¡QUÉ VER­GÜEN­ZA PA­RA ES­PA­ÑA!

La so­cie­dad es­pa­ño­la no se ha preo­cu­pa­do de me­jo­rar la De­mo­cra­cia que na­ció im­per­fec­ta pe­ro con en­tu­sias­mo

La Razón (Cataluña) - - España - PE­DRO CRESPO DE LA­RA Aca­dé­mi­co de nú­me­ro de la Real Aca­de­mia de Ju­ris­pru­den­cia y Le­gis­la­ción de Es­pa­ña

Da­rDar el es­pec­tácu­lo de obli­gar al rey don Juan Car­los a sa­lir de Es­pa­ña por­que se le ha he­cho la vi­da im­po­si­ble en ella. Y en­ci­ma la jau­ría que le ha per­se­gui­do mor­dién­do­le los to­bi­llos di­ce que hu­ye. No hu­ye, ni se exi­lia, sa­le del país en uso de su li­ber­tad de mo­vi­mien­to , co­mu­ni­can­do por carta a la má­xi­ma au­to­ri­dad del Es­ta­do su de­ci­sión de «tras­la­dar­se en es­tos mo­men­tos fue­ra de Es­pa­ña» y ma­ni­fies­ta su más «ab­so­lu­ta dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra con­tri­buir a fa­ci­li­tar el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes ( las de Fe­li­pe Vl )des­de la tran­qui­li­dad y el so­sie­go». ¿Qué más se le pue­de pe­dir a un hom­bre aco­sa­do?

Don Juan Car­los I fue el hom­bre que ha­bien­do he­re­da­do to­dos los po­de­res del dic­ta­dor se los en­tre­gó al pue­blo y se que­dó, co­mo mo­nar­ca cons­ti­tu­cio­nal, sin pre­rro­ga­ti­vas re­gias, sim­ple­men­te con las fa­cul­ta­des que la Cons­ti­tu­ción le atri­bu­ye y que la ciu­da­da­nía me­dian­te re­fe­rén­dum apro­bó. Fun­cio­nes de «au­to­ri­tas» o guar­da cons­ti­tu­cio­nal in­he­ren­tes al sta­tus de Je­fe del Es­ta­do, las cua­les fuer­zas es­pi­ri­tua­les, más que po­de­res, le bas­ta­ron pa­ra po­ner en mar­cha una de­mo­cra­cia, pa­rar el gol­pe de Es­ta­do del 23F y pro­por­cio­nar­nos el pe­rio­do más lar­go de paz y pros­pe­ri­dad que re­gis­tra nues­tra his­to­ria. Per­so­nal­men­te, con ex­tra­or­di­na­ria ta­len­to po­lí­ti­co en­vuel­to en sin­gu­lar cam­pe­cha­nía, ga­nó pa­ra Es­pa­ña el res­pe­to que me­re­ce por su gran­de his­to­ria y la me­jor dis­po­si­ción de los paí­ses eu­ro­peos y del mun­do en­te­ro y una muy es­pe­cial ma­ne­ra de en­ten­der y lle­var las re­la­cio­nes con los paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos que re­co­no­cie­ron en él una es­pe­cie de Rey su­yo. (Re­cuer­den el «tú te ca­llas» al cau­di­llo ve­ne­zo­lano, al que se atri­bu­yen en­ve­ne­na­das con­se­cuen­cias que ope­ran en es­ta his­to­ria). Le acom­pa­ña­ba al buen Rey el pres­ti­gio na­to, la mán­ti­ca de lle­var en su san­gre la his­to­ria de Es­pa­ña , co­sa que nun­ca ten­drá un Pre­si­den­te de re­pú­bli­ca por bien do­ta­do que es­té. El mun­do en­te­ro ató­ni­to se pre­gun­ta; ¿Qué ha pa­sa­do en el país de la piel de to­ro que se ha tenido que mar­char es­te Rey que tan bien lo ha­cía y le re­pre­sen­ta­ba, y tan­to que­rían? Pa­só que, al tiem­po que la sa­lud del rey don Juan Car­los se que­bran­ta­ba gra­ve­men­te, ca­yó so­bre él una llu­via de es­cán­da­los de fal­das y de di­ne­ros que, aven­ta­da por fuer­zas enemi­gas del ré­gi­men de la tran­si­ción, le lle­va­ron a ab­di­car en su hi­jo el Rey Fe­li­pe Vl. Des­de en­ton­ces no ha ce­sa­do el aco­so al lla­ma­do Rey Emé­ri­to por los mo­ti­vos di­chos. Los cua­les no han pro­du­ci­do has­ta hoy nin­gu­na re­so­lu­ción ju­di­cial in­cri­mi­na­to­ria, ni si­quie­ra en trá­mi­te de impu­tación. Es de­cir, que el de­re­cho de pre­sun­ción de inocen­cia –del que go­za to­do ciu­da­dano– se le nie­ga a un Rey cu­yos he­chos co­lo­can en­tre los más gran­des re­yes de Es­pa­ña. Co­mo si la gran­de­za de su rei­na­do no obli­ga­ra a la gra­ti­tud y al amor de cual­quier pue­blo, co­mo si aqué­lla no fue­ra bas­tan­te pa­ra ate­nuar sus fal­tas si las hu­bie­re, y en tal ca­so, es­pe­rar res­pe­tuo­sa­men­te el pro­nun­cia­mien­to de la Jus­ti­cia. Y pa­sa que la so­cie­dad es­pa­ño­la ha per­di­do el nor­te y mar­cha a la de­ri­va. Las mi­no­rías ges­to­ras ins­ta­la­das por sus mé­ri­tos en los di­fe­ren­tes es­ca­lo­nes de la ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, en los cuer­pos le­gis­la­ti­vos, y en la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia; el Ins­ti­tu­to de Es­pa­ña o Se­na­do de la cul­tu­ra, las uni­ver­si­da­des, los ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción , los pro­fe­sio­nes li­be­ra­les con sus res­pec­ti­vos co­le­gios, los em­pre­sa­rios con sus or­ga­ni­za­cio­nes y los sin­di­ca­tos con las su­yas han caí­do en un Es­ta­do de pa­rá­li­sis y de cla­ro in­cum­pli­mien­to del de­ber de vi­gi­lar la mar­cha de las ne­go­cios pú­bli­cos. La pa­si­vi­dad de sus ac­to­res han he­cho fra­ca­sar a las ins­ti­tu­cio­nes. Sean sal­va­das las mu­chas y hon­ro­sí­si­mas ex­cep­cio­nes de per­so­nas que se des­vi­ven por ata­jar tan­to mal, y sír­va­nos de ejem­plo. El ca­so es que la so­cie­dad es­pa­ño­la no se ha preo­cu­pa­do de me­jo­rar la de­mo­cra­cia que na­ció im­per­fec­ta pe­ro con en­tu­sias­mo. Per­di­do es­te, es­ta­mos an­te una reali­dad go­ber­na­da por los par­ti­dos po­lí­ti­cos: nues­tra de­mo­cra­cia no es tal sino una par­ti­to­cra­cia. Los par­ti­dos lo pue­den to­do y no mi­ran por el bien co­mún sino por su am­bi­ción de po­der y man­do. Ellos son los res­pon­sa­bles de ha­ber abier­to las puer­tas de la po­lí­ti­ca a gen­tes sin pre­pa­ra­ción de ba­se ni ca­li­fi­ca­ción mo­ral. Me­dian­te el sis­te­ma de lis­tas ce­rra­das obli­gan al elec­to­ra­do a dar­les un vo­to en blan­co que ellos des­ti­nan a sus fa­vo­ri­tos, es de­cir que le han pri­va­do al ciu­da­dano del de­re­cho fun­da­men­tal de ele­gir di­rec­ta­men­te a quien me­jor le re­pre­sen­te en el ejer­ci­cio de la so­be­ra­nía po­pu­lar. Los dipu­tados y los se­na­do­res no re­pre­sen­tan a los vo­tan­tes, ni si­quie­ra los co­no­cen, ni les in­tere­sa, so­lo re­pre­sen­tan a su par­ti­do, y, den­tro de és­te son va­sa­llos de la es­truc­tu­ra de man­do. Idem más, ellos, los par­ti­dos po­lí­ti­cos com­po­nen las cú­pu­las de los ór­ga­nos de la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia. De mo­do que vi­cian el Po­der Le­gis­la­ti­vo y con­ta­mi­nan el ju­di­cial. ¿Qué de­mo­cra­cia es es­ta? ¿A es­to lla­ma­mos una de­mo­cra­cia ma­du­ra?

Sí, es cier­to que la Cons­ti­tu­ción del 78 nos tra­jo el bien de la li­ber­tad de Pren­sa, sin la cual se vie­ne aba­jo el ar­co de las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. Los pe­rió­di­cos uni­dos en AEDE, la Aso­cia­ción de edi­to­res de dia­rios es­pa­ño­les, con vo­lun­tad fé­rrea y res­pon­sa­ble de ejer­cer­la, la desa­rro­lla­ron al pun­to de si­tuar­la al ni­vel de las na­cio­nes cam­peo­nas. Pe­ro hay que re­co­no­cer que la de­gra­da­ción de la mo­ral pú­bli­ca que nos aho­ga y de­be aver­gon­zar­nos no ha­bría lle­ga­do a es­tos ex­tre­mos si la Pren­sa no hu­bie­ra ba­ja­do la guar­dia.

Lo peor del mal que ana­li­za­mos con­sis­te en que la so­cie­dad ha per­di­do la ca­pa­ci­dad de reac­ción. No reac­cio­na an­te con­duc­tas in­mo­ra­les y de­lic­ti­vas de los res­pon­sa­bles pú­bli­cos, no pa­sa de un co­men­ta­rio sin com­pro­mi­so. Lo tra­ga to­do. Así se ha da­do pa­so a que la are­na po­lí­ti­ca se ha­ya con­ver­ti­do en el pa­tio de Mo­ni­po­dio, don­de to­da incomodida­d y vi­le­za tie­nen su asien­to; y la ha­yan to­ma­do por asal­to sin­ver­güen­zas sin alma ni can­cio­nes asu­mien­do fun­cio­nes pa­ra las que no tie­nen la de­bi­da pre­pa­ra­ción. ¿Cuál es su cu­rrí­cu­lum?, ¿dón­de es­tán sus mé­ri­tos?, ¿có­mo se atre­ven?, no dan la ta­lla, ¿ en qué ma­nos es­ta­mos?, se di­ce por do­quier. No obs­tan­te, se con­sien­te. Ahí te­ne­mos un go­bierno del PSOE, que en na­da se pa­re­ce al par­ti­do de al­tas mi­ras que con tan­ta efi­ca­cia par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción y en su desa­rro­llo, alia­do con los enemi­gos de és­ta: co­mu­nis­tas e in­de­pen­den­tis­tas po­nien­do ca­da día una ve­la a la Cons­ti­tu­ción y otra a la Re­pú­bli­ca. Na­da me­nos que el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de ese Go­bierno ha apro­ve­cha­do la mar­cha del Rey don Juan Car­los pa­ra pe­dir de in­me­dia­to la Re­pú­bli­ca. Eso no lo pue­de ha­cer quien ha pres­ta­do ju­ra­men­to de fi­de­li­dad a la Cons­ti­tu­ción al to­mar po­se­sión del car­go que ocu­pa. Con­clu­yo: yo acu­so en es­ta ho­ra gra­ve de nues­tra na­ción a la so­cie­dad to­da, en la que me in­clu­yo, de no es­tar ha­cien­do lo que a ca­da uno co­rres­pon­de, que ha­cién­do­lo bro­ta­ría ne­ce­sa­ria­men­te la fuer­za sal­va­do­ra del ma­ras­mo en que he­mos caí­do.

Se ha da­do pa­so a que la are­na po­lí­ti­ca se con­vier­ta en el pa­tio de Mo­ni­po­dio, don­de to­da incomodida­d y vi­le­za tie­ne su asien­to»

PLA­TÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.