Lu­kas­hen­ko ga­na ba­jo la som­bra de un enor­me frau­de

Los son­deos a pie de ur­na dan al lí­der bie­lo­rru­so el 80% de los vo­tos, pe­se al gran pa­pel de sus ri­va­les en la cam­pa­ña

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Eduardo Ba­jo- Mos­cú

Es Sin sor­pre­sas, tal y co­mo se es­pe­ra­ba. Al me­nos, co­mo es­pe­ra­ba Alek­san­der Lu­kas­hen­ko, pre­si­den­te y prin­ci­pal can­di­da­to a re­va­li­dar su man­da­to pre­si­den­cial por sex­ta vez con­se­cu­ti­va, que en es­ta oca­sión se ha tenido que em­plear a fon­do an­te lo que pa­re­cía un ca­mino de ro­sas, que ha ter­mi­na­do sien­do, más bien, de es­pi­nas.

So­bre to­do pa­ra los can­di­da­tos apar­ta­dos de la ca­rre­ra elec­to­ral que han ter­mi­na­do hui­dos o en la cár­cel, al igual que mu­chos de los ma­ni­fes­tan­tes y asis­ten­tes a los mí­ti­nes or­ga­ni­za­dos por la opo­si­ción, 1.500 per­so­nas du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas.

Si el fin jus­ti­fi­ca los me­dios, la vic­to­ria ob­te­ni­da por el eterno pre­si­den­te se­gún los son­deos a pie de ur­na con un 79,7 por cien­to de los vo­tos pa­re­ce jus­ti­fi­car­los (en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2015 ob­tu­vo el 83,5% de los apo­yos). Por de­trás, ha que­da­do Svetla­na Tik­ha­novs­ka­ya, au­tén­ti­ca pro­ta­go­nis­ta de la cam­pa­ña elec­to­ral y can­di­da­ta por ac­ci­den­te, al to­mar el re­le­vo de su ma­ri­do, el blo­ge­ro Ser­guey Tik­ha­novs­ki, en­car­ce­la­do tras pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra.

El 6,7 por cien­to ob­te­ni­do sa­be a po­co, te­nien­do en cuen­ta la afluen­cia ma­si­va de pú­bli­co a sus mí­ti­nes, que han con­ta­do con mi­les de par­ti­ci­pan­tes y una va­lio­sa re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal. Tik­ha­novs­ka­ya, dan­do por he­cho que el frau­de se­ría «des­ca­ra­do», se ha ne­ga­do a re­co­no­cer su de­rro­ta en los co­mi­cios, al en­ten­der que los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res no se co­rres­pon­den con lo ocu­rri­do real­men­te, en opi­nión de su cam­pa­ña. La can­di­da­ta tu­vo que pa­sar la no­che en un lu­gar se­cre­to an­te las sos­pe­chas de un po­si­ble arres­to.

Ayer, las fuer­zas de se­gu­ri­dad del país de­tu­vie­ron du­ran­te va­rias ho­ras a Maria Ko­les­ni­ko­va, je­fa de cam­pa­ña de Vik­tor Ba­ba­ri­ko, ban­que­ro y can­di­da­to a la pre­si­den­cia, en­car­ce­la­do por un su­pues­to blan­queo de ca­pi­ta­les. Ko­les­ni­ko­va se unió a la can­di­da­tu­ra de Tik­ha­novs­ka­ya, al igual que Ve­ro­ni­ka Tsep­ka­lo, es­po­sa de Valery Tsep­ka­lo, an­ti­guo miem­bro del apa­ra­to del go­bierno y ex em­ba­ja­dor de Bie­lo­rru­sia en Es­ta­dos Uni­dos, que tu­vo que huir a Mos­cú des­pués de ha­ber si­do in­for­ma­do por el KGB (Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia bie­lo­rru­so) de que su vi­da co­rría pe­li­gro. Tsep­ka­lo era uno de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos a la pre­si­den­cia y con­ta­ba con un gran apo­yo de par­ti­da.

Cho­que con ma­ni­fes­tan­tes

Va­rias per­so­nas tam­bién fue­ron de­te­ni­das aye­ren Minsk des­pués del anun­cio de los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas a pie de ur­na. El ca­nal Bel­sat in­for­mó a su vez de unos cho­ques en­tre ma­ni­fes­tan­tes y efec­ti­vos de las fuer­zas de se­gu­ri­dad en la Ave­ni­da de la In­de­pen­den­cia de Minsk.

La par­ti­ci­pa­ción ha si­do muy al­ta en­tre los 6.844.932 po­si­bles vo­tan­tes re­gis­tra­dos en el cen­so, al­go que vie­ne sien­do ha­bi­tual en el país, vis­to el 87% al­can­za­do en las an­te­rio­res elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2015. Los bie­lo­rru­sos han po­di­do vo­tar en es­ta oca­sión en 5.767 ur­nas ha­bi­li­ta­das pa­ra la oca­sión, 44 de ellas dis­tri­bui­das en los con­su­la­dos del país por to­do el mun­do.

En paí­ses co­mo Ru­sia, se han vis­to lar­gas co­las pa­ra vo­tar, en Mos­cú y San Pe­ters­bur­go, con cien­tos de ciu­da­da­nos que no han po­di­do ejer­cer su de­re­cho al se­guir es­pe­ran­do su turno en el mo­men­to del cie­rre. A lo lar­go del día, 50.000 ob­ser­va­do­res bie­lo­rru­sos y 248 ex­tran­je­ros han eva­lua­do la trans­pa­ren­cia de las mis­mas. A pe­sar de ello, paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Fran­cia o Po­lo­nia han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por la au­sen­cia de una in­vi­ta­ción for­mal a la OSCE an­tes de se­ña­lar lo que des­cri­bie­ron co­mo «preo­cu­pan­tes in­for­ma­cio­nes de irre­gu­la­ri­da­des elec­to­ra­les du­ran­te la vo­ta­ción an­ti­ci­pa­da».

Du­ran­te el pe­río­do de vo­to an­ti­ci­pa­do la par­ti­ci­pa­ción al­can­zó un 42%, se­gún da­tos ofre­ci­dos es­ta mis­ma ma­ña­na por el ca­nal pú­bli­co de te­le­vi­sión Bie­lo­rru­sia-1. La jor­na­da em­pe­zó con una fuer­te pre­sen­cia po­li­cial y del ejér­ci­to en las ca­lles de to­do el país y las de­cla­ra­cio­nes de Lu­kas­hen­ko acu­dien­do a vo­tar ase­gu­ran­do que en Bie­lo­rru­sia rei­na­ría la cal­ma to­tal, eli­mi­nan­do cual­quier atis­bo «de caos o gue­rra ci­vil».

Des­de la no­che an­te­rior los cor­tes de in­ter­net han si­do nu­me­ro­sos y el con­trol fron­te­ri­zo con Ru­sia em­pe­zó a re­for­zar­se la semana pa­sa­da. A al­gu­nos en­via­dos es­pe­cia­les de va­rios paí­ses, es­pe­cial­men­te ru­sos, se les ne­gó la acre­di­ta­ción y a otros, ya en sue­lo bie­lo­rru­so, se les ha de­te­ni­do, co­mo es el ca­so de los pe­rio­dis­tas del ca­nal in­de­pen­dien­te ru­so «Dozhd». El vier­nes de­por­ta­ron a tres co­rres­pon­sa­les del ca­nal de te­le­vi­sión»Nas­ta­yas­hee Vrem­ya» por pre­sen­tar­se en el país sin la acre­di­ta­ción co­rres­pon­dien­te.

Qué ha­rá la opo­si­ción

Des­de que em­pe­za­ra la cam­pa­ña elec­to­ral las de­nun­cias de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes han si­do nu­me­ro­sas y en to­das ellas se que­ja­ban de que tan­to la po­li­cía, co­mo los or­ga­nis

mos gu­ber­na­men­ta­les les im­pe­dían ejer­cer con li­ber­tad su de­re­cho a la in­for­ma­ción.

Con es­tos re­sul­ta­dos, ya con­fir­ma­dos, re­sul­ta di­fí­cil pro­nos­ti­car los pa­sos que da­rán los par­ti­dos de la opo­si­ción, fuer­te­men­te apo­ya­dos por una po­bla­ción des­con­ten­ta que re­pre­sen­ta a una ma­yo­ría de gen­te de cla­se me­dia muy bien for­ma­da y con ga­nas de cam­bios, que se con­si­de­ran eu­ro­peos y que tie­nen en Ucra­nia y Geor­gia co­mo ejem­plos a se­guir.

El pa­pel de las re­des so­cia­les ha si­do fun­da­men­tal en es­ta cam­pa­ña a la ho­ra de unir a un gru­po de po­bla­ción jo­ven que en na­da se ve iden­ti­fi­ca­do con un pre­si­den­te y un sis­te­ma que se pa­re­cen más a la Unión So­vié­ti­ca que a un país mo­derno eu­ro­peo.

Los mí­ti­nes de la opo­si­ción se han lle­na­do gra­cias a la di­fu­sión en las re­des so­cia­les y gru­pos de what­sap, que han pro­mo­vi­do ini­cia­ti­vas co­mo la de las «pul­se­ras blan­cas», que pe­día a to­do aquel que tu­vie­se la in­ten­ción de vo­tar a Tik­ha­novs­ka­ya lle­var­la a fin de po­der iden­ti­fi­car y con­tar­los, pa­ra evi­tar fal­si­fi­ca­cio­nes en las en­cues­tas a pie de ur­na. Los bie­lo­rru­sos han vuel­to a ca­sa a se­guir con sus vi­das co­ti­dia­nas. Na­die sa­be qué pa­sa­rá ma­ña­na. La in­cer­ti­dum­bre ha im­pues­to una si­len­cio­sa cal­ma ten­sa que pue­de man­te­ner­se has­ta di­luir­se o ex­plo­tar en las ca­lles. Pa­se lo que pa­se, el día de hoy ha po­di­do ser el pri­me­ro de un nue­vo pe­río­do en Bie­lo­rru­sia.

REUTERS

Alek­san­der Lu­kas­hen­ko, ayer, des­pués de des­po­si­tar su vo­to en la ur­na. Es­ta es su sex­ta vic­to­ria en unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.