EL FU­ROR DE TIK TOK

DES­CU­BRE CÓ­MO SE TRIUN­FA EN LA PO­PU­LAR RED SO­CIAL QUE QUIE­RE VE­TAR DO­NALD TRUMP MUE­RE HUM­BER­TO JA­NEI­RO A LOS 76 AÑOS TRAS UNA EN­FER­ME­DAD SE ACER­CA LA LLU­VIA DE PER­SEI­DAS, ¿DE DÓN­DE VIE­NEN?

La Razón (Cataluña) - - Portada - Ma­rian Be­ni­to -

JU­LIA ME­NÚ, CU­YA CUEN­TA DE TIK TOK VA CA­MINO DE AL­CAN­ZAR LOS 13 MI­LLO­NES DE USUA­RIOS, JAI­ME SIL­VA Y CRIS­TI­NA LUEN­GO SON AL­GU­NOS DE LOS TIK­TO­KERS QUE ES­TÁN «PETANDO» LA CON­TRO­VER­TI­DA RED SO­CIAL. MÁS ALLÁ DE LOS VÍ­DEOS AL USO YA HAY QUIEN HA SA­BI­DO SA­CAR­LE PAR­TI­DO, CO­MO EL PRO­FE­SOR DE MA­TE­MÁ­TI­CAS CAR­LOS MA­XI A SUS 70 AÑOS. DI­CEN QUE CON­SIS­TE EN CON­TAR CO­SAS CON «CREA­TI­VI­DAD». TO­DO UN MUN­DO

¡ SiSi Grou­cho Marx le­van­ta­se la ca­be­za! Con sus ga­fas, el bi­go­te, las ce­jas, el pu­ro y sus ocu­rren­tes frases, en Tik Tok lo pe­ta­ría (con per­mi­so de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, que se ha ren­di­do a es­ta pa­la­bra). Su pun­to nar­ci­sis­ta le ha­ría pen­sar que la nue­va red so­cial fue con­ce­bi­da a su ima­gen y se­me­jan­za y no pa­sa­ría un día sin que nos de­ja­se un ví­deo en el que en po­cos se­gun­dos da­ría rien­da suel­ta a su inago­ta­ble in­ge­nio, re­pro­du­cién­do­lo lue­go en bu­cle sin ries­go de re­sul­tar can­sino.

Pe­ro, co­mo él ad­mi­tió, su error fue na­cer a una edad de­ma­sia­do tem­pra­na y quien de ver­dad lo peta son jó­ve­nes co­mo Ju­lia Me­nú, cu­ya cuen­ta de Tik Tok va ca­mino de al­can­zar los 13 mi­llo­nes de se­gui­do­res. Es­ta al­me­rien­se in­ter­pre­ta a dos her­ma­nas que pro­ta­go­ni­zan un sin­fín de en­re­dos y es­ce­nas dis­pa­ra­ta­das que con­si­gue ha­cer vi­ra­les por su in­ge­nio in­ge­nio y enor­me sen­ti­do del hu­mor.

Des­pués de asis­tir al cu­le­brón tec­no­ló­gi­co del ve­rano ser­vi­do por Do­nald Trump y sus dispu­tas con Chi­na a cuen­ta del con­trol de es­ta red so­cial y la se­gu­ri­dad de los da­tos de sus usua­rios, LA RA­ZÓN no ha po­di­do re­sis­tir la cu­rio­si­dad de sa­ber qué es exac­ta­men­te Tik Tok y có­mo triun­far en ella. ¿Tan in­flu­yen­te es pa­ra que el país asiá­ti­co ha­ya ama­ga­do con abrir la ca­ja de Pan­do­ra si al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se le da por to­car la te­cla Tik Tok? Bas­ta con fi­jar­se en su cre­ci­mien­to exor­bi­tan­te. Más de 2.000 mi­llo­nes de des­car­gas, 800 mi­llo­nes de usua­rios y 75.000 mi­llo­nes de dó­la­res en jue­go. Has­ta Mi­cro­soft ha anun­cia­do que en­tra­rá en la pu­ja por su con­trol.

Tik Tok es la ver­sión in­ter­na­cio­nal y sin cen­su­ra de la pla­ta­for­ma chi­na Dou­yin. Na­ció en 2017 y en po­co tiem­po se ha con­ver­ti­do en ca­nal de mer­ca­do­tec­nia im­pres­cin­di­ble y en uno de los lí­de­res mun­dia­les en cuan­to a trá­fi­co y des­car­gas di­gi­ta­les. So­bre to­do, es el si­tio don­de nues­tros hi­jos es­tán pe­gan­do el es­ti­rón. Si quie­re us­ted sa­ber qué le pa­sa a un ado­les­cen­te por su ca­be­za, con­sul­te con Tik Tok. Qué le emo­cio­na, qué le man­tie­ne con­cen­tra­do, qué le di­vier­te y le ac­ti­va, con qué co­reo­gra­fías se mue­ve o a qué re­tos se su­ma. To­das las res­pues­tas las tie­ne en es­ta red so­cial gra­cias a tik­to­kers (así se ha­cen lla­mar) co­mo Ju­lia, que ar­mo­ni­zan bien con la ex­plo­sión vi­tal de los jó­ve­nes ofre­cién­do­les ví­deos de cor­tí­si­ma du­ra­ción a la carta se­gún su pre­fe­ren­cia, iden­ti­dad e his­to­rial.

Los tik­to­kers sue­len lle­gar a es­ta pla­ta­for­ma de for­ma ca­sual y anó­ni­ma. Ju­lia la des­cu­brió a tra­vés de su so­bri­na e in­me­dia­ta­men­te se le ocu­rrió gra­bar un ví­deo en for­ma de mi­ni co­me­dia. «¡Ahí co­men­zó to­do! Han pa­sa­do dos años y si­go en­tre­gán­do­me en cuer­po y alma a mi gran fa­mi­lia de ami­gos». Pe­ro una co­sa es lle

EL PRO­FE­SOR CAR­LOS MA­XI HA AL­CAN­ZA­DO LAS 900.000 VI­SUA­LI­ZA­CIO­NES DE SUS VÍ­DEOS DE MA­TE­MÁ­TI­CAS

EL CON­TE­NI­DO SE BA­SA EN VÍ­DEOS DE 15 A 59 SE­GUN­DOS DON­DE PUE­DES EN­CON­TRAR DE TO­DO Y CON CREA­TI­VI­DAD» Ju­lia Me­nú

gar y otra arra­sar. ¿Có­mo se ex­pli­ca una au­dien­cia de más de 12,8 mi­llo­nes, en tan po­co tiem­po? Pa­ra ella, una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal con res­pec­to a otras apli­ca­cio­nes es el apar­ta­do ‘Pa­ra ti’ o ‘For you’, ba­sa­do en un al­go­rit­mo no exen­to de po­lé­mi­ca por la ra­pi­dez con la que apren­de las in­ter­ac­cio­nes del usua­rio y sus in­tere­ses en cual­quier asun­to, des­de con­su­mo has­ta po­lí­ti­ca. Pa­ra Ju­lia es la for­ma de que sus ví­deos lle­guen a mu­chas par­tes del mun­do. «El con­te­ni­do -ex­pli­ca- se ba­sa en ví­deos de 15 a 59 se­gun­dos don­de pue­des en­con­trar de to­do, des­de co­me­dia, has­ta re­ce­tas de co­ci­na y to­do de la for­ma más crea­ti­va po­si­ble. ¡Es súper en­tre­te­ni­do!».

Ju­lia ha­bla de Tik Tok con el mis­mo en­tu­sias­mo con el que gra­ba sus ví­deos. Di­ce que no tie­nen un con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co, sino que más bien se de­ja lle­var por su crea­ti­vi­dad. Son ví­deos de co­me­dia, bro­mas, his­to­rias de amor o desamor cu­yo hi­lo ar­gu­men­tal son las her­ma­nas de Tik Tok. «La ma­yo­ría es­tán ba­sa­dos en anéc­do­tas de mi in­fan­cia, pe­ro que ocu­rren en la ma­yo­ría de las fa­mi­lias. Por eso lle­gan le­jos, por­que la gen­te se sien­te iden­ti­fi­ca­da y sa­co son­ri­sas con mis lo­cu­ras». Su evo­lu­ción ha si­do si­mi­lar a la de Jai­me Sil­va, un tik­to­ker que lle­gó a la pla­ta­for­ma gra­cias a unos can­tan­tes de EEUU que le gus­ta­ban. No tar­dó en gra­bar sus pro­pios ví­deos gas­tan­do bro­mas, can­tan­do, bai­lan­do o ha­cien­do lo que se ter­cie. «La cla­ve -ex­pli­caes­tá en di­fe­ren­ciar­se y dar­le siem­pre un to­que di­fe­ren­te y per­so­nal que ha­ga tu­yo ese con­te­ni­do. Al fi­nal, Tik Tok te ofre­ce esa di­ver­si­fi­ca­ción de ví­deos de po­cos se­gun­dos y cre­ci­mien­to más rá­pi­do que otras apli­ca­cio­nes».

La va­rie­dad y la op­ción de in­ter­ac­tuar ex­pli­can, al me­nos en par­te, la pa­cien­cia mo­dé­li­ca que tu­vie­ron los jó­ve­nes du­ran­te el con­fi­na­mien­to. Pa­ra mu­chos ha si­do un gran des­cu­bri­mien­to. Du­ran­te esas se­ma­nas, arra­só, por ejem­plo, la ilus­tra­do­ra Cris­ti­na

Luen­go y su ori­gi­nal for­ma de mos­trar el pro­ce­so crea­ti­vo de sus di­bu­jos. A ella mis­ma le sor­pren­dió el po­ten­cial de es­ta red: «Ini­cial­men­te pen­sa­ba que so­lo ha­bía bai­les y ‘lipsynch’ (sin­cro­ni­za­ción de la­bios pa­ra si­mu­lar que can­tas), pe­ro al ver ví­deos de di­fe­ren­tes ti­pos de­ci­dí des­car­gar­la y pu­bli­car con­te­ni­dos de ar­te que ya te­nía gra­ba­dos. Em­pe­cé con ‘ti­me­lap­ses’, pe­ro po­co a po­co fui crean­do otro de ma­ne­ras más ori­gi­na­les si­guien­do el for­ma­to de Ti­kTok».

Cris­ti­na se mues­tra en­can­ta­da por las ideas y co­men­ta­rios que va re­ci­bien­do de sus se­gui­do­res y cree que ahí es­tá la glo­ria de Tik Tok. «Nun­ca hu­bie­se ima­gi­na­do que se­ría­mos una co­mu­ni­dad tan gran­de ni que mi ar­te pu­die­se ins­pi­rar a tan­tas per­so­nas». Es­tos jó­ve­nes tik­to­kers en­gan­chan bien con la ge­ne­ra­ción Z, na­ci­da en­tre 1994 y 2010. Aun­que re­pre­sen­tan el 60% de los usua­rios de Tit Tok, exis­te otro per­fil que aban­de­ra el pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas Car­los

LA CLA­VE ES­TÁ EN DI­FE­REN­CIAR­SE Y DAR­LE SIEM­PRE UN TO­QUE PER­SO­NAL A LO QUE HA­CES, QUE EL CON­TE­NI­DO SEA TU­YO» Jai­me Sil­va

NUN­CA HU­BIE­RA IMA­GI­NA­DO QUE SE­RÍA­MOS UNA CO­MU­NI­DAD TAN GRAN­DE NI QUE MI AR­TE PU­DIE­RA INS­PI­RAR A TAN­TAS PER­SO­NAS» Cris­ti­na Luen­go

PA­RA HA­CER MÁS DI­VER­TI­DA MI CUEN­TA HA­BLO CON LOS SE­GUI­DO­RES Y MEZ­CLO LA CLA­SE CON JUE­GOS, RE­TOS Y CU­RIO­SI­DA­DES» Car­los Ma­xi

Ma­xi. Con 70 años, se ha con­ver­ti­do en uno de los do­cen­tes más in­flu­yen­tes del mo­men­to con ví­deos tan vi­ra­les co­mo el que mues­tra la mul­ti­pli­ca­ción de mo­no­mios, que so­bre­pa­sa las 900.000 vi­sua­li­za­cio­nes y el mi­llar de co­men­ta­rios.

Car­los lle­gó a Tik Tok el 28 de di­ciem­bre de 2019. Lo hi­zo de la mano de su hi­ja Pa­tri­cia Bar­ce­na, ex­per­ta en re­des, y en po­co tiem­po apren­dió a im­par­tir lec­cio­nes en me­nos de un mi­nu­to, ca­si siem­pre a la carta. «Pa­ra ha­cer más di­ver­ti­da mi cuen­ta, ha­blo con mis se­gui­do­res y mez­clo la cla­se con jue­gos, re­tos y cu­rio­si­da­des. La ven­ta­ja es lle­gar a cual­quier país y a cual­quier edad y co­nec­tar con jó­ve­nes mo­ti­va­dos pa­ra apren­der». En to­dos los ca­sos, la cla­ve es­tá, se­gún ex­pli­ca Moha­med El Ben, fun­da­dor de Bus­hi­do Ta­lent, una agen­cia de re­pre­sen­ta­ción de tik­to­kers, en la in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des de la pla­ta­for­ma y en ha­ber sa­bi­do adap­tar­se a los há­bi­tos de con­su­mo de la ge­ne­ra­ción cen­ten­nial, con ví­deos ver­ti­ca­les, cor­tos y crea­ti­vos. «Co­mo red so­cial, se sa­le de lo ha­bi­tual. Te per­mi­ten su­mar­te a mo­vi­mien­tos y cha­llen­ges en los que par­ti­ci­pan mi­llo­nes de usua­rios en el mun­do». En Es­pa­ña, el im­pac­to se per­ci­be ya en in­clu­so en per­fi­les por en­ci­ma de 25 años que em­pie­zan tam­bién a ex­plo­rar sus po­si­bi­li­da­des.

Po­pu­la­ri­dad

Aun­que la ma­yo­ría son anó­ni­mos, ca­da vez son más fre­cuen­tes los ros­tros po­pu­la­res que apro­ve­chan los cha­llen­ges pa­ra ga­nar li­kes y po­pu­la­ri­dad. He­mos vis­to a Lo­la Ín­di­go, Cris­ti­na Pe­dro­che o Edurne su­mán­do­se a re­tos vi­ra­les del ve­rano. Otros han pa­sa­do del ano­ni­ma­to al es­tre­lla­to en tiem­po ré­cord, co­mo la bai­la­ri­na Charly D’Ame­lio, con 76,7 mi­llo­nes de fans. Los ana­lis­tas más ago­re­ros di­cen que es cues­tión de tiem­po que Tik Tok se con­vier­ta en cen­tro de aten­ción pa­ra los hac­kers y sus es­tra­te­gias de ma­ni­pu­la­ción. Un in­for­me de la com­pa­ñía de se­gu­ri­dad Ghost Da­ta le­van­ta la pri­me­ra sos­pe­cha al des­cu­brir que po­día com­prar has­ta diez mi­llo­nes de vi­si­tas falsas pa­ra un so­lo ví­deo. No es mu­cho si se com­pa­ran con los 55 mi­llo­nes en Ins­ta­gram, pe­ro el pro­ble­ma po­dría ser ma­yor, se­gún sus con­clu­sio­nes, si no re­fuer­za sus me­di­das de con­trol, de mo­men­tos la­xas y fá­ci­les de trans­gre­dir. De mo­men­to, el 1,9% de las cuen­tas po­drían ser falsas, pe­ro no tar­da­rían en al­can­zar el por­cen­ta­je de Ins­ta­gram, un 9,5%.

REUTERS

La po­lé­mi­ca es­tá ser­vi­da con el re­cha­zo de Trump. Ya ha prohi­bi­do a los es­ta­dou­ni­den­ses ha­cer ne­go­cios con las apli­ca­cio­nes Ti­kTok

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.