AHO­RA PABLO IGLE­SIAS SUEÑA CON LA INVIOLABIL­IDAD DE LOS RE­YES

La Razón (Cataluña) - - Sociedad - AMILIBIA

Aho­ra,Aho­ra, ca­da vez que Ire­ne tra­ta de ali­viar su me­lan­co­lía y, en mo­do arru­ma­co, le re­cuer­da que él es el rey de la ca­sa, se­gu­ro que el vi­ce se­gun­do pien­sa que ya le gus­ta­ría a él go­zar de la inviolabil­idad de los re­yes que tan­to re­pu­dia. Ha pa­sa­do de víc­ti­ma pro­pi­cia­to­ria de las su­cias ma­nio­bras de las cloa­cas del Es­ta­do a sos­pe­cho­so an­te la jus­ti­cia por el ca­so Dina. El pa­pel de víc­ti­ma de una gran cons­pi­ra­ción del po­der pa­ra da­ñar su ima­gen le sen­ta­ba me­jor que a Jor­ge Ja­vier Váz­quez el de már­tir del ro­je­río en­vuel­to en la ban­de­ra ar­co iris. Lo que em­pe­zó co­mo un có­mic (el fis­cal Iron Man, el otro fis­cal Bat­man…) se ha con­ver­ti­do en un cu­le­brón me­xi­cano o co­lom­biano con re­la­cio­nes ín­ti­mas in­sos­pe­cha­das, vi­cios se­cre­tos, fo­tos re­ve­la­do­ras y com­pro­me­te­do­ras, tra­pi­cheos po­lí­ti­cos ocul­tos, de­seos in­con­fe­sa­bles, fra­ses de­la­to­ras, trai­cio­nes, víncu­los eró­ti­co­fes­ti­vos en­tre la pu­ñe­ta y la pu­ñe­te­ra, etc. To­do ello en una tar­je­ta de me­mo­ria del mó­vil ro­ba­do a Dina Bous­sell­ham que el vi­ce se­gun­do hi­zo fos­fa­ti­na, di­cen, an­tes de de­vol­vér­se­lo su ex ase­so­ra, su­man­do al mor­bo más mis­te­rio. To­tal, que en esa tar­je­ta so­lo fal­tan unas lu­ju­rio­sas imá­ge­nes de to­dos los pro­ta­go­nis­tas del su­ce­so en plan ca­ma re­don­da en la sau­na del sue­gro de Pe­dro Sán­chez y gra­ba­das por Vi­lla­re­jo. Pa­ra aña­dir sal­sa mor­bo­sa y equí­vo­ca a es­te gui­so, la pre­sun­ta afec­ta­da Dina, muy ami­ga del vi­ce se­gun­do, ha cam­bia­do tan­tas ve­ces su de­cla­ra­ción an­te el juez Gar­cíaCas­te­llón co­mo el mi­nis­tro Ába­los las su­yas del en­cuen­tro con la ve­ne­zo­la­na Delcy Ro­drí­guez en Ba­ra­jas, con sus se­ten­ta ma­le­tas car­ga­das de no se sa­be qué y que nun­ca se su­po adón­de fue­ron. Pe­ro no mez­cle­mos cu­le­bro­nes. Las te­le­no­ve­las de gran éxi­to tie­nen fi­na­les di­fí­ci­les pa­ra los guio­nis­tas an­sio­sos de ori­gi­na­li­da­des, por­que man­da el tó­pi­co del fi­nal fe­liz. Di­cen que el fi­nal fe­liz o in­fe­liz de Igle­sias es­tá en ma­nos del juez, de la fis­cal ge­ne­ral Lo­la Del­ga­do o de Sán­chez. Tan­to tiempo de­di­ca­do a bus­car cloa­cas y re­sul­ta que las te­nía en ca­sa, le gri­to a la te­le. Qui­zá el vi­ce se­gun­do aca­be fue­ra de la Mon­cloa, pe­ro den­tro de «Sál­va­me», co­mo vi­ce pri­me­ro de Váz­quez y siem­pre en el pa­pel de víc­ti­ma de los ca­ye­ta­nos. Qué gran dúo for­ma­ría con Mi­guel Bo­sé ha­blan­do de cons­pi­ra­cio­nes.

Qui­zá el vi­ce se­gun­do aca­be fue­ra de la Mon­cloa, pe­ro den­tro de “Sál­va­me”, co­mo vi­ce pri­me­ro de Váz­quez»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.