Los prin­ci­pa­les re­tos del úl­ti­mo «dic­ta­dor» de Europa

Res­ca­tar una eco­no­mía en apu­ros y me­jo­rar su re­la­ción con Mos­cú son sus gran­des desafíos

La Razón (Cataluña) - - Internacio­nal - Eduardo Ba­jo- Mos­cú

Qué pen­sa­mien­to pa­sa­ría por la ca­be­za del pre­si­den­te Alek­san­der Lu­kas­hen­ko en el mo­men­to de de­po­si­tar su vo­to. En qué es­ta­ría pen­san­do mien­tras su pa­pe­le­ta caía li­ge­ra en el in­te­rior de la ur­na de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Bie­lo­rru­sia. Po­si­ble­men­te, la idea de es­tar pa­san­do un ru­bi­cón in­sos­pe­cha­do ha­ce va­rios me­ses, cuan­do to­do pa­re­cía un me­ro trá­mi­te pa­ra con­se­guir su sex­to man­da­to co­mo pre­si­den­te.

Más de un cuar­to de si­glo des­pués de lle­gar al po­der y tras cin­co vic­to­rias ga­na­das por go­lea­da, el in­cues­tio­na­ble lí­der bie­lo­rru­so em­pe­zó a ser cues­tio­na­do cuan­do los fo­cos de me­dio mun­do se fi­ja­ron en es­ta ex re­pú­bli­ca so­vié­ti­ca si­tua­da en la de­mo­crá­ti­ca Europa. Es­ta vez, sus con­ten­dien­tes po­lí­ti­cos, hui­dos o en­car­ce­la­dos, han tenido ca­bi­da en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros, es­ta vez las re­des so­cia­les han uni­do a una po­bla­ción que por pri­me­ra vez des­de ha­ce mu­cho tiem­po ha em­pe­za­do a preo­cu­par­se por la po­lí­ti­ca.

Lu­kas­hen­ko siem­pre sos­tu­vo que su país ha­bía su­fri­do tres ca­tás­tro­fes. La pri­me­ra, la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la se­gun­da, el ac­ci­den­te de Cher­no­bil y la ter­ce­ra, la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca. Se­gu­ra­men­te pa­ra él, una cuar­ta ca­tás­tro­fe se­ría su sa­li­da de la pre­si­den­cia an­tes de lo pre­vis­to, por eso su gran te­mor y ma­yor re­to em­pie­za aho­ra.

Re­vo­lu­ción a la ucra­nia­na

Una re­vo­lu­ción a la ucra­nia­na po­dría ser im­pla­ca­ble, ya que no po­dría usar mé­to­dos des­pro­por­cio­na­dos pa­sa so­fo­car a una mu­che­dum­bre que di­fí­cil­men­te se rin­da a las pri­me­ras de cam­bio. Por eso, los ser­vi­cios se­cre­tos se han em­plea­do a fon­do pa­ra evi­tar cual­quier atis­bo de re­vuel­ta, vien­do su­pues­tos apo­yos de po­ten­cias ex­tran­je­ras pa­ra fi­nan­ciar­los y sin sa­ber a cien­cia cier­ta el al­can­ce de un le­van­ta­mien­to po­pu­lar.

Du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, Lu­kas­hen­ko ha pro­me­ti­do más que en oca­sio­nes an­te­rio­res an­te­rio­res con el fin de con­se­guir vo­tos, co­mo du­pli­car el sa­la­rio me­dio de sus ha­bi­tan­tes y un ma­yor acer­ca­mien­to a Europa, cons­cien­te de que la Ru­sia de Pu­tin es y se­rá su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos, clien­te y pro­vee­dor de pe­tró­leo ba­ra­to con el que se lu­cra re­ven­dién­do­lo a otros paí­ses ya a pre­cio de mer­ca­do.

La re­la­ción con Mos­cú se ha ido de­te­rio­ran­do du­ran­te los úl­ti­mos años an­te el re­ce­lo de Lu­kas­hen­ko de una ex­ce­si­va de­pen­den­cia que pu­die­ra con­ver­tir a Bie­lo­rru­sia en una par­te de Ru­sia, pe­ro lo cier­to es que ale­jar­le de su ve­cino só­lo con­lle­va­ría ne­fas­tas re­per­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas y so­cia­les. Sa­be que re­ne­gan­do de Mos­cú se acer­ca­ría a Oc­ci­den­te a quien po­co pue­de ofre­cer, em­pe­zan­do por una de­mo­cra­cia trans­pa­ren­te.

Pa­re­ce di­fí­cil que con Lu­kas­hen­ko cam­bie el rol in­ter­pre­ta­do por Bie­lo­rru­sia de con­tra­pe­so en­tre Oc­ci­den­te y Ru­sia, ob­te­nien­do be­ne­fi­cios de uno y de otro de­pen­dien­do del vien­to que co­rra.

Si su ma­yor re­to es el in­ten­tar man­te­ner la frá­gil eco­no­mía del país, el se­gun­do y no me­nos im­por­tan­te se­ría el po­lí­ti­co, em­pe­zan­do por pre­pa­rar su re­le­vo en el po­der con al­guien de su con­fian­za y lle­van­do a ca­bo una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que ya ha pro­pues­to, una cons­ti­tu­ción más a su me­di­da, pla­nea­da pa­ra den­tro de un par de años, ya que la Carta Mag­na bie­lo­rru­sa se apro­bó an­tes de su lle­ga­da al po­der en el año 1994.

A la iz­quier­da, la lí­der opo­si­to­ra Svetla­na Tik­ha­novs­ka­ya sa­lu­da a Maria Ko­les­ni­ko­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.