No po­drán

La Razón (Cataluña) - - Opinión - En­ri­que Ló­pez

EnEn es­te mo­men­to de gra­ve tri­bu­la­ción con­vie­ne que ca­da uno ha­ga lo que tie­ne que ha­cer y so­bre to­do que lo ha­ga con con­vic­ción. Sán­chez en una carta en­via­da a la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta ex­pre­sa que de­fen­de­rá la Carta Mag­na «de prin­ci­pio a fin», y so­bre las pre­sun­tas con­duc­tas irre­gu­la­res del rey Juan Car­los I que han pro­pi­cia­do su mar­cha de Es­pa­ña afir­ma que «to­do res­pon­sa­ble pú­bli­co de­be ren­dir cuen­tas de su con­duc­ta sin ex­cep­cio­nes». Co­mo afir­ma­cio­nes ge­ne­ra­les no en­cuen­tran cues­tión, lo úni­co que ca­be es­pe­rar es que de­fien­da lo pri­me­ro con la mis­ma apre­su­ra­da con­vic­ción que re­zu­ma en lo se­gun­do, y que ade­más es­to úl­ti­mo, lo apli­que en to­do ca­so; por ejem­plo cuan­do se re­fie­ra a su vi­ce­pre­si­den­te Pa­blo Igle­sias, don­de sí ha sa­bi­do y muy bien de­fen­der el de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia. En cual­quier ca­so, con­vie­ne re­cor­dar que la es­fe­ra éti­ca ac­túa con ca­rác­ter pre­vio e in­de­pen­dien­te de la es­fe­ra le­gal y fal­tar a la ver­dad an­te un tri­bu­nal, su­pon­ga o no un de­li­to, es una fal­ta de éti­ca in­com­pa­ti­ble con el desem­pe­ño de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca. La mi­no­ría ra­di­cal que re­pre­sen­ta Po­de­mos a pe­sar de su pre­sen­cia en el Go­bierno de Es­pa­ña no pue­de ni ra­di­ca­li­zar ni po­la­ri­zar a los es­pa­ño­les tal cual ocu­rrió en la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que el PSOE y sus di­ri­gen­tes se man­ten­gan fie­les al or­den cons­ti­tu­cio­nal, mas es­to no pue­de en mo­do al­guno su­po­ner li­son­ja o agra­de­ci­mien­to al­guno, es su obli­ga­ción. No po­de­mos acep­tar que ha­ya fuer­zas po­lí­ti­cas más lla­ma­das a de­fen­der el or­den cons­ti­tu­cio­nal que otras, de­fen­der el pac­to del 78 y la mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal es com­pro­mi­so de aque­llos que as­pi­ran a go­ber­nar Es­pa­ña pa­ra to­dos los es­pa­ño­les, y no so­lo pa­ra los su­yos, co­mo ocu­rrió du­ran­te la se­gun­da Re­pú­bli­ca, dra­má­ti­ca­men­te tras la vic­to­ria del Fren­te Po­pu­lar en 1936. Re­sul­ta in­tere­san­te re­cor­dar có­mo el ge­ne­ral Vi­cen­te Ro­jo, el cual re­ci­bió el en­car­go de de­fen­der Ma­drid du­ran­te el le­van­ta­mien­to de las tro­pas fran­quis­tas, no tu­vo re­pa­ros en criticar a su go­bierno por ins­tau­rar la en­se­ña tri­co­lor que, se­gún él, «no na­ció del pue­blo, sino de una mi­no­ría sec­ta­ria», lle­gan­do a ex­pre­sar que la ban­de­ra tri­co­lor so­lo con­si­guió di­vi­dir a Es­pa­ña, y eso es en lo que al­gu­nos se em­pe­ñan, se­pa­rar, di­vi­dir y se­gre­gar, mas en­fren­te es­ta­re­mos la in­men­sa ma­yo­ría de es­pa­ño­les

Eso es en lo que al­gu­nos se em­pe­ñan, se­pa­rar, di­vi­dir y se­gre­gar, mas en­fren­te es­ta­re­mos la in­men­sa ma­yo­ría de es­pa­ño­les»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.