El ve­rano pre­co­vid de Juan Val­de­rra­ma

La Razón (Cataluña) - - Punto De Mira En 60 Segundos - Án­ge­les Ló­pez -

Re­cuer­da lo que dis­fru­ta­ba en Praia Ver­de ca­da vez que po­día ve­ra­near.

«Era«Era uno de esos ve­ra­nos en los que los ar­tis­tas tra­ba­já­ba­mos mu­cho, ¿te acuer­das? (di­ce con tono me­lan­có­li­co). Te­nía­mos po­cos días de va­ca­cio­nes, pe­ro los ex­pri­mía­mos. Es­te es uno de los pa­raí­sos a los que me es­ca­pa­ba: Praia Ver­de, que es­tá cru­zan­do la fron­te­ra de Aya­mon­te, y per­te­ne­ce al mu­ni­ci­pio al­gar­vío de Cas­tro Ma­rim. Es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so y agres­te. Ese día, a po­cos me­tros de mi tum­bo­na, vi có­mo una pa­re­ja de nór­di­cos in­ten­ta­ba dar un za­pa­ta­zo al ca­ma­león que mues­tro en la mano. Un animalito con mi­llo­nes de años a sus es­pal­das, cu­yo úni­co me­ca­nis­mo de de­fen­sa –da­do que es muy len­to– es el ca­mu­fla­je, es­pe­cial­men­te an­te el ani­mal más da­ñino: el de dos pa­tas mal in­for­ma­do. Co­mo es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción, em­pe­cé a gri­tar pa­ra que no le hi­cie­ran da­ño: ¡No lo ha­gan! ¡No lo ha­gan! Lo sal­vé en el úl­ti­mo mi­nu­to. Le de­jé re­po­san­do en mi mano pa­ra ha­cer­me la fo­to. Lo tran­qui­li­cé, y lo de­jé ba­jo un pino pa­ra que si­guie­ra su ca­mino». A Juan le fas­ci­nan los ani­ma­les, «soy muy bi­che­ro por­que me crié en el cam­po, en una fin­ca de Se­vi­lla, ro­dea­do de un en­torno ru­ral don­de mis pa­dres me de­ja­ban te­ner de to­do: aves de to­dos los ti­pos, ga­lli­nas, no me­nos de 50 pe­rros re­co­gi­dos. Mi pa­dre (Jua­ni­to Val­de­rra­ma) me lo per­mi­tía. Me de­cía: hi­jo, ¿otro más?, y mi po­bre ma­dre (Do­lo­res Abril) no de­cía na­da. Creo que has­ta le gus­ta­ban. Apren­día a re­la­cio­nar­me con ellos de tal mo­do que qui­se es­tu­diar ve­te­ri­na­ria, pe­ro mi aler­gia al pe­lo de los pe­rros me lo im­pi­dió, lo que obs­ta pa­ra que si­ga te­nien­do ca­nes». So­lu­cio­na el pro­ble­ma la­ván­do­se las ma­nos cons­tan­te­men­te y en­cen­dien­do pu­ri­fi­ca­do­res de ai­re, «pe­ro no pien­so de­jar de vi­vir con ellos, res­pe­tar­los y cui­dar­los». El úni­co bi­cho que le pro­du­ce res­pe­to es el arác­ni­do, pe­ro in­clu­so se nie­ga a ma­tar a las hor­mi­gas que co­rre­tean por cual­quier co­ci­na es­pa­ño­la en ve­rano, «no pue­do en­ve­ne­nar­las –ex­pli­ca– por­que so­lo quie­ren lle­var­se una mi­gui­ta de pan». La con­cien­cia eco­ló­gi­ca del ar­tis­ta va más allá de los ani­ma­les, «cuan­do se de­cla­ra un in­cen­dio es co­mo si se mu­rie­ra un ami­go. Me ar­de el alma. O cam­bia­mos un po­qui­to el pa­ra­dig­ma o nos ire­mos a la po­rra. So­mos un desas­tre co­mo es­pe­cie», con­clu­ye el can­tan­te que aca­ba de ac­tuar en Los Ve­ra­nos de la Vi­lla con su es­pec­tácu­lo «Mu­je­res de car­ne y ver­so» en el que po­ne mú­si­ca a poe­ti­sas que van des­de Sa­fo a Glo­ria Fuer­tes, «por­que la poe­sía en fe­me­nino se nos ha ne­ga­do y ha­cían ver­sos co­mo ca­te­dra­les». Es­tu­vo acom­pa­ña­do de Cris­ti­na Pa­to, Ma­ría To­le­do, Mi­riam Can­te­ro y Ro­za­lén, «¿sa­bes que yo la pre­sen­té a los me­dios, des­de el es­pa­cio que te­nía en el pro­gra­ma de Car­los He­rre­ra, en el que des­cu­bría ta­len­tos? La ado­ro. Si­go in­ten­ta­do en­con­trar per­las ne­gras fue­ra de los ‘‘ta­lent show’’ con mi pro­duc­to­ra Kom­pe­ten­cia re­cords; mi ma­yor ilu­sión se­ría con­ver­tir­me en Ma­rio Pa­che­co, que da­ba opor­tu­ni­dad a to­do ar­tis­ta que me­re­cía la pe­na». Se­gui­mos ha­blan­do de ve­ra­nos ma­ra­vi­llo­sos y pa­ra Val­de­rra­ma, amén de los de su in­fan­cia, en los úl­ti­mos años se si­túan to­dos en su ca­sa de Es­par­ti­nas (Se­vi­lla), «ro­dea­do de los míos, al­re­de­dor de una pis­ci­na y una bar­ba­coa. El sue­ño de cual­quie­ra. Si, ade­más, tie­nes un po­zo y un huer­to, te pue­de pi­llar el fin del mun­do; se me ve po­co ur­ba­ni­ta, ¿ver­dad? Pues es la reali­dad. Soy de cam­po y la na­tu­ra­le­za me da vi­da, me da paz, me car­ga ener­gía», con­clu­ye quien en sep­tiem­bre re­to­ma­rá la gi­ra con­ge­la­da por la pan­de­mia.

VAL­DE­RRA­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.