Una ven­di­mia con tem­po­re­ros lo­ca­les y más con­trol pa­ra evi­tar re­bro­tes

Ad­mi­nis­tra­cio­nes y agri­cul­to­res tra­ba­jan pa­ra no caer en la im­pro­vi­sa­ción de la cam­pa­ña de re­co­gi­da de la fru­ta que pro­vo­có un in­cre­men­to de con­ta­gios en Llei­da

La Razón (Cataluña) - - Cataluña - Án­ge­la La­ra-

Los tem­po­re­ros que par­ti­ci­pan en la cam­pa­ña de la re­co­gi­da de fru­ta se con­vir­tie­ron ha­ce unas se­ma­nas en los pro­ta­go­nis­tas de la ac­tua­li­dad vin­cu­la­da al con­trol de la pan­de­mia del CO­VID-19 por ser uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de con­ta­gio en Llei­da.

Tras esa ex­pe­rien­cia, aho­ra, a las puer­tas del ini­cio de la ven­di­mia, las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les de po­bla­cio­nes don­de la vid es­tá muy pre­sen­te, así co­mo los pro­duc­to­res, tra­ba­ja­do­res y agri­cul­to­res tra­ba­jan pa­ra pre­ve­nir y evi­tar que se re­pro­duz­ca una si­tua­ción si­mi­lar. Y ello pa­sa, en gran me­di­da, por fa­ci­li­tar a es­tos tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les to­das las con­di­cio­nes y he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra po­der se­guir las re­co­men­da­cio­nes re­la­ti­vas a la pre­ven­ción­del­con­ta­gio,pe­ro­tam­bién por la con­tra­ta­ción y ges­tión de la for­ma más con­tro­la­da po­si­ble de un co­lec­ti­vo que, por su iti­ne­ran­cia y tem­po­ra­li­dad la­bo­ral, se ex­po­ne a un al­to ries­go de in­fec­ción.

En pri­me­ra ins­tan­cia, hay que te­ner en cuen­ta que, a prio­ri, las con­di­cio­nes en las que se pre­vé que se desa­rro­lle la ven­di­mia no tie­nen na­da que ver a las que en su mo­men­to se pro­du­je­ron en Llei­da Pa­ra em­pe­zar, «la di­men­sión es muy di­fe­ren­te. Pa­ra la ven­di­mia se ne­ce­si­ta a mu­chas me­nos per­so­nas y gran par­te de la ac­ti­vi­dad es­tá me­ca­ni­za­da. Cer­ca de la mi­tad de la ven­di­mia se ha­ce de for­ma au­to­má­ti­ca», ex­pli­ca Da­mià Deàs, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ela­bo­ra­do­res de Ca­va (AECAVA), quien ade­más ase­gu­ra que «una par­te im­por­tan­te de la gen­te que se con­tra­ta co­mo tem­po­re­ros es de la zo­na y más aho­ra, que hay mu­chas per­so­nas que se han que­da­do sin tra­ba­jo a con­se­cuen­cia de la pan­de­mia».

En la mis­ma lí­nea, Neus San­ro­mà, pre­si­den­ta del Con­se­jo Co­mar­cal de Te­rra Al­ta, re­cuer­da que es­te año, «la co­se­cha no ha si­do bue­na por­que ha llo­vi­do mu­cho y he­mos su­fri­do el Mil­diu», un hon­go que se ins­ta­la en la vid y que es­ta tem­po­ra­da pue­de ha­cer ba­jar la pro­duc­ción en­tre un 25 y un 30%, de ma­ne­ra que no se­rá ne­ce­sa­rio con­tra­tar a tan­tas per­so­nas pa­ra la ven­di­mia, pa­ra la que, tal y co­mo ella mis­ma con­fir­ma, «los agri­cul­to­res re­cu­rren a mano de obra de pro­xi­mi­dad». En es­te sen­ti­do, San­ro­mà re­cuer­da que, pre­via­men­te a la re­co­gi­da de la uva, se lle­va a ca­bo la po­da en ver­de, que es­te año se pro­du­jo en pleno con­fi­na­mien­to, de ma­ne­ra que, an­te las res­tric­cio­nes de mo­vi­li­dad a con­se­cuen­cia de es­ta ex­cep­cio­nal si­tua­ción, fue más ne­ce­sa­rio que nun­ca re­cu­rrir a mano de obra de la zo­na. En­ton­ces, el Con­se­jo Co­mar­cal «creó una bol­sa de tra­ba­jo a la que se po­día apun­tar to­da la gen­te de la zo­na», por lo que aho­ra, de ca­ra a la ven­di­mia, «so­lo es ne­ce­sa­rio reac­ti­var esa bol­sa y así evi­ta­mos que lle­gue gen­te de lo­ca­li­da­des más le­ja­nas y, por lo tan­to, no ha­brá que ha­bi­li­tar al­ber­gues pa­ra aco­ger a los tem­po­re­ros, co­mo sí se ha tenido que ha­cer en tem­po­ra­das an­te­rio­res».

Mis­mos tem­po­re­ros y ve­ci­nos

Pe­ro es­ta ma­ne­ra de ac­tuar no es ex­clu­si­va de los vi­ti­cul­to­res de la zo­na de la Te­rra Al­ta. En Llei­da, Rai­mat lle­va años tra­ba­jan­do en la ven­di­mia con tem­po­re­ros de pro­xi­mi­dad, los cua­les sue­len re­pe­tir tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da. «Nues­tros tra­ba­ja­do­res son tem­po­ra­les, no tem­po­re­ros, que ha­ce años que tra­ba­jan con no­so­tros, al­gu­nos in­clu­so una dé­ca­da, y son ve­ci­nos de Llei­da», ase­gu­ra Joan Es­te­ve, di­rec­tor de Rai­mat, quien de­ta­lla que la bo­de­ga «con­tra­ta di­rec­ta­men­te a 85 per­so­nas co­mo even­tua­les pa­ra ha­cer equi­pos fi­jos dis­con­ti­nuos anua­les y és­tos tam­bién par­ti­ci­pan en otras cam­pa­ñas co­mo la de la po­da». «So­lo en­tre 5 y 7 tra­ba­ja­do­res más se con­tra­tan a tra­vés de ETT, pe­ro to­dos son ve­ci­nos de Llei­da y re­pe­ti­do­res de la ca­sa», apun­ta.

En cual­quier ca­so, si bien la pro­xi­mi­dad de los tra­ba­ja­do­res fa­vo­re­ce la re­duc­ción del ries­go de con­ta­gio pues­to que és­tos cuen­tan con su pro­pia re­si­den­cia pa­ra alo­jar­se y, por lo tan­to, no han de per­noc­tar en es­pa­cios com­par­ti­dos con otros tem­po­re­ros, es im­pres­cin­di­ble que en el pues­to de tra­ba­jo se cum­plan to­das las me­di­das de pre­ven­ción ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción del vi­rus en el en­torno la­bo­ral.

En es­te sen­ti­do, Deàs, ase­gu­ra que «man­te­ner la dis­tan­cia de se­gu­ri­dad en las vi­ñas es fá­cil, pues­to que es­tán en un es­pa­cio ex­te­rior y las vi­des es­tán se­pa­ra­das por al me­nos dos me­tros», pe­ro en la bo­de­ga es ne­ce­sa­ria una ma­yor pla­ni­fi­ca­ción. Es­te­ve co­men­ta que en Rai­mat «al no tra­ba­jar en ca­de­na, se ha­cen ac­ti­vi­da­des va­ria­das en di­fe­ren­tes pun­tos y or­ga­ni­za­mos a nues­tros em­plea­dos tem­po­ra­les en tres tur­nos de 10 o 15 per­so­nas en di­fe­ren­tes áreas ais­la­das, por lo que que­dan se­pa­ra­dos en gru­pos de 2 a 8 in­te­gran­tes». Ade­más, «a los tra­ba­ja­do­res no se les per­mi­te com­par­tir he­rra­mien­tas ni usar los ves­tua­rios, por lo que han de ve­nir cam­bia­dos de ca­sa», aña­de Es­te­ve pa­ra a con­ti­nua­ción des­ta­car que «en lo que se re­fie­re al des­pla­za­mien­to has­ta el pues­to de tra­ba­jo, mu­chos usan vehícu­lo pri­va­do pe­ro pa­ra los que no cuen­tan con es­ta op­ción, he­mos al­qui­la­do au­to­ca­res que ga­ran­ti­zan la dis­tan­cia».

Sin em­bar­go, tal y co­mo ad­vier­te Deàs, «mu­chas ve­ces el pro­ble­ma no es lo que pa­sa en el pues­to de tra­ba­jo, don­de to­do es­tá muy con­tro­la­do, sino que lo que más nos preo­cu­pa es có­mo se com­por­tan los tem­po­re­ros fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral». Des­de AECAVA se ha pro­pues­to al De­par­ta­men­to de Sa­lud que «se reali­cen PCR a to­da la mano de obra an­tes de em­pe­zar a tra­ba­jar en la cam­pa­ña, co­mo ya ha­ce Rai­mat, sin em­bar­go, an­tes in­clu­so de re­ci­bir res­pues­ta por par­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Deàs ad­mi­te que es­ta me­di­da no es del to­do de­ter­mi­nan­te, ya que cual­quier tra­ba­ja­dor «pue­de con­ta­giar­se du­ran­te el tiem­po que es­tá em­plea­do en la cam­pa­ña».

Así pues, en el Con­sell Co­mar­cal de l’Alt Pe­ne­dès se ha con­vo­ca­do es­te año a re­pre­sen­tan­tes téc­ni­cos del De­par­ta­men­to de Sa­lud de la Ge­ne­ra­li­tat, y en el de la Te­rra Al­ta tam­bién se tra­ba­ja en es­te sen­ti­do.

EFE

Tur­nos de tra­ba­jo de 10-15 per­so­nas y re­gu­lar el trans­por­te, dos de las me­di­das que se pon­drán en mar­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.