­ju­gar ele­men­tos que no siem­pre tie­nen que ser an­ta­gó­ni­cos co­mo son la se­gu­ri­dad y la sa­lud de los ciu­da­da­nos y la ga­ran­tía de sus li­ber­ta­des y de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les. Aun así y con to­do ca­be re­cor­dar que Es­pa­ña ya tie­ne unos re­sor­tes ju­rí­di­cos con los que afron­tar la ame­na­za sin ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a un es­ta­do de alar­ma que no es ni mu­cho me­nos el úni­co y ex­clu­si­vo ins­tru­men­to. La prin­ci­pal al­ter­na­ti­va pa­sa en es­te mo­men­to, da­do que no se han cam­bia­do ni se han agi­li­za­do nue­vas nor­mas ju­rí­di­cas, por la ley ge­ne­ral de sa­lud pú­bli­ca y por la pro­pia ley de se­gu­ri­dad na­cio­nal cu­yos con­te­ni­dos son cla­ros y me­ri­dia­nos a la ho­ra de ga­ran­ti­zar me­di­das con­tra la pan­de­mia sin res­trin­gir de­re­chos fun­da­men­ta­les. Er­go cru­ce­mos de­dos, por­que si si­guen los re­bro­tes… ¿si­gue sin ha­ber plan «B»?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.