La trans­mi­sión del co­ro­na­vi­rus se ha du­pli­ca­do en Es­pa­ña en dos se­ma­nas

LOS EX­PER­TOS ALER­TAN de que bas­tan unas po­cas per­so­nas pa­ra in­cre­men­tar el nú­me­ro de con­ta­gios al no cum­plir las nor­mas de ais­la­mien­to

La Razón (Cataluña) - - Portada - Jo­sé L. Lo­bo - Ma­drid

«Una aten­ción pri­ma­ria fuer­te evi­ta­ría que se co­lap­sen los hos­pi­ta­les y fre­na­ría la mor­ta­li­dad», afir­ma Gil de Mi­guel

¿Có­mo va a ser de in­ten­sa y có­mo nos va a afec­tar la se­gun­da ola de Co­vid-19? Ya no se tra­ta de si ha­brá o no una se­gun­da olea­da; lo que de­ba­ten aho­ra los ex­per­tos es cuán­do lle­ga­rá (si es que no es­tá ya en­tre no­so­tros), có­mo ha­cer­le fren­te, si es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ello y de qué for­ma ata­ca­rá es­ta vez a la po­bla­ción. «El pe­li­gro es bien real”» ad­vier­te Ángel Gil de Mi­guel, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los y miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Epi­de­mio­lo­gía. Tan real que la vi­ró­lo­ga e in­mu­nó­lo­ga Margarita del Val, del Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar Se­ve­ro Ochoa y una de las fir­man­tes del ar­tícu­lo que una vein­te­na de repu­tados cien­tí­fi­cos y ex­per­tos es­pa­ño­les aca­ba de pu­bli­car en la pres­ti­gio­sa revista mé­di­ca «The Lan­cet», ha afir­ma­do con ro­tun­di­dad que Es­pa­ña «se en­cuen­tra ya in­mer­sa en la se­gun­da ola».

«Si mi­ra­mos el nú­me­ro de ca­sos y de con­ta­gios, sí se pue­de afir­mar que es­ta­mos ya an­te una se­gun­da ola», ase­gu­ra Joan Car­les March, uno de los fir­man­tes del ar­tícu­lo, en el que se re­cla­ma una au­di­to­ría in­de­pen­dien­te so­bre la ges­tión de la pan­de­mia en Es­pa­ña, que se­gún di­ver­sas fuen­tes, dis­tin­tas al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, se ha co­bra­do ya la vi­da de más de 40.000 per­so­nas. «Pe­ro si lo mi­ra­mos por in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, por in­gre­sos en la UCI, por ca­sos en re­si­den­cias de an­cia­nos y por fa­lle­ci­mien­tos, no es­ta­mos en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la de la pri­me­ra ola. Creo que hay que ver­lo co­mo un con­ti­nuo. No ha­bía­mos ba­ja­do su­fi­cien­te el nú­me­ro de ca­sos co­mo pa­ra pen­sar que hu­bié­ra­mos ce­rra­do una eta­pa y abier­to otra», aña­de March, que es es­pe­cia­lis­ta en Sa­lud Pú­bli­ca, pro­fe­sor de la Es­cue­la An­da­lu­za de Sa­lud y co­di­rec­tor de la Es­cue­la de Pa­cien­tes.

«Va a ser di­fí­cil evi­tar­la»

Has­ta ayer do­min­go ha­bía en Es­pa­ña cer­ca de 600 bro­tes ac­ti­vos de co­ro­na­vi­rus, con ca­si 7.000 nue­vos con­ta­gia­dos. Sa­ni­dad si­gue con es­pe­cial in­quie­tud los bro­tes en Ara­gón, que afec­tan a va­rias comarcas de Hues­ca y Za­ra­go­za, for­za­das a re­tro­ce­der a la fa­se 2, y en Ca­ta­lu­ña, con fo­cos muy nu­me­ro­sos en Lé­ri­da y el área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na. El 35% de los bro­tes se pro­du­cen en el ám­bi­to so­cial, re­la­cio­na­dos con reunio­nes fa­mi­lia­res y fies­tas par­ti­cu­la­res, es­pe­cial­men­te las vin­cu­la­das a lo­ca­les de ocio. El se­gun­do gru­po de bro­tes más fre­cuen­te es el del ám­bi­to la­bo­ral, que su­po­ne su­po­ne al­re­de­dor del 18% del to­tal.

El ca­te­drá­ti­co Gil de Mi­guel con­si­de­ra que, al igual que la pri­me­ra, «va a ser muy di­fí­cil evi­tar una se­gun­da ola, pe­ro es­ta vez sa­be­mos a lo que nos en­fren­ta­mos. Pa­ra ello es muy im­por­tan­te con­cien­ciar y edu­car a la po­bla­ción pa­ra que cum­pla con las nor­mas de hi­gie­ne, uso de mas­ca­ri­llas, et­cé­te­ra, y que en­tien­dan que el pe­li­gro es real. Ade­más, hay que do­tar a los ser­vi­cios de vi­gi­lan­cia de to­dos los re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos ne­ce­sa­rios pa­ra que pue­dan ha­cer su tra­ba­jo en con­di­cio­nes y así su­mi­nis­trar una in­for­ma­ción ve­raz y ri­gu­ro­sa so­bre los da­tos de in­ci­den­cia, bro­tes... Y lo mis­mo hay que ha­cer con los equi­pos de aten­ción pri­ma­ria y/o cen­tros de sa­lud; ya he­mos di­cho en va­rias oca­sio­nes que la me­di­ci­na fa­mi­liar y co­mu­ni­ta­ria es el pi­lar pri­mor­dial de la aten­ción de sa­lud en nues­tro país y es un ejem­plo a se­guir, pe­ro pa­ra que pue­dan ha­cer bien su tra­ba­jo no po­de­mos es­ca­ti­mar en re­cur­sos ma­te­ria­les y hu­ma­nos. Ellos son el pri­mer es­la­bón de la asis­ten­cia, pe­ro ne­ce­si­tan ras­trea­do­res pa­ra es­tu­diar y se­guir a los con­tac­tos de los nue­vos ca­sos. Ne­ce­si­ta­mos apo­yar y creer en la aten­ción pri­ma­ria de sa­lud. Una aten­ción pri­ma­ria fuer­te y con re­cur­sos pue­de evi­tar que se vuel­van a co­lap­sar los ho­se­pi­de­mio­ló­gi­ca

El vi­rus ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se, y el pe­li­gro es bien real

Joan Car­les March

Doc­tor en Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y es­pe­cia­lis­ta en Sa­lud Pú­bli­ca

pi­ta­les y que la mor­ta­li­dad vuel­va a ser tan ele­va­da co­mo en mar­zo y abril. Si ha­ce­mos es­to, po­si­ble­men­te no evi­te­mos la se­gun­da olea­da», pro­si­gue Gil de Mi­guel, «pe­ro ha­re­mos que no sea tan gra­ve, evi­ta­re­mos in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios e in­gre­sos en UCI y, por su­pues­to, muer­tes».

«La gen­te ha con­fun­di­do se­gun­da ola de con­ta­gios con se­gun­da ola de pan­de­mia», sos­tie­ne March, es­pe­cia­lis­ta en Sa­lud Pú­bli­ca. «Pan­de­mia hay una y no se ha ido nun­ca. El vi­rus no se ha des­pis­ta­do, ni es me­nos con­ta­gio­so en ve­rano. La se­gun­da ola es con­se­cuen­cia de nues­tras de­ci­sio­nes y ac­cio­nes (de las au­to­ri­da­des e in­di­vi­dua­les). En cuan­to a nues­tras ac­cio­nes co­mo per­so­nas, creo que es muy di­fí­cil anu­lar los efec­tos de quie­nes no cum­plen las res­tric­cio­nes. Unas po­cas per­so­nas pue­den ace­le­rar y au­men­tar el nú­me­ro de con­ta­gios al ser vec­to­res in­vi­si­bles o al no cum­plir las nor­mas de ais­la­mien­to». Y aña­de: «En cuan­to a las me­di­das que de­ben to­mar las au­to­ri­da­des cen­tra­les y au­to­nó­mi­cas, la cues­tión es­tá cla­ra: hay que ha­cer un es­fuer­zo e in­ver­tir en edu­ca­ción y sa­ni­dad. Más pro­fe­so­res y sa­ni­ta­rios, más au­las, más me­dios pa­ra cum­plir con la se­gu­ri­dad. Es­to, y nin­gu­na otra co­sa, mar­ca­rá la di­fe­ren­cia. El vi­rus ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se». Jo­sé Ma­ría Mar­tín Mo­reno, doc­tor en Epi­de­mio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y Sa­lud Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia y fir­man­te del ma­ni­fies­to de «The Lan­cet», se pre­gun­ta qué pa­sa­rá du­ran­te el oto­ño e in­vierno. «El di­rec­tor ad­jun­to de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), Dr. Ra­nie­ri Gue­rra, ad­vir­tió que la pan­de­mia no ha­bía fi­na­li­za­do y que el co­ro­na­vi­rus se com­por­ta­ría po­si­ble­men­te co­mo la mal lla­ma­da “gri­pe es­pa­ño­la”, que des­cen­dió en ve­rano y vol­vió en oto­ño más fe­roz. Yo no creo que sea exac­ta­men­te así. Co­no­ce­mos que el vi­rus ha es­ta­do su­frien­do cier­tas mu­ta­cio­nes des­de su apa­ri­ción. Exa­mi­nan­do el vi­rus im­por­ta­do de La­ti­noa­mé­ri­ca ma­ni­fies­ta di­fe­ren­cias ge­né­ti­cas res­pec­to al vi­rus del bro­te de mar­zo. El pro­ble­ma es que no po­de­mos eva­luar su agre­si­vi­dad, ya que los sis­te­mas sa­ni­ta­rios de los paí­ses que se han en­fren­ta­do a él son muy di­fe­ren­tes del nues­tro. Es­pe­cí­fi­ca­men­te ha ha­bi­do una mu­ta­ción que se ha pro­du­ci­do en la po­si­ción 23.403 del ge­no­ma del co­ro­na­vi­rus. Tec­ni­cis­mos apar­te, es­te cam­bio qui­zás po­dría es­tar re­la­cio­na­do con una ma­yor fa­ci­li­dad de con­ta­gio, pe­ro me­nos agre­si­vi­dad y me­nos le­ta­li­dad. En de­fi­ni­ti­va, pue­de ha­ber qui­zá más ca­sos [que en la pri­me­ra ola] pe­ro me­nos agre­si­vos. No obs­tan­te, ha­brá que man­te­ner la guar­dia al­ta has­ta la lle­ga­da de las an­sia­das va­cu­nas».

Ni cohe­ren­cia ni trans­pa­ren­cia

«Otras me­di­das pue­den pa­sar por in­ten­tar que el vi­rus no en­tre de for­ma más ma­si­va en fron­te­ras», sub­ra­ya Mar­tín Mo­reno, «te­nien­do en cuen­ta que ya hay de por sí trans­mi­sión co­mu­ni­ta­ria. Se­ría ir más allá de los ac­tua­les tres “mi­ni­con­tro­les” (do­cu­men­tal, me­di­ción de tem­pe­ra­tu­ra con cá­ma­ras ter­mo­grá­fi­cas e ins­pec­ción vi­sual). De la mis­ma for­ma que es obli­ga­to­rio va­cu­nar­se pa­ra via­jar a cier­tos paí­ses tro­pi­ca­les, se po­drían pe­dir prue­bas del Co­vid-19 pa­ra en­trar en Es­pa­ña, o no dar au­to­ri­za­ción a vue­los de cier­tas zo­nas. Y hay que aña­dir co­mo prio­ri­dad me­di­das con­duc­tua­les; con­cien­ciar a la po­bla­ción de que el mo­men­to que vi­vi­mos es frá­gil. Aho­ra más que nun­ca te­ne­mos que ha­cer ca­so de las re­co­men­da­cio­nes (mas­ca­ri­llas, dis­tan­cia, hi­gie­ne de ma­nos y evi­tar aglo­me­ra­cio­nes). Y por su­pues­to, me­di­das de in­ter­ven­ción epi­de­mio­ló­gi­ca epi­de­mio­ló­gi­ca bien co­no­ci­das, pe­ro que no se han con­so­li­da­do su­fi­cien­te­men­te: tes­tar, ras­trear, ais­lar y cua­ren­te­nar. En de­fi­ni­ti­va, las he­rra­mien­tas exis­ten, sa­be­mos có­mo ha­cer­lo... So­lo ha­ce fal­ta creér­se­lo, ser cohe­ren­tes y lle­var­lo bien a ca­bo».

Pa­ra Ser­gio Mi­nué, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fa­mi­liar y Co­mu­ni­ta­ria, coor­di­na­dor del In­te­gra­ted Health Ser­vi­ces ba­sed on Pri­mary Health Ca­re WHO (OMS) Co­lla­bo­ra­ting Cen­tre, pro­fe­sor de la Es­cue­la An­da­lu­za de Sa­lud Pú­bli­ca y tam­bién fir­man­te del ma­ni­fies­to de «The Lan­cet», «la ma­yor preo­cu­pa­ción es que las ca­ren­cias exis­ten­tes en el co­mien­zo del pi­co si­guen sin re­sol­ver­se. En­tre és­tas es­tán: la in­ter­ven­ción sa­ni­ta­ria cen­tra­da en hos­pi­ta­les ha ma­ni­fes­ta­do ser cla­ra­men­te in­efi­cien­te e inefec­ti­va. La aten­ción en hos­pi­ta­les y UCIs su­po­ne el fra­ca­so del sis­te­ma de de­tec­ción pre­coz y ma­ne­jo co­mu­ni­ta­rio. En nin­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma se ha re­for­za­do real­men­te la aten­ción pri­ma­ria, que de­be­ría ca­si do­blar su ca­pa­ci­dad ac­tual pa­ra aten­der los cin­co gran­des desafíos de aqué­lla: ras­treo, aten­ción a las se­cue­las, aten­ción a pro­ble­mas de sa­lud men­tal, aten­ción en re­si­den­cias [de an­cia­nos] y efec­tos en la sa­lud de la cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial. So­lo con una con­tra­ta­ción de pro­fe­sio­na­les glo­bal a cua­tro años se­ría po­si­ble afron­tar­lo». Mi­nué apues­ta por la con­tra­ta­ción de al me­nos 12.000 ras­trea­do­res, «a años luz de las ci­fras ac­tua­les. Pe­ro ade­más de­ben te­ner un per­fil ho­mo­gé­neo y ser ade­cua­da­men­te for­ma­dos, lo que tam­po­co se ha he­cho, sal­vo en An­da­lu­cía. Al­go tan com­ple­jo co­mo el ras­treo, que afec­ta a la vi­da ín­ti­ma de las per­so­nas, no pue­den ha­cer­lo vo­lun­ta­rios ni “call cen­ters” de cual­quier otro co­me­ti­do».

«Es­pa­ña si­gue sin sis­te­ma de in­for­ma­ción fia­ble y trans­pa­ren­te», pro­si­gue Mi­nué. «Las ci­fras de muer­tos en re­si­den­cias o pro­fe­sio­na­les in­fec­ta­dos se ob­tie­nen de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, no del pro­pio Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Sin in­for­ma­ción no es po­si­ble ges­tio­nar ade­cua­da­men­te. El sis­te­ma sa­ni­ta­rio es­pa­ñol, que has­ta la fe­cha pre­su­mía de ser uno de los me­jo­res del mun­do, ado­le­ce de un gra­do de frag­men­ta­ción al ni­vel de los paí­ses más frag­men­ta­dos del mun­do, con una do­ble rup­tu­ra: en­tre te­rri­to­rios y en­tre ser­vi­cios sa­ni­ta­rios y so­cia­les. Y no exis­te in­ves­ti­ga­ción su­fi­cien­te so­bre la fia­bi­li­dad de me­di­das que afec­tan gra­ve­men­te a la vi­da y li­ber­tad de las per­so­nas, co­mo son los con­fi­na­mien­tos, el em­pleo obli­ga­to­rio de mas­ca­ri­llas o el cie­rre de co­le­gios».

Un en­fer­me­ro de ur­gen­cias del 061 rea­li­za los test PCR en la se­de de Za­ra­go­za (Ara­gón)

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.