Ober­tu­ra

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Jo­sé Ma­ría Mar­co

Ha­ceHa­ce me­nos de dos me­ses cun­dió la idea de que el Co­vid-19 en­tra­ba en una fa­se re­la­ti­va­men­te be­nig­na y apa­ci­gua­da. Ate­rri­zá­ba­mos en lo que el Go­bierno so­cial pe­ro­nis­ta lla­mó la «nue­va nor­ma­li­dad», una eta­pa en la que, ba­jo cier­tas con­di­cio­nes, po­dría­mos re­cu­pe­rar par­te im­por­tan­te de la vi­da pre­via a la en­fer­me­dad. In­clu­so hu­bo ce­re­mo­nias gu­ber­na­men­ta­les pa­ra ce­rrar sim­bó­li­ca y po­lí­ti­ca­men­te la tra­ge­dia. Hoy sa­be­mos que no es así. Es­ta­mos muy le­jos de al­can­zar cual­quier cla­se de «nor­ma­li­dad». Lo úni­co «nor­mal» que hay son las va­ca­cio­nes de la cla­se po­lí­ti­ca, en par­ti­cu­lar las es­plén­di­das del Pre­si­den­te del Go­bierno.

La en­fer­me­dad no re­vis­te, cla­ro es­tá, el dra­ma­tis­mo que lle­gó a te­ner en abril y en mar­zo. Pe­ro no se ha ido, ni es me­nos agre­si­va, ni más len­ta en cuan­to al con­ta­gio. Vi­vir con ella no con­sis­te só­lo en se­guir unas re­glas hi­gié­ni­cas y de com­por­ta­mien­to. Es adop­tar una for­ma dis­tin­ta de vi­vir y de re­la­cio­nar­nos con los de­más, al­go que en nues­tro país, don­de es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a la cer­ca­nía y la re­la­ción di­rec­ta –tam­bién por eso so­mos, o éra­mos, una gran po­ten­cia tu­rís­ti­ca–, va a re­sul­tar muy di­fí­cil. Por no ha­blar de la nue­va ines­ta­bi­li­dad que va a traer en el tra­ba­jo (véa­se lo que es­tá ocu­rrien­do con el pe­rio­dis­mo y la en­se­ñan­za) o en la for­ma de com­prar.

Por mu­cho que quie­ra nues­tro go­bierno, tam­po­co va a ser po­si­ble man­te­ner los usos po­lí­ti­cos ha­bi­tua­les has­ta aho­ra. Ni la ges­tión de la cri­sis sa­ni­ta­ria, que va a per­pe­tuar­se, ni la de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que va a re­que­rir una nue­va dis­ci­pli­na, se van a en­cau­zar me­dian­te es­ló­ga­nes y ma­nio­bras tác­ti­cas, co­mo se in­ten­tó ha­cer en mar­zo con el re­sul­ta­do de 46.679 per­so­nas fa­lle­ci­das (a día de hoy). Ha­brá que es­ta­ble­cer re­glas de coope­ra­ción en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes –en par­ti­cu­lar en­tre CC.AA. y Go­bierno cen­tral– y en­tre par­ti­dos po­lí­ti­cos. No se po­drá se­guir re­gan­do de di­ne­ro la eco­no­mía du­ran­te mu­cho tiem­po, ni con to­da la UE de­trás. La pro­pia en­fer­me­dad, y la eco­no­mía –y el tu­ris­mo– pe­na­li­za­rán a los paí­ses cu­yos go­bier­nos si­gan en gue­rra par­ti­dis­ta. Es­pa­ña es aho­ra mis­mo uno de los me­jo­res ejem­plos. To­do eso por no ha­blar de los gi­gan­tes­cos cam­bios que se van a pro­du­cir en el re­par­to del po­der in­ter­na­cio­nal. El es­pec­tácu­lo que aca­ba de dar nues­tro país, des­te­rran­do a su Rey en el mis­mo mo­men­to que pi­de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra sus des­em­plea­dos re­sul­ta de­fi­ni­ti­va­men­te es­cla­re­ce­dor.

La pro­pia en­fer­me­dad, y la eco­no­mía –y el tu­ris­mo– pe­na­li­za­rán a los paí­ses cu­yos go­bier­nos si­gan en gue­rra par­ti­dis­ta. Es­pa­ña es aho­ra mis­mo uno de los me­jo­res ejem­plos»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.