Sí, el mie­do es li­bre y jus­ti­fi­ca­do

Pen­sá­ba­mos que lo peor ha­bía pa­sa­do. Una pe­sa­di­lla que no vol­ve­ría en to­da su cru­de­za. Con sus se­cue­las, las fí­si­cas y las psi­co­ló­gi­cas. Pe­ro los re­bro­tes nos han de­vuel­to los fan­tas­mas del te­mor y la an­gus­tia

La Razón (Cataluña) - - Debates - Juan Luis Ca­rras­co-

Los es tra­gos fí­si­cos del co­ro­na vi­rus han re­sul­ta­do te­rri­bles pa­ra una par­te sus­tan­cial de los afec­ta­dos. La in­fec­ción se en­quis­tó en los pa­cien­tes con un al­can­ce que en al­gu­nos ca­sos es in­clu­so des­co­no­ci­do y ob­je­to de es­tu­dio. Es el vi­rus de Wuhan un pa­tó­geno cu­ya afec­ta­ción pa­ra la sa­lud ofre­ce pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res no­ve­da­des en­tre in­só­li­tas y te­mi­bles cuan­do la rue­da del co­no­ci­mien­to de­rri­ba una nue­va pa­red del te­rri­to­rio in­hós­pi­to y hos­til que es­con­de la en­fer­me­dad. Pe­ro si es te­rri­ble, co­mo lo es, el im­pac­to so­bre el cuer­po y su ideal fun­cio­na­mien­to, no lo es me­nos, y co­me­te­ría­mos un gra­ve error si se re­la­ti­vi­za­ra, la zo­zo­bra y el des equi­li­brio emo­cio­na­les que ha cau­sa­do.

El mie­do y la ob­se­sión fren­te a un enemi­go in­vi­si­ble, pe­ro le­tal, han si­do reac­ti­vos y ace­le­ran­tes de tras­tor­nos en las con­duc­tas y la co­mu­ni­ca­ción so­cial. Si co­no­ce­mos re­la­ti­va­men­te los da­ños in­ter­nos en esa ma­qui­na­ria ex­tra­or­di­na­ria que es el cuer­po hu­mano a cuen­ta de es­ta in­fec­ción, el ras­tro del apan­de mi a en su va­rian­te psi­co­ló­gi­ca se ha­ce to­da­vía im­per­cep­ti­ble, con há­bi­tos au­to­de­fen­si­vos ad­qui­ri­dos que aca­ban por in­terio­ri­zar­se co­mo des­ór­de­nes. El co­ro­na vi­rus ha pro­vo­ca­doen una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la so­cie­dad es­pa­ño­la una suer­te de con­fi­na­mien­to in­te­rior, una ago­ra­fo­bia so­bre­ve­ni­da por la que mi­ni­mi­za­mos cual­quier con­tac­to con el ex­te­rior en­tre otras con­duc­tas anó­ma­las. Un muy in­tere­san­te es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se so­bre res­pues­tas psi­co­ló­gi­cas por la pan­de­mia con­fi­gu­ra un re­tra­to in­ci­pien­te de la ciu­da­da­nía, que de­be­rá ser com­ple­ta­do en nue­vas se­cuen­cias del aná­li­sis, que po­ne el fo­co de ma­ne­ra opor­tu­na e im­pres­cin­di­ble so­bre una al­te­ra­ción que ha­brá que afron­tar. Se pre­ser­va la ne­ce­sa­ria cau­te­la en las con­clu­sio­nes y se ha­bla de sín­to­mas in­di­ca­do­res­ge­ne­ra­les de mal es­tar y no de un diag­nós­ti­co de pro­ble­mas men­ta­les. Con esa pre­mi­sa por de­lan­te, el 22,12% de los en­cues­ta­dos pre­sen­tó sín­to­mas de de­pre­sión, si bien el 41,1% te­nía an­te­ce­den­tes. Ca­si el 80% de los ca­sos es­tá vin­cu­la­do a la an­sie­dad por la pan­de­mia y el 70% le aña­de el te­mor a la ame­na­za eco­nó­mi­ca. Lo cier­to es que es un es­ce­na­rio es­pe­luz­nan­te y que es­te des­ga­rro no po­día ser ino­cuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.