Las di­fi­cul­ta­des de tra­tar la leu­ce­mia en la ado­les­cen­cia: «Te­nía mu­cho mie­do a la muer­te»

PE­SE A LAS NE­CE­SI­DA­DES es­pe­cí­fi­cas de es­te gru­po de po­bla­ción, en Es­pa­ña ape­nas exis­ten uni­da­des mul­ti­dis­ci­pli­na­res co­mo sí ocu­rre en otros paí­ses de nues­tro al­re­de­dor

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - Án­ge­la La­ra-

Una jo­ven, ma­yor de edad, ha fa­lle­ci­do tras una agre­sión su­fri­da es­ta ma­dru­ga­da en las in­me­dia­cio­nes de un loc El 9 de ju­lio de 2010, Elías Mar­tí­nez, un jo­ven es­tu­dian­te de se­gun­do cur­so de pe­rio­dis­mo y co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual, acu­día a la uni­ver­si­dad pa­ra ha­cer la re­vi­sión del úni­co exa­men que ha sus­pen­di­do en to­da la ca­rre­ra y al día si­guien­te, la vís­pe­ra de que el equi­po es­pa­ñol se pro­cla­ma­ra cam­peón del Mun­dial de fút­bol, ese mis­mo chi­co era diag­nos­ti­ca­do de leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca agu­da.

«Acu­dí al hos­pi­tal por­que me en­con­tra­ba muy mal. Lle­va­ba unas tres semanas arras­tran­do sin­to­ma­to­lo­gía: te­nía los gan­glios del cue­llo y la nun­ca in­fla­ma­dos y al tac­to me do­lían una bar­ba­ri­dad, mi cuer­po no me da­ba, no te­nía ape­ti­to, por las ma­ña­nas me des­per­ta­ba con las sá­ba­nas em­pa­pa­das .... », recuerda Elías y, aun­que unos 15 días an­tes se ha­bía he­cho un aná­li­sis que re­ve­ló que te­nía mo­no­nu­cleo­sis, sa­bía que al­go no es­ta­ba yen­do bien, así que in­ves­ti­gó por in­ter­net y fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó a fa­mi­lia­ri­zar­se con el tér­mino leu­ce­mia. Así, cuan­do la doc­to­ra le co­mu­ni­có que su­fría es­ta en­fer­me­dad, a Elías no le co­gió de nue­vo, pe­ro eso no evi­tó que la no­ti­cia su­pu­sie­ra un shock pa­ra él.

En es­te sen­ti­do, la ado­les­cen­cia es una fa­se en la que se de­ben to­mar di­ver­sas de­ci­sio­nes de fu­tu­ro, co­mo por ejem­plo qué es­tu­diar, a qué quie­re uno de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te o si se desea cons­truir una fa­mi­lia o no, de ma­ne­ra que a es­tas eda­des un diag­nós­ti­co co­mo el de Elías, quien sin em­bar­go pu­do fi­nal­men­te com­ple­tar la ca­rre­ra ca­rre­ra y a día de hoy es li­cen­cia­do en pe­rio­dis­mo y co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual, pue­de dar al tras­te con to­dos los pla­nes vi­ta­les y el pa­cien­te de­be lu­char con­tra ello.

«Mi vi­da se pa­ró en un mo­men­to vi­tal», des­ta­ca, pe­ro ade­más, en un con­tex­to más am­plio, hay que te­ner en cuen­ta que un epi­so­dio de es­te ca­li­bre, una en­fer­me­dad de tal mag­ni­tud y sus con­se­cuen­cias, tras­to­ca a cual­quier per­so­na, pe­ro en el ca­so de los ado­les­cen­tes, por las pe­cu­lia­ri­da­des pro­pias de es­ta eta­pa de la vi­da, és­te tie­ne un im­pac­to que tras­cien­de los lí­mi­tes de lo re­la­ti­vo a la sa­lud y que, por lo tan­to, «se re­quie­re un abor­da­je de la en­fer­me­dad que ten­ga en cuen­ta tam­bién es­tos ras­gos di­fe­ren­cia­les y es­pe­cí­fi­cos de los ado­les­cen­tes, lo que ade­más re­per­cu­ti­rá en unos re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rio glo­ba­les en lo que es to­do el tra­ta­mien­to» , des­ta­ca An­na Ba­ra­ta, psi­có­lo­ga, in­ves­ti­ga­do­ra del Mof­fitt Cancer Cen­ter de Tam­pa y co­la­bo­ra del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción con­tra la Leu­ce­mia Jo­sep Ca­rre­ras. Así pues, en es­te sen­ti­do, du­ran­te la ado­les­cen­cia, la ima­gen ad­quie­re mu­cha re­le­van­cia y ella se ve cla­ra­men­te al­te­ra­da du­ran­te el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des co­mo la leu­ce­mia.

EFE

El al­ma­ce­na­mien­to de cé­lu­las del cor­dón um­bi­li­cal, tra­ta­mien­to con­tra la leu­ce­mia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.