Des­cu­bre los mo­ti­vos por los que no te pue­des per­der «Stieg Lars­son, el hom­bre que ju­gó con fue­go»

ES UN AM­BI­CIO­SO TRA­BA­JO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN Y RE­CONS­TRUC­CIÓN DEL QUE LARS­SON ES­TA­RÍA OR­GU­LLO­SO

La Razón (Cataluña) - - LRV - Víctor Es­qui­rol - Ma­drid

Po­coPo­co des­pués de mo­rir, Stieg Lars­son re­vo­lu­cio­nó el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio mun­dial. Tras su pu­bli­ca­ción pós­tu­ma, la sa­ga «Mi­llen­nium» –com­pues­ta por «Los hom­bres que no ama­ban a las mu­je­res», «La chi­ca que so­ña­ba con una ce­ri­lla y un bi­dón de ga­so­li­na» y «La rei­na en el pa­la­cio de las co­rrien­tes de ai­re»– se con­vir­tió en un abrir y ce­rrar de ojos en un bes­tse­ller y, con el tiem­po, en re­fe­ren­te in­elu­di­ble del th­ri­ller nór­di­co mo­derno. En es­ta se­rie do­cu­men­tal el di­rec­tor Hen­rik Georgs­son nos ana­li­za di­cha obra en to­da su di­men­sión y nos acer­ca al apa­sio­nan­te re­co­rri­do vi­tal y pro­fe­sio­nal de la per­so­na que la con­ci­bió.

1 Adic­ti­vo rom­pe­ca­be­zas

Igual que el tra­ba­jo del pro­pio Lars­son –tan­to la cé­le­bre tri­lo­gía co­mo sus ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos–, «El hom­bre que ju­gó con fue­go» se cons­tru­ye a la ma­ne­ra de un adic­ti­vo rom­pe­ca­be­zas, y sus pie­zas son tan­to fo­tos y ví­deos de ar­chi­vo co­mo frag­men­tos de en­tre­vis­tas a per­so­nas cer­ca­nas al es­cri­tor sue­co y clips que re­pro­du­cen y dra­ma­ti­zan con ac­to­res pro­fe­sio­na­les al­gu­nos de los mo­men­tos cla­ve de su vi­da. Es, pues, un am­bi­cio­so tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción y re­cons­truc­ción, y una in­can­sa­ble bús­que­da de la ver­dad de la que, a buen se­gu­ro, su ob­je­to de es­tu­dio se sen­ti­ría or­gu­llo­so.

2 Ar­tis­ta y obra, in­se­pa­ra­bles

Cuan­do ha­bla­mos de Stieg Lars­son, re­sul­ta del to­do im­po­si­ble se­pa­rar al au­tor de su obra. Y, a lo lar­go de sus ho­ras de me­tra­je, la se­rie se de­di­ca a es­ta­ble­cer un diá­lo­go en­tre las co­no­ci­das aven­tu­ras de Mi­kael Blomk­vist y Lis­beth Sa­lan­der –per­so­na­jes prin­ci­pa­les de «Mi­llen­nium»– con la vi­da de su crea­dor has­ta el pun­to de in­vi­tar­nos a po­ner a am­bos per­so­na­jes la eti­que­ta de «al­ter ego». Des­pués de to­do, las tur­bias in­tri­gas pro­ta­go­ni­za­das por ellos fue­ron di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­das por una vi­da de­di­ca­da a com­ba­tir la ca­ra más os­cu­ra de la so­cie­dad sue­ca; la misoginia, el ra­cis­mo y los tics to­ta­li­ta­rios de los que nos ha­bló «Mi­llen­nium» son asun­tos que Lars­son pa­só años in­ves­ti­gan­do co­mo pe­rio­dis­ta.

3 His­to­ria

tam­bién los que ator­men­tan a to­da la Unión Eu­ro­pea, y al mun­do en­te­ro. «El hom­bre que ju­gó con fue­go» de­ja cla­ra la im­por­tan­cia cul­tu­ral de Lars­son al re­tra­tar­lo co­mo una de las pri­me­ras per­so­na­li­da­des que nos ad­vir­tie­ron de la lle­ga­da de la nue­va ola de ul­tra­de­re­cha y po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta que en los úl­ti­mos tiem­pos ha pues­to pa­tas arri­ba los par­la­men­tos del vie­jo con­ti­nen­te. Por eso tie­ne sen­ti­do que, asi­mis­mo, la se­rie ana­li­ce de for­ma in­ci­si­va y di­dác­ti­ca de dón­de pro­ce­de el au­ge de esas fuer­zas y el pe­li­gro que su­po­ne pa­ra los fun­da­men­tos so­bre los que se sus­ten­tan las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas y plu­ra­les mo­der­nas.

4 Olof Pal­me, ca­so abier­to

Inevi­ta­ble­men­te, bue­na par­te del re­la­to ahon­da en la que fue una de las gran­des

Pe­ro los fan­tas­mas que so­bre­vue­lan Sue­cia son LA SE­RIE INS­TA A ES­TAR ATEN­TOS A LA SA­LUD DE­MO­CRÁ­TI­CA DE NUES­TRO EN­TORNO

ob­se­sio­nes de Lars­son: el ase­si­na­to del pri­mer mi­nis­tro sue­co Olof Pal­me en fe­bre­ro de 1986, mien­tras pa­sea­ba con su es­po­sa, que con­vul­sio­nó tan­to a la so­cie­dad de su país co­mo al mo­vi­mien­to so­cia­lis­ta in­ter­na­cio­nal –en su seno, siem­pre se ha afir­ma­do que el aten­ta­do es­tu­vo mo­ti­va­do por ra­zo­nes po­lí­ti­cas–; más de tres dé­ca­das des­pués el ca­so si­gue na­dan­do en un mar de du­das e in­te­rro­gan­tes, y mien­tras se su­mer­ge en él «El hom­bre que ju­gó con fue­go» fun­cio­na a la ma­ne­ra de un im­po­nen­te th­ri­ller de es­pio­na­je, cu­ya efi­ca­cia se ve res­pal­da­da por la pro­fun­da sen­sa­ción de te­rror que ge­ne­ra com­pro­bar una vez más el em­pe­ño de la reali­dad en su­pe­rar a la fic­ción.

5 Un úl­ti­mo aviso

No es­tá de más re­cor­dar que el asom­bro­so éxi­to de «Mi­llen­nium» lle­gó des­pués de la re­pen­ti­na muer­te de Lars­son. Pe­ro, de­ci­mos, el im­pac­to co­mer­cial y cul­tu­ral que sus li­bros tu­vie­ron des­pués de su muer­te no es lo úni­co que lo con­vier­te en un au­tor ade­lan­ta­do a su tiem­po; tam­bién su apa­sio­na­da de­fen­sa de unos prin­ci­pios po­lí­ti­cos que, quién lo ha­bría ima­gi­na­do, aho­ra se ven en pe­li­gro. Por eso, «El hom­bre que ju­gó con fue­go» nos ins­ta a es­tar aten­tos a la sa­lud de­mo­crá­ti­ca de nues­tro en­torno y a no dar­la nun­ca por he­cha, por­que sus enemi­gos siem­pre que­rrán ha­cer­la ar­der.

La se­rie ana­li­za la obra de Stieg Lars­son en to­da su di­men­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.