La fir­me proa se­pa­ra­tis­ta

La Razón (Cataluña) - - Opinión - Julián Ca­bre­ra

SiSi hay una co­sa que du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da se ha mos­tra­do co­mo es­pe­cial­men­te in­cues­tio­na­ble por cla­ra y ma­ni­fies­ta en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, esa es la ho­ja de ru­ta del, en otro tiem­po na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán aho­ra evo­lu­cio­na­do a independen­tismo, con me­ta y ob­je­ti­vo fi­nal en la se­pa­ra­ción de es­te te­rri­to­rio del res­to del Es­ta­do es­pa­ñol. Una bitácora mar­ca­da por el tac­ti­cis­mo de ca­da mo­men­to po­lí­ti­co se­gún cir­cuns­tan­cias co­mo quie­nes go­bier­nan a ni­vel na­cio­nal, qué per­fil tie­ne el in­qui­lino de turno en la Mon­cloa, cuán­ta de­pen­den­cia par­la­men­ta­ria exis­te res­pec­to a los es­ca­ños se­pa­ra­tis­tas en Ma­drid o so­bre to­do cuál es el gra­do pun­tual de for­ta­le­za de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, pe­ro cu­ya proa en nin­gún mo­men­to ha des­via­do el ob­je­ti­vo a pe­sar de pun­tua­les re­ti­ra­das tác­ti­cas, en la di­ná­mi­ca de dos pa­sos ade­lan­te y uno ha­cia atrás. El so­be­ra­nis­mo nun­ca re­tro­ce­de, si aca­so da me­dia vuel­ta y avan­za. La rá­pi­da apli­ca­ción ha­ce días del ter­cer gra­do pe­ni­ten­cia­rio a los con­de­na­dos por se­di­ción, lo que su­po­ne una si­tua­ción de se­mi li­ber­tad ma­ni­fies­ta, ade­más de dar alas a una pa­rro­quia in­de­pen­den­tis­ta que co­men­za­ba a re­pa­rar en que la jus­ti­cia del Es­ta­do ac­túa sean quie­nes sean los que vio­lan la ley, ha su­pues­to un ver­da­de­ro y au­ten­ti­co re­jo­na­zo, no so­lo pa­ra la de­fen­sa de los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les en esa co­mu­ni­dad, sino so­bre to­do pa­ra los mi­llo­nes de ca­ta­la­nes –una ma­yo­ría mien­tras no se de­mues­tre lo con­tra­rio– que lle­van tal vez de­ma­sia­do tiem­po ado­le­cien­do de una más cla­ra pre­sen­cia del Es­ta­do en un te­rri­to­rio don­de no re­sul­ta pre­ci­sa­men­te fá­cil can­tar a los cua­tro vien­tos la con­di­ción de es­pa­ñol. La nue­va si­tua­ción pe­ni­ten­cia­ria de unos con­de­na­dos cu­yas pe­nas su­ma­das ron­da­ban los cien años de pri­sión sub­ya­cía co­mo una de las nun­ca re­co­no­ci­das con­di­cio­nes pa­ra el apo­yo al Go­bierno de PSOE y Po­de­mos, al­go que di­fí­cil­men­te se po­drá de­mos­trar a pe­sar de la con­fluen­cia de los he­chos. De mo­men­to eso sí, es­te pun­to ya es­tá li­be­ra­do pa­ra for­mar par­te de la agen­da en la me­sa de ne­go­cia­ción crea­da en­tre Go­bierno y Ge­ne­ra­li­tat. Mu­chos ca­ta­la­nes no in­de­pen­den­tis­tas con­tem­plan ca­da vez me­nos ató­ni­tos a de­cir ver­dad, có­mo aho­ra los gra­ves acon­te­ci­mien­tos de 1 de oc­tu­bre de 2017 y la DUI re­sul­ta que se si­túan en la es­ca­la de unos tra­vie­sos jue­gos fes­te­ros car­ga­dos de sim­bo­lo­gía. Tal vez por ello lo que ha­ce tres años re­sul­tó una im­po­nen­te mo­vi­li­za­ción del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo en Ca­ta­lu­ña sa­can­do a la ca­lle sin pu­dor y con to­do or­gu­llo mi­les de ban­de­ras de Es­pa­ña e in­clu­so cer­ti­fi­can­do en las ur­nas a una for­ma­ción no na­cio­na­lis­ta co­mo pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca del par­la­men­to au­to­nó­mi­co, aho­ra re­sul­te sen­ci­lla­men­te una qui­me­ra. La reali­dad es tan to­zu­da co­mo que el se­pa­ra­tis­mo no es­tá hoy peor que ha­ce tres años a pe­sar del ór­da­go del «pro­cés». Exis­te un pa­rón tác­ti­co obli­ga­do por las cir­cuns­tan­cias dra­má­ti­cas del Co­vid, pe­ro ni se ha pe­di­do per­dón por el gol­pe, ni se ocul­ta la in­ten­ción de «vol­ver­lo a ha­cer». La si­guien­te me­ta vo­lan­te pa­sa por con­se­guir pa­ra el independen­tismo –co­sa pro­ba­ble– que la ba­rre­ra del 50% de los vo­tos sea su­pe­ra­da por vez pri­me­ra. Su proa si­gue fir­me y du­ra, co­mo el cas­co de un rom­pehie­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.