NO ME ACUER­DO

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - OPI­NIÓN DAVID F. VILLARROEL

NoNo me acuer­do de cuan­do el plan de ca­da día era ir­se por ahí de ta­peo en peregrinac­ión a be­ber cer­ve­za y no pa­rar has­ta que to­do el mun­do hu­bie­ra pa­ga­do una ron­da por lo me­nos más las que se aña­dían de pro­pi­na. No me acuer­do de cuan­do, pa­ra ce­le­brar cual­quier co­sa, ha­bía que or­ga­ni­zar una co­mi­lo­na con ex­hi­bi­ción de ca­ma­ra­de­ría y so­bre­me­sa de can­cio­nes.

No me acuer­do de cuan­do, pa­ra ame­ni­zar el re­en­cuen­tro con las amis­ta­des, era ne­ce­sa­rio de­rro­char sim­pa­tía por to­dos los po­ros, re­par­tir abra­zos a dies­tra y si­nies­tra re­ma­ta­dos con ma­no­ta­zos en la es­pal­da y com­pe­tir a ver quién era más sa­lu­da­dor y bro­mis­ta y ocu­rren­te y cam­pe­chano.

No me acuer­do de cuan­do no po­día uno ca­lle­jear a la bue­na de Dios por ciu­da­des o po­bla­dos sin cru­zar­se de con­ti­nuo con ria­das de gen­te a me­dio ves­tir, oír vo­ces des­tem­pla­das a cual­quier ho­ra y es­cu­char con­ver­sa­cio­nes pri­va­das a to­do vo­lu­men, bien con in­ter­lo­cu­tor a la vis­ta o sin él (léa­se vía mó­vi­les).

No me acuer­do de cuan­do cual­quier ayun­ta­mien­to al pro­gra­mar sus fies­tas no te­nía otro in­te­rés que atraer al des­pre­ve­ni­do tu­ris­ta fo­ras­te­ro, a cu­yo efec­to se mon­ta­ban es­pec­tácu­los de hon­da tra­di­ción y rai­gam­bre que ade­más de so­lem­ni­zar el glo­rio­so pa­sa­do y reivin­di­car los ras­gos dis­tin­ti­vos de la co­mar­ca da­ban lus­tre a la al­cal­día de turno y es­plen­dor a la hos­te­le­ría lo­cal.

No me acuer­do de cuan­do la ca­te­go­ría y el in­te­rés de los via­jes se me­dían por la dis­tan­cia y la ve­lo­ci­dad a que se efec­tua­ba el re­co­rri­do, ni de cuan­do la úni­ca ra­zón pa­ra vi­si­tar un lu­gar era ha­cer­se una fo­to­gra­fía de lo que ya se ha­bía vis­to pre­via­men­te an­tes en los fo­lle­tos o en las webs por­que era un des­tino fa­mo­so y sa­lía en la te­le­vi­sión, ni de cuan­do, pa­ra que un pa­ra­je o en­cla­ve o mo­nu­men­to re­sul­ta­se atrac­ti­vo, era re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble que acu­die­ran a él mul­ti­tu­des y hu­bie­se que guar­dar co­la.

No me acuer­do de cuan­do pa­ra ame­ni­zar el re­en­cuen­tro con las amis­ta­des era ne­ce­sa­rio de­rro­char sim­pa­tía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.