Mo­nar­quía es de­mo­cra­cia

La Razón (Cataluña) - - Editoriale­s -

Los que des­de sec­to­res del pro­pio Go­bierno ha­blan de un re­fe­rén­dum pa­ra aca­bar con el ré­gi­men del 78, se ol­vi­dan de que la Co­ro­na ha re­pre­sen­ta­do el ma­yor ré­gi­men de li­ber­ta­des fren­te a un re­pu­bli­ca­nis­mo só­lo a la me­di­da de la iz­quier­da»

EnEn es­te mo­men­to cru­cial de nues­tra his­to­ria en el que des­de sec­to­res del Go­bierno se ha plan­tea­do la li­qui­da­ción del «ré­gi­men del 78», ha­bría que re­pa­sar al­gu­nos ca­pí­tu­los del pa­sa­do si­glo XX, siem­pre evo­ca­dos con sec­ta­ris­mo y emo­cio­nal­men­te leí­dos a tra­vés del fil­tro de la «me­mo­ria his­tó­ri­ca». La Mo­nar­quía Par­la­men­ta­ria le­gi­ti­ma­da por la Cons­ti­tu­ción del 78 es un ré­gi­men más de­mo­crá­ti­co que la Re­pú­bli­ca que reivin­di­can aho­ra el iz­quier­dis­mo pre­sen­te en el Go­bierno y el independen­tismo, siem­pre dis­pues­to a des­es­ta­bi­li­zar en lo po­si­ble el Es­ta­do. Por cier­to, son los mis­mos enemi­gos que tu­vo aque­lla idea­li­za­da Se­gun­daRe­pú­bli­ca.Elob­je­ti­vo­fi­na­les­la­de­mo­cra­cia, sea ba­jo la for­ma po­lí­ti­ca que sea, y hay que bus­car la fór­mu­la ade­cua­da a los re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos de ca­da país. Juan Car­los I, a pe­sar de la si­tua­ción por la que atra­vie­sa aho­ra, y Fe­li­pe VI han en­car­na­do el pe­río­do más prós­pe­ro de Es­pa­ña, en su pro­gre­so so­cial y en el sis­te­ma de li­ber­ta­des pú­bli­cas. So­mos, no lo ol­vi­de­mos, una de las pri­me­ras de­mo­cra­cias ple­nas del mun­do –pues­to 18 en­tre 167–, lo que es un bue­nes­pe­jo­pa­ra­las­pa­té­ti­cas­cam­pa­ñas­que­só­lo­bus­can de­ni­grar­nos, desa­rro­lla­da ba­jo una Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. No es nue­vo, y así son re­co­no­ci­das co­mo las de­mo­cra­cias más avan­za­das de Europa, aun­que con un he­cho dis­tin­ti­vo del que ha­brá que apren­der: la trans­pa­ren­cia. Nin­gún ré­gi­men sal­tó por los ai­res con un re­fe­rén­dum, si pre­via­men­te no se ha­bía acor­da­do un nue­vo mar­co cons­ti­tu­cio­nal, así que los que pro­pug­nan aho­ra un re­fe­rén­dum elu­den un pa­so fun­da­men­tal. Los re­gí­me­nes, sea re­pú­bli­cas –in­clu­so las ad­je­ti­va­das co­mo «de­mo­crá­ti­cas» o «po­pu­la­res»– o mo­nar­quías caen por­que no res­pon­den a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos, por­que son sen­ci­lla y lla­na­men­te dic­ta­du­ras. Los que pro­pug­nan un re­fe­rén­dum en Es­pa­ña pa­ra di­lu­ci­dar el ti­po de Es­ta­do ol­vi­dan que ese fue uno de los ejes so­bre los que gi­ró la Tran­si­ción: el pro­ble­ma no era re­pú­bli­ca o mo­nar­quía, sino de­mo­cra­cia. Que­da cla­ra­men­te re­co­gi­do en un son­deo de NC Re­port que pu­bli­ca­mos hoy. Un 54,8% pre­fie­ren una mo­nar­quía, fren­te al 38,5% que op­tan por una re­pú­bli­ca, sien­do más el apo­yo ha­cia una u otra op­ción en fun­ción de la edad, los más ma­yo­res el pri­me­ro y los más jó­ve­nes el se­gun­do. Al­go que se re­pi­te al pre­gun­tar so­bre si es­tá a fa­vor de re­fe­rén­dum, con un 50,8% en con­tra y un 43,4% a fa­vor, exac­ta­men­te con las mis­mas fran­jas ge­ne­ra­cio­na­les. La una­ni­mi­dad es ma­yor an­te la opi­nión que me­re­ce la de­ci­sión de que Juan Car­los I se ha­ya ido de Es­pa­ña: el 71,3% es fa­vo­ra­ble. Sin em­bar­go, la va­lo­ra­ción so­bre su pa­pel en la Tran­si­ción se ve muy po­si­ti­va­men­te, con un 77,5%, lo que da pis­tas de que hay que di­fe­ren­ciar en­tre los pro­ble­mas le­ga­les que el rey emé­ri­to pue­de te­ner con el fis­co, de su pa­pel po­lí­ti­co in­ne­ga­ble­men­te uni­do a la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia. En es­te sen­ti­do, no es ex­tra­ño, por lo tan­to, que en un mo­men­to tan com­ple­jo pa­ra la Co­ro­na, con una ver­da­de­ra cam­pa­ña po­lí­ti­ca en con­tra des­de sec­to­res del Go­bierno, el vin­cu­la­do a Pa­blo Igle­sias, el rei­na­do de Fe­li­pe VI ten­ga una va­lo­ra­ción po­si­ti­va del 65,6%. El re­pu­bli­ca­nis­mo es­pa­ñol, o lo que que­da de él, cree que pue­de ha­ber un cam­bio de ré­gi­men co­mo en 1931, pe­ro hay una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal: la ac­tual mo­nar­quía es­tá com­pro­me­ti­da y es in­se­pa­ra­ble de nues­tra de­mo­cra­cia. Por con­tra, la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, es­tá mi­ti­fi­ca­da, pe­ro só­lo en su desas­tro­so fi­nal del Fren­te Po­pu­lar de las iz­quier­das, cuan­do en reali­dad tu­vo gran­des ca­ren­cias en su ré­gi­men de li­ber­ta­des, to­le­ran­cia y con­vi­ven­cia. Los peo­res enemi­gos de la Re­pú­bli­ca fue­ron los an­ti­de­mó­cra­tas, de uno y otro la­do. Pa­re­ce que es­tas lec­cio­nes no se quie­ren apren­dery­se­guir­ma­ni­pu­lan­do­lahis­to­ria.El­pro­pioA­za­ña se la­men­tó de los prin­ci­pa­les enemi­gos de Es­pa­ña en aquel mo­men­to: los na­cio­na­lis­tas y el iz­quier­dis­mo so­cia­lis­ta. Es de­cir, fal­ta una ac­ti­tud li­be­ral que, lo que son las co­sas, es­tá ple­na­men­te re­pre­sen­ta­do por la Mo­nar­quía par­la­men­ta­ria.

CAÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.