Se­gun­do día de fu­ria y pro­tes­tas en Bei­rut

Di­mi­ten dos mi­nis­tros tras la ex­plo­sión y la con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal pro­me­te 252 mi­llo­nes

La Razón (Cataluña) - - Portada - Et­hel Bo­net-Bei­rut

La po­ten­te ex­plo­sión de Bei­rut se ha co­bra­do sus dos pri­me­ras víc­ti­mas po­lí­ti­cas, los mi­nis­tros de In­for­ma­ción y Me­dio Am­bien­te, mien­tras que seis días des­pués del de­vas­ta­dor su­ce­so hay po­ca es­pe­ran­za de en­con­trar su­per­vi­vien­tes de­ba­jo de los es­com­bros. Por se­gun­do día con­se­cu­ti­vo, la ca­pi­tal del país fue es­ce­na­rio de ma­si­vas pro­tes­tas con­tra lo que con­si­de­ran la in­com­pe­ten­cia del Go­bierno. Mien­tras tan­to, la con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal de do­nan­tes pro­me­tió en­viar 252 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­da de emer­gen­cia.

Nue­vas in­for­ma­cio­nes han sur­gi­do en las ul­ti­mas ho­ras so­bre es­ta tre­men­da ex­plo­sión de Bei­rut, que ha de­ja­do más de 150 muer­tos y más de 5.000 he­ri­dos. El dia­rio bri­tá­ni­co «The Guar­dian», ci­tan­do fuen­tes por­tua­rias, ha re­ve­la­do que en el al­ma­cén 12 del puer­to de Bei­rut no so­lo es­ta­ban al­ma­ce­na­dos es­te fer­ti­li­zan­te al­ta­men­te ex­plo­si­vo, sino que ade­más se ha­bían tras­la­da­do allí «en­tre 30 a 40 bol­sas de nai­lon de fue­gos ar­ti­fi­cia­les».

Se­gún el tes­ti­mo­nio de uno de los tra­ba­ja­do­res del puer­to al que le or­de­na­ron al­ma­ce­nar las bol­sas de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, és­te di­jo que in­ten­tó aler­tar a las au­to­ri­da­des de la pe­li­gro­si­dad de jun­tar pól­vo­ra con ni­tra­to de amo­nio, pe­ro sus ad­ver­ten­cias no fue­ron aten­di­das.

Yu­suf Sheha­di, ex em­plea­do por­tua­rio, di­jo que unos tra­ba­ja­do­res es­ta­ban in­ten­tan­do arre­glar una puer­ta fue­ra del al­ma­cén 12 con un sol­da­dor an­tes de la ex­plo­sión «Es­to fue a las 5 de la tar­de, y des­pués de 30 mi­nu­tos vie­ron hu­mo. Lle­ga­ron los bom­be­ros y tam­bién la se­gu­ri­dad del Es­ta­do. To­dos mu­rie­ron. Creo que es­te tra­ba­jo de re­pa­ra­ción con­du­jo a es­ta ca­tás­tro­fe», re­la­tó a «The Guar­dian».

Pe­ro las au­to­ri­da­des li­ba­ne­sas si­guen sin que­rer to­mar res­pon­sa­bi­li­da­des por la ex­plo­sión. El go­bierno li­ba­nés es­ta acep­tan­do a me­dias las ofer­tas in­ter­na­cio­na­les pa­ra ayu­dar a en­con­trar a su­per­vi­vien­tes e in­ves­ti­gar las cau­sas del desas­tre y al­guno de los equi­pos de res­ca­te in­ter­na­cio­na­les se han que­ja­do de que su tra­ba­jo se ha vis­to en­tor­pe­ci­do y de­nun­cian que en el lu­gar don­de fue la ex­plo­sión lle­ga­ban am­bu­lan­cias y ca­mio­ne­tas sin iden­ti­fi­ca­ción e in­gre­sa­ban re­pe­ti­da­men­te al lu­gar, lo que ha­ce sos­pe­char que Hiz­bu­lá ha­ya en­via­do a su gen­te allí. Un equi­po ho­lan­dés se que­jó de que cuan­do lle­ga­ron las au­to­ri­da­des li­ba­ne­sas no per­mi­tie­ron a pe­rros ras­trea­do­res que traían con ellos en­trar, por­que no es­ta per­mi­ti­do.

Por se­gun­do día con­se­cu­ti­vo, los ma­ni­fes­tan­tes han re­gre­sa­do a la Pla­za de Los Már­ti­res de Bei­rut pa­ra pro­tes­tar por la ne­gli­gen­cia de las au­to­ri­da­des al ha­ber per­mi­ti­do que 2.750 to­ne­la­das de ni­tra­to de amo­nio es­tu­vie­ran al­ma­ce­na­das en el puer­to en un han­gar sin nin­gún ti­po de me­di­da de se­gu­ri­dad. Al caer la tar­de, los ma­ni­fes­tan­tes se en­fren­ta­ron con ira con­tra las fuer­zas del or­den, ti­rán­do­les es­com­bros de la ex­plo­sión y al­gu­nos in­ten­ta­ron de nue­vo en­trar a la Pla­za de la Es­tre­lla, don­de se ubi­ca el Par­la­men­to li­ba­nés.

«Que se va­yan ya y nos de­jen a no­so­tros, que po­de­mos ma­ne­jar­lo sin ellos. No con­fío que va­ya a ver elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das. Lle­vo oyen­do es­to des­de que na­cí y siem­pre a si­do más de lo mis­mo. No cree­mos nun­ca más en sus pro­me­sas», ex­pli­có Ra­ya, que ha per­di­do su ca­sa y a va­rios se­res que­ri­dos. «Es du­ro de­cir que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a per­der a los nues­tros. No sé, creo que mi alma mu­rió ha­ce tiem­po», agre­gó con de­ter­mi­na­ción.

A po­cos me­tros de ella, Mariam, se co­lo­ca­ba la más­ca­ra de gas a la es­pe­ra de que la po­li­cía an­ti­dis­tur­bios em­pe­za­ra a dis­pa­ras bo­tes de gas y pe­lo­tas de go­ma con­tra los ma­ni­fes­tan­tes. «No con­fia­mos en ellos. Es­ta­mos go­ber­na­dos por se­ño­res de la gue­rra, ca­pos de la ma­fia y ase­si­nos. Que­re­mos elec­cio­nes nue­vas y un go­bierno ele­gi­do por el pue­blo. Lle­va­mos pi­dien­do es­to des­de oc­tu­bre y to­da­vía no lo han en­ten­di­do», ad­vir­tió es­ta ma­ni­fes­tan­te.

El Go­bierno li­ba­nés em­pie­za a ha­cer aguas y los pri­me­ros en aban­do­nar el bar­co han si­do los mi­nis­tros de In­for­ma­ción y Ex­te­rio­res y ayer los de Me­dioam­bien­te y de Eco­no­mía pre­sen­ta­ron su di­mi­sión en la reunión de ur­gen­cia or­ga­ni­za­da por el pri­mer mi­nis­tro Ha­san Diab. Ade­más, al me­nos seis miem­bros par­la­men­ta­rios han pre­sen­ta­do su re­nun­cia y el em­ba­ja­dor del Lí­bano en Jor­da­nia ha di­mi­ti­do de su pues­to di­plo­má­ti­co. Pa­ra que se di­suel­va el Go­bierno se ne­ce­si­ta que al me­nos 7 de los 20 mi­nis­tros re­nun­cien, y al fi­na­li­zar el en­cuen­tro, sus so­cios de go­bierno, Hiz­bu­lá y La Co­rrien­te Pa­trió­ti­ca Li­bre del pre­si­den­te Mi­chel Aoun, le ase­gu­ra­ron a Diab que el go­bierno no cae­rá. Pe­ro en la ca­lle se sien­te lo con­tra­rio y se to­man la ven­gan­za ocu­pan­do mi­nis­te­rios. Un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes sa­queó y in­cen­dió el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas, cu­ya com­pe­ten­cia es, pre­ci­sa­men­te, la de su­per­vi­sar el puer­to del que sur­gió la enor­me ex­plo­sión.

El Lí­bano es­tá vi­vien­do las pro­tes­tas más vio­len­tas y ma­si­vas des­de que em­pe­zó el mo­vi­mien­to de la re­vo­lu­ción en oc­tu­bre, con una ira des­bor­da­da que no pa­re­ce te­ner fin, des­pués de ha­ber en­te­rra­do a 150 muer­tos y to­da­vía cer­ca de un cen­te­nar si­guen des­apa­re­ci­dos.

EFE

Mi­les de per­so­nas sa­lie­ron ayer a las ca­lles del Lí­bano pa­ra pro­tes­tar con­tra el Go­bierno. Las mar­chas aca­ba­ron en en­fren­ta­mien­tos con la Po­li­cía

EFE

Ope­ra­rios tra­ba­jan en las la­bo­res de deses­com­bro en Bei­rut, don­de aún hay me­dio cen­te­nar de per­so­nas des­apa­re­ci­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.