Cien­cia... Es tiem­po de mi­rar al cie­lo, lle­ga el mo­men­to de las Per­sei­das, pe­ro, ¿sa­be­mos de dón­de vie­ne las es­tre­llas?

LA CO­NO­CI­DA LLU­VIA DE ES­TRE­LLAS AL­CAN­ZA­RÁ SU PI­CO MÁ­XI­MO DE AC­TI­VI­DAD DU­RAN­TE LA NO­CHE DEL 12 AL 13 DE AGOS­TO

La Razón (Cataluña) - - LRV - Jor­di Pe­rey­ra

te­ner es­tos ta­ma­ños tan co­lo­sa­les es que es­tán in­creí­ble­men­te le­jos: aun­que la más cer­ca­na es el Sol, a «só­lo» 150 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, la si­guien­te más pró­xi­ma es­tá aho­ra mis­mo a al­go más de 40 bi­llo­nes de ki­ló­me­tros (unos 4 años-luz). A esas dis­tan­cias, in­clu­so las bo­las de gas más des­co­mu­na­les y bri­llan­tes son pun­ti­tos de luz sus­pen­di­dos en el cie­lo noc­turno a sim­ple vis­ta.

Con es­to quie­ro de­cir que las es­tre­llas que ve­mos en el fir­ma­men­to no pue­den «caer» ha­cia la Tie­rra por­que no só­lo es­tán de­ma­sia­do le­jos co­mo pa­ra que la gra­ve­dad de nues­tro pla­ne­ta las arras­tre ha­cia el sue­lo, sino que, ade­más, al te­ner una ma­sa mu­chí­si­mo ma­yor que la de la Tie­rra, se­rían las es­tre­llas las que nos atrae­rían a no­so­tros ha­cia su su­per­fi­cie in­can­des­cen­te si se en­con­tra­sen lo bas­tan­te

Aun­queAun­que es po­si­ble ver al­gu­na es­tre­lla fu­gaz cual­quier no­che des­pe­ja­da, el he­cho de que exis­ta la cos­tum­bre de pe­dir un de­seo cuan­do ves una ya nos di­ce que se tra­ta de fe­nó­me­nos que son bas­tan­te in­fre­cuen­tes la ma­yor par­te del tiem­po. Sin em­bar­go, hay de­ter­mi­na­das épo­cas del año en las que por la no­che se pue­den lle­gar a ob­ser­var has­ta de­ce­nas de es­tre­llas fu­ga­ces ca­da mi­nu­to.

Una de esas épo­cas es la de la llu­via de es­tre­llas de las Per­sei­das, que, aun­que es­te año du­ra del 17 de ju­lio al 24 de agos­to, al­can­za­rá su pi­co de má­xi­ma ac­ti­vi­dad la no­che del 12 al 13 de agos­to. Aho­ra bien, ¿por qué esos días caen tan­tí­si­mas es­tre­llas fu­ga­ces en com­pa­ra­ción con el res­to del año?

«Es­tre­llas fu­ga­ces» que no son es­tre­llas

Lo pri­me­ro que con­vie­ne acla­rar es que las es­tre­llas fu­ga­ces no son ver­da­de­ras es­tre­llas. Sé que los en­tu­sias­tas de la as­tro­no­mía con­si­de­ra­réis que es­ta in­for­ma­ción es muy obvia, pe­ro, co­mo ocu­rre con cual­quier afi­ción, hay mu­cha gen­te que no pien­sa tan­to en el es­pa­cio en su vi­da dia­ria co­mo vo­so­tros. Yo me di cuen­ta una no­che que es­ta­ba vien­do la llu­via de es­tre­llas de las Per­sei­das con mis ami­gos y uno de ellos pre­gun­tó cuál era la pro­ba­bi­li­dad de que la es­tre­lla que es­ta­ba mi­ran­do en ese mo­men­to fue­ra la si­guien­te en caer.

Si la Tie­rra os pa­re­ce gran­de con sus 12 742 ki­ló­me­tros de diá­me­tro, te­ned en cuen­ta que las es­tre­llas son bo­las de gas in­can­des­cen­te con diá­me­tros de cien­tos de mi­les, mi­llo­nes o in­clu­so cien­tos de mi­llo­nes de ki­ló­me­tros. El mo­ti­vo por el que las es­tre­llas no apa­ren­tan cer­ca. Pe­ro lo que apa­re­ce­ría en el cie­lo si es­to ocu­rrie­ra no se­ría una bre­ve «es­tre­lla fu­gaz». En su lu­gar, el ta­ma­ño de la es­tre­lla en el fir­ma­men­to y la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta in­cre­men­ta­rían día tras días a me­di­da que nos acer­cá­se­mos a la es­tre­lla... Has­ta que la Tie­rra aca­ba­se va­po­ri­za­da.

De to­das ma­ne­ras, no te­néis de qué preo­cu­pa­ros por­que, co­mo de­cía, eso no pue­de ocu­rrir. En reali­dad, lo úni­co que com­par­ten las es­tre­llas «co­rrien­tes» con las es­tre­llas fu­ga­ces es su nom­bre: es­tas bre­ves es­te­las lu­mi­no­sas que se ven por la no­che só­lo son pe­que­ños frag­men­tos de es­com­bros es­pa­cia­les que se de­sin­te­gran en la at­mós­fe­ra a unas po­cas de­ce­nas de ki­ló­me­tros del sue­lo.

Co­mo he­mos co­men­ta­do en otras oca­sio­nes, el

sis­te­ma so­lar es­tá re­ple­to de pe­que­ños frag­men­tos de ma­te­rial es­pa­cial que dan vuel­tas al­re­de­dor del Sol jun­to con los pla­ne­tas. En el sis­te­ma so­lar in­te­rior, la ma­yor par­te de es­tos frag­men­tos son tro­ci­tos de me­tal y ro­ca que pro­vie­ne de as­te­roi­des, aun­que tam­bién hay al­gún que otro pe­da­zo de un co­me­ta e in­clu­so de cuer­pos ce­les­tes más gran­des, co­mo la Lu­na o Mar­te.

La cues­tión es que es­tos frag­men­tos pa­san de vez en cuan­do cer­ca de la Tie­rra a ve­lo­ci­da­des de has­ta 72 ki­ló­me­tros por se­gun­do. Cuan­do es­tos ob­je­tos se aden­tran en la at­mós­fe­ra a ve­lo­ci­da­des tre­men­das es co­mo si se die­ran un «plan­cha­zo» con­tra ella: las mo­lé­cu­las de gas no tie­nen tiem­po de apar­tar­se de su ca­mino y el ai­re se com­pri­me fren­te a ellos, por lo que se ca­lien­ta mu­chí­si­mo. El ai­re a al­ta tem­pe­ra­tu­ra ca­lien­ta la su­per­fi­cie del frag­men­to de ma­te­rial es­pa­cial has­ta la in­can­des­cen­cia y lo va­po­ri­za­rán por com­ple­to du­ran­te la caí­da si es lo bas­tan­te pe­que­ño.

Y eso son pre­ci­sa­men­te las es­tre­llas fu­ga­ces: tro­ci­tos de ma­te­rial ro­ca, me­tal o hie­lo que sue­len me­dir unos po­cos mi­lí­me­tros de diá­me­tro y que se de­sin­te­gran mien­tras atra­vie­san la at­mós­fe­ra a ve­lo­ci­da­des de ki­ló­me­tros por se­gun­do. Sin em­bar­go, ¿por qué la fre­cuen­cia de las es­tre­llas fu­ga­ces in­cre­men­ta en de­ter­mi­na­das épo­cas del año?

Cru­zan­do es­te­las

En las re­gio­nes ex­te­rio­res del sis­te­ma so­lar es­tá lleno de ma­za­co­tes de hie­lo y ro­ca de va­rios ki­ló­me­tros de diá­me­tro, co­mo co­men­té en mi pri­mer ar­tícu­lo pa­ra es­ta sec­ción. De vez en cuan­do, al­gu­na de esas «bo­las de nie­ve su­cias» se pre­ci­pi­ta ha­cia el sis­te­ma so­lar in­te­rior y adop­ta una ór­bi­ta muy ex­cén­tri­ca al­re­de­dor del Sol. A par­tir de ese mo­men­to, el hie­lo que cu­bre es­tos ob­je­tos con­ge­la­dos se su­bli­ma­rá ca­da vez que se acer­quen a

nues­tra es­tre­lla y el gas y el pol­vo que sal­gan des­pe­di­dos de su su­per­fi­cie for­ma­rán una «co­la» tras él que per­du­ra­rá has­ta que vuel­van a ale­jar­se del ca­lor del Sol. Es­tos ob­je­tos que van acom­pa­ña­dos de una es­te­la de es­com­bros son lo que lla­ma­mos co­me­tas.

Pues, bien, cuan­do el hie­lo de los co­me­tas se su­bli­ma, los ga­ses pue­den acu­mu­lar­se ba­jo la su­per­fi­cie y dar lu­gar a cho­rros de gas que lan­zan frag­men­tos de hie­lo y ro­ca al es­pa­cio. Co­mo re­sul­ta­do, los co­me­tas van de­jan­do por allí don­de pa­san una es­te­la de es­com­bros con ta­ma­ños dis­pa­res, aun­que la ma­yor par­te son sim­ples gra­nos de pol­vo.

Si a es­te da­to le aña­di­mos que la ór­bi­ta de al­gu­nos co­me­tas se cru­za con la de la Tie­rra, es fá­cil en­ten­der por qué se ob­ser­van más es­tre­llas fu­ga­ces en unas fe­chas muy con­cre­tas: ca­da vez que la Tie­rra se to­pa con la es­te­la de un co­me­ta a lo lar­go de su ór­bi­ta, la can­ti­dad de ma­te­rial es­pa­cial que se pre­ci­pi­ta a tra­vés de la at­mós­fe­ra au­men­ta du­ran­te las se­ma­nas que tar­da­mos en pa­sar a tra­vés de ella. Y, co­mo po­dréis ima­gi­nar, las no­ches en las que se ven más es­tre­llas fu­ga­ces tie­nen lu­gar cuan­do la Tie­rra atra­vie­sa las re­gio­nes que con­tie­nen una ma­yor con­cen­tra­ción de es­com­bros es­pa­cia­les.

En el ca­so que nos ocu­pa, la llu­via de es­tre­llas de las Per­sei­das tie­ne lu­gar cuan­do la Tie­rra pa­sa a tra­vés de la es­te­la de ma­te­rial que de­ja a su pa­so el co­me­ta 109P/Swif­tTuttle mien­tras se acer­ca al Sol. Es­te año nos aden­tra­re­mos en la re­gión más den­sa de esa nu­be de es­com­bros la no­che del 12 al 13 de agos­to, así que, si que­réis ver bien có­mo ar­den en la at­mós­fe­ra, id a un lu­gar con po­ca con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca y di­ri­gid la vis­ta ha­cia la cons­te­la­ción de Per­seo... O ha­cia el no­roes­te, si la as­tro­no­mía si­gue sin des­per­tar vues­tro in­te­rés.

El pi­co de má­xi­ma ac­ti­vi­dad de las Per­sei­das se al­can­za­rá la no­che del 12 al 13 de agos­to

DREAMS­TI­ME

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.