La fa­mi­lia Ja­nei­ro llo­ra la muer­te de Hum­ber­to, el pa­dre de Je­su­lín, que fa­lle­ce a los 76 años tras una lar­ga en­fer­me­dad

TRAS VA­RIAS SE­MA­NAS IN­GRE­SA­DO, EL PA­TRIAR­CA DE LOS JA­NEI­RO SU­FRIÓ AYER UN FA­LLO MUL­TI­OR­GÁ­NI­CO. A SU LA­DO HA ES­TA­DO CA­MI­LA, LA MU­JER CON LA QUE COM­PAR­TÍA SU VI­DA EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS

La Razón (Cataluña) - - LRV - Ma­drid

La­La viu­da de Hum­ber­to Ja­nei­ro no se lla­ma Car­men Ba­zán, el pa­triar­ca no se ha­bla­ba con su ex mu­jer y ma­dre de sus cua­tro hi­jos. Aun­que se ru­mo­rea que le vi­si­tó en el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Je­rez dos días an­tes de su muer­te, tras en­te­rar­se de que su es­ta­do era crí­ti­co.

Ayer do­min­go, a las tres y me­dia de la tar­de. Hum­ber­to fa­lle­cía a los 76 años, por un fa­llo mul­ti­or­gá­ni­co, de­ri­va­do de unas com­pli­ca­cio­nes mo­ti­va­das por una fuer­te in­fec­ción que le ha­bía afec­ta­do a bue­na par­te de su cuer­po. Pa­de­cía dia­be­tes, una en­fer­me­dad que le ha pa­sa­do fac­tu­ra.

Ca­mi­la y los hi­jos de Ja­nei­ro no te­nían re­la­ción. Na­die les vio jun­tos en es­tos días de hos­pi­tal, y la pri­me­ra siem­pre res­pe­tó el de­re­cho de los hi­jos de Hum­ber­to a en­trar en la UCI an­tes que ella. Siem­pre en un se­gun­do plano, en­tre­ga­da en cuer­po y alma al pa­triar­ca, al que cui­da­ba e in­clu­so ayu­da­ba eco­nó­mi­ca­men­te ya que Ja­nei­ro pa­dre tan so­lo con­ta­ba con una pe­que­ña pen­sión.

A prin­ci­pios de semana, la evo­lu­ción po­si­ti­va del en­fer­mo de­ter­mi­nó que le subie­ran a plan­ta y na­da ha­cía pre­sa­giar el fa­tal desen­la­ce.

Sus hi­jos, Je­su­lín, Vic­tor, Hum­ber­to y Car­men, vi­si­ta­ban a su pro­ge­ni­tor a ho­ras un tan­to in­tem­pes­ti­vas pa­ra no ser fo­to­gra­fia­dos por los pa­pa­raz­zis que es­pe­ra­ban en la puer­ta del hos­pi­tal. Otros fa­mi­lia­res pro­tes­ta­ron por el tra­to de fa­vor, ya que una no­che, se­gún nos cuen­tan, los Ja­nei­ro se pre­sen­ta­ron en la UCI a las on­ce de la no­che. Je­su­lín y Ma­ría Jo­sé re­ci­bie­ron la trá­gi­ca no­ti­cia en su ca­sa de Ar­cos de la Fron­te­ra, y se des­pla­za­ron in­me­dia­ta­men­te has­ta la lo­ca­li­dad je­re­za­na.

Los «je­su­li­nes», co­mo se lla­ma a los her­ma­nos del to­re­ro, no con­tes­ta­ban a lla­ma­das te­le­fó­ni­cas ayer por la tar­de. Por mu­cho que in­ten­ta­mos lo­ca­li­zar­les fue ta­rea im­po­si­ble. To­dos sus mó­vi­les se en­con­tra­ban apagados o fue­ra de co­ber­tu­ra. No quie­ren que se mon­te un «cir­co» con la muer­te de un pa­dre con el que, sin em­bar­go, ape­nas man­te­nían re­la­ción des­de que Hum­ber­to se se­pa­ró en 2003 de su es­po­sa, Car­men Ba­zán.

Co­no­cí a es­te hom­bre con pin­ta de bo­na­chón y ca­rác­ter afa­ble el día del bau­ti­zo de su nie­ta An­dreí­ta, la hi­ja de Je­sús y Be­lén Es­te­ban, en «Am­bi­cio­nes». Era un ti­po sim­pá­ti­co y me co­ló sin más en la fies­ta. No le gus­ta­ba la que con los años se­ría de­no­mi­na­da co­mo «la prin­ce­sa del pue­blo». «Esa chi­ca so­la­men­te bus­ca el di­ne­ro de mi hi­jo», me con­fe­só.

Y en cuan­to pu­do se la qui­tó de en me­dio. Je­su­lín, en­ton­ces, no hu­bie­ra da­do ese pa­so sin la pre­sión de su pa­dre. To­do el re­cha­zo, y el re­ce­lo, que sen­tía por Be­lén, se trans­for­mó en ca­ri­ño ha­cia Ca­mi­la Naranjo, la mu­jer que me­jor le en­ten­día y con la que vi­vió quin­ce años

lle­nos de amor, por más que le pe­se a al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res.

En Pra­do del Rey, el pue­blo en el que la pa­re­ja ha re­si­di­do has­ta que Hum­ber­to fue hos­pi­ta­li­za­do a fi­na­les de ju­lio to­dos sien­ten su «au­sen­cia», era un hom­bre muy que­ri­do que se re­la­cio­na­ba con to­do el mun­do. No te­nía enemi­gos, al con­tra­rio, así lo ase­gu­ra Jo­sé Ma­ría, pa­rro­quiano de uno de los ba­res fa­vo­ri­tos del pa­triar­ca: «Ve­nía al­gu­nas tar­des a to­mar ca­fé y se en­ro­lla­ba con la gen­te con mu­cha sim­pa­tía. Le gus­ta­ba con­tar chis­tes y nun­ca le es­cu­cha­mos ha­blar mal de sus hi­jos. Eso sí, se que­ja­ba de que no ve­nían a ver­le…».

Los co­men­ta­rios so­bre Ca­mi­la son muy po­si­ti­vo. Fuen­tes cer­ca­nas ase­gu­ran que «esa mu­jer le ha he­cho mu­cho bien a Hum­ber­to. Ha es­ta­do a su la­do en to­do mo­men­to. Ima­gi­na­mos có­mo se sen­ti­rá en es­tos mo­men­tos. Se ha muer­to el gran amor de su vi­da, su de­di­ca­ción ha­cia ese hom­bre era ab­so­lu­ta».

Las imá­ge­nes más re­cien­tes nos re­mi­ten a un Hum­ber­to con ca­ra de tris­te­za, apo­ya­do en una mu­le­ta y acom­pa­ña­do de Ca­mi­la. Así le vie­ron días an­tes de in­gre­sar en el hos­pi­tal de­bi­do a una in­fec­ción que co­men­zó en uno de sus pies y se fue pro­pa­gan­do por la pier­na has­ta afec­tar a dis­tin­tos ór­ga­nos de su cuer­po. A pe­sar de su for­ta­le­za, le con­si­de­ra­ban un hom­bre con «una ma­la sa­lud de hie­rro» que fue in­ca­paz de ga­nar­le tiem­po a la muer­te.

Em­pre­sa­rio tau­rino

Hum­ber­to Ja­nei­ro fue el im­pul­sor de la ca­rre­ra tau­ri­na de su hi­jo Je­su­lín de Ubri­que. Em­pre­sa­rio del sec­tor, le con­vir­tió en un au­tén­ti­co ído­lo de ma­sas, pro­ta­go­ni­zan­do in­clu­so sin­gu­la­res ex­pe­rien­cias co­mo lle­nar las pla­zas so­lo de mu­je­res. Hum­ber­to Ja­nei­ro se con­vir­tió al igual que su hi­jo en un per­so­na­je po­pu­lar, asi­duo de los pla­tós de te­le­vi­sión pa­ra ha­blar de los pro­ble­mas fa­mi­lia­res así co­mo de su rup­tu­ra ma­tri­mo­nial. Un pro­ta­go­nis­mo que aca­bó per­dien­do con el tiem­po.

GTRES

El es­ta­do de sa­lud de Hum­ber­to Ja­nei­ro era de­li­ca­do des­de ha­cia tiem­po

Ca­mi­la Naranjo co­no­ció a Hum­ber­to en una tien­da de ma­rro­qui­ne­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.