La va­cu­na Europa

La Razón (Cataluña) - - Debates - Sá­bino Mén­dez

Me­no­sMe­nos mal que ahí es­tá Europa co­mo es­ta­men­to su­pe­rior pa­ra pres­tar­nos di­ne­ro y man­dar un po­co en es­te pa­tio des­or­de­na­do. Una vez más en la His­to­ria, nos sal­va­rá ser eu­ro­peos. Y pen­sar que ha­bía quien que­ría aban­do­nar la Unión.

Los mo­vi­mien­tos con­tra Europa y con­tra las va­cu­nas son dos de los mo­vi­mien­tos que mues­tran has­ta qué pun­to po­de­mos ser men­te­ca­tos los se­res hu­ma­nos. Nos po­ne­mos es­tu­pen­dos cla­man­do en teo­ría con­tra es­to y con­tra lo otro, so­lo por­que he­mos reuni­do cua­tro in­for­ma­cio­nes su­per­fi­cia­les y sie­te ti­tu­la­res de pren­sa y cuan­do lle­gan de ver­dad las cri­sis, con to­do su rea­lis­mo y su cru­de­za, nos des­de­ci­mos rá­pi­da­men­te de to­do los que pe­día­mos y sus­pi­ra­mos de­ses­pe­ra­dos por la va­cu­na del Co­vid y por la ayu­da eco­nó­mi­ca eu­ro­pea.

¿No ha­bría un cien­tí­fi­co que tu­vie­ra a bien di­se­ñar una va­cu­na com­bi­na­da que nos cu­ra­ra de­fi­ni­ti­va­men­te de tan­ta ton­te­ría? Es de­cir, una va­cu­na con­tra la es­tu­pi­dez que nos per­mi­tie­ra aca­bar con al­gu­nas de las en­fer­me­da­des que ca­si es­tán erra­di­ca­das y que so­lo se re­sis­ten por­que hay gen­te que cree, sin nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca, que las va­cu­nas son ma­las. Y de pa­so que nos con­ven­cie­ra de la sal­va­ción que su­po­ne ser eu­ro­peos y arrin­co­ná­ra­mos de una vez la po­lí­ti­ca ca­ci­quil de los par­ti­cu­la­ris­mos te­rri­to­ria­les, ar­chi­ván­do­la de una vez en el des­ván jun­to a aque­llos ar­te­fac­tos po­lí­ti­cos ob­so­le­tos que son la mo­nar­quía ab­so­lu­ta, el se­ñor feu­dal y la gui­llo­ti­na co­mo ac­ce­so­rio ra­di­cal de peinado.

No di­go que los par­ti­cu­la­ris­mos te­rri­to­ria­les de­ban des­apa­re­cer, sino que su ar­ti­cu­la­ción po­lí­ti­ca de­be evo­lu­cio­nar y mo­der­ni­zar­se pa­ra adap­tar­se a los tiem­pos y ser ope­ra­ti­vos. Al igual que la mo­nar­quía ab­so­lu­ta fue ca­paz de aban­do­nar el ab­so­lu­tis­mo y evo­lu­cio­nar a la mo­nar­quía de­mo­crá­ti­ca, el par­ti­cu­la­ris­mo re­gio­nal de­be­ría aban­do­nar de una vez el su­pre­ma­cis­mo xe­no­fó­bi­co y de­fen­der su su­pues­ta es­pe­ci­fi­ci­dad a tra­vés del igua­li­ta­ris­mo y no del pri­vi­le­gio an­ta­ñón. Europa es lo que pi­de. Y ya sa­ben que al fi­nal siem­pre nos sal­va ser eu­ro­peos; del mis­mo mo­do que, en to­das las re­gio­nes con sus par­ti­cu­la­ris­mos, lo que al fi­nal siem­pre nos sal­va (la car­te­ra y los de­re­chos) es pre­ci­sa­men­te la sim­ple y có­mo­da cir­cuns­tan­cia de ser es­pa­ño­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.