Ale­jan­dría EL FA­RO CUL­TU­RAL DEL MUN­DO AN­TI­GUO

LA FUN­DÓ ALE­JAN­DRO MAGNO, LA DIO FA­MA CLEO­PA­TRA Y LA PREN­DIÓ FUE­GO JU­LIO CÉSAR. FUE FA­MO­SA POR SUS PA­LA­CIOS, SU FA­RO, ATRAER A LOS SA­BIOS DE TO­DAS LAS PAR­TES DEL MUN­DO Y TE­NER LA BI­BLIO­TE­CA MÁS GRAN­DE JA­MÁS REUNI­DA

La Razón (Cataluña) - - Lrv / Las Siete Ciudades Perdidas Del Mundo Antigu - David Hernández de la Fuen­te

EnEn el año 331 A.C. una in­tui­ción ge­nial lle­vó a Ale­jan­dro III de Ma­ce­do­nia, lla­ma­do El Gran­de, a es­ta­ble­cer una ciu­dad en el Del­ta del Ni­lo. Ya era an­ti­gua la re­la­ción de los grie­gos con el país del Ni­lo, al que mi­ra­ban con una mez­cla de ad­mi­ra­ción, res­pe­to y en­vi­dia y del que se sen­tían en par­te deu­do­res en los pla­nos cul­tu­ral, po­lí­ti­co y re­li­gio­so. Por eso, cuan­do el mo­nar­ca ma­ce­do­nio arri­bó a tie­rras egip­cias co­mo un li­ber­ta­dor fren­te al do­mi­nio per­sa, se hi­zo nom­brar fa­raón y vi­si­tó el fa­mo­so orácu­lo de Zeus Amón en Si­wa, pre­ten­dien­do ca­si ser des­cen­dien­te de aquel dios, hi­zo una pa­ra­da es­tra­té­gi­ca en un lu­gar em­ble­má­ti­co del Del­ta del Ni­lo, si­tua­do en­tre el mar y el la­go Ma­reo­tis y en­cla­va­do de for­ma mag­ní­fi­ca en­tre dos puer­tos. Allí, se­gún nos cuen­ta Plu­tar­co en la «Vi­da» que de­di­có al con­quis­ta­dor ma­ce­do­nio, Ale­jan­dro de­ci­dió fun­dar una de sus mu­chas «Ale­jan­drías», den­tro del re­gue­ro de ciu­da­des que lle­van el nom­bre del mí­ti­co rey y que ja­lo­nan su ru­ta de con­quis­tas por to­do el mun­do co­no­ci­do de aquel en­ton­ces. Sin du­da, es­ta Ale­jan­dría ten­dría ecos muy re­so­nan­tes y el ca­rác­ter vi­sio­na­rio de su fun­da­dor so­lo pue­de com­pa­rar­se aca­so al de los ho­lan­de­ses que com­pra­ron la is­la de Manhattan a los in­dí­ge­nas o, al­go más atrás en el tiem­po, al ge­nial Cons­tan­tino, cuan­do re­fun­dó la vieja Bi­zan­cio con su pro­pio nom­bre. El ca­so es que Plu­tar­co re­fie­re con de­ta­lle la anéc­do­ta de la fun­da­ción de es­ta ciu­dad de Ale­jan­dría «apud Aegy­ptum». Ale­jan­dro man­dó tra­zar el pe­rí­me­tro de sus mu­ros y sus ca­lles con grano de ce­ba­da, al no te­ner la tie­rra ca­li­za que pe­día la vieja cos­tum­bre, pe­ro los pá­ja­ros acu­die­ron y se co­mie­ron to­do lo que ha­bía si­do ver­ti­do. Le­jos de ver es­to co­mo una pro­fe­cía omi­no­sa, los sa­cer­do­tes que acom­pa­ña­ban al mo­nar­ca, que siem­pre su­po ro­dear­se de un gran apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co en cuan­to a te­mas re­li­gio­sos, in­ter­pre­ta­ron el va­ti­ci­nio di­cien­do que aque­lla ciu­dad se­ría ho­lla­da por gen­tes de mu­chas ra­zas y len­guas y que da­ría de co­mer a una enor­me po­bla­ción.

Ciu­dad irre­pe­ti­ble

Y en efec­to, Ale­jan­dría fue la ciu­dad más po­pu­lo­sa de su tiem­po, el fa­ro de to­da la cul­tu­ra he­lé­ni­ca, con una bu­lli­cio­sa y vibrante co­mu­ni­dad ju­día y, pos­te­rior­men­te ro­ma­na y bi­zan­ti­na, has­ta lle­gar al mun­do is­lá­mi­co. Fue una ciu­dad irre­pe­ti­ble y ma­ra­vi­llo­sa que, por des­gra­cia, se per­dió lue­go en la no­che de los tiem­pos. La ac­tual Al-Is­kan­da­ri­ya egip­cia, de unos cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, al­ber­ga en al­gún lu­gar de su in­te­rior y su cos­ta re­ti­ra­da lo que fue otro­ra la an­ti­gua Ale­jan­dría, con sus gran­des ave­ni­das, el Mu­seo y la Bi­blio­te­fue ca, en el com­ple­jo pa­la­cial de los re­yes he­le­nís­ti­cos de Egip­to, los des­cen­dien­tes de Ale­jan­dro por vía de su lu­gar­te­nien­te Pto­lomeo La­go, tam­bién lla­ma­dos Lá­gi­das. Y, por su­pues­to, el pro­pio em­pla­za­mien­to de la mis­te­rio­sa tum­ba de Ale­jan­dro, un mau­so­leo que vie­ron por úl­ti­mo los em­pe­ra­do­res ro­ma­nos que vi­si­ta­ron la ciu­dad en la an­ti­güe­dad tar­día y del que, co­mo de la le­gen­da­ria bi­blio­te­ca, na­da ya se sa­be. El Fa­ro, el do­ble puer­to, las ins­ta­la­cio­nes cul­tu­ra­les y de­por­ti­vas, el Se­ra­peo y otras ma­ra­vi­llas de esa enor­me ciu­dad que des­lum­bra­ra a la an­ti­güe­dad y a sus cro­nis­tas es­tán se­pul­ta­das en al­gún lu­gar des­co­no­ci­do de­ba­jo de la ac­tual ur­be.

La pa­ra­do­ja de es­ta cuar­ta ciu­dad per­di­da de la an­ti­güe­dad es que sa­be­mos más o me­nos dón­de es­tá, por­que ac­tual­men­te se le su­per­po­ne la me­tró­po­lis egip­cia de bu­lli­cio­so im­pul­so. Pe­ro tam­bién pre­ci­sa­men­te por ello es tan di­fí­cil sa­car­la a la luz, aun­que al­gu­nos ves­ti­gios de su glo­ria se pue­den ver hoy en el mu­seo arqueológi­co de la ciu­dad. El tra­za­do de la cos­ta ha cam­bia­do mu­cho y las ca­pas su­ce­si­vas de cons­truc­cio­nes y tie­rra han se­pul­ta­do pa­ra siem­pre aque­lla fas­tuo­sa ca­pi­tal de los Pto­lo­meos, que

en­co­mia­da sin pa­ran­gón des­de la épo­ca de Ale­jan­dro has­ta in­clu­so des­pués de la con­quis­ta ára­be, en el si­glo VII. La gran es­pe­ran­za y la he­rra­mien­ta que es­tá dan­do fru­tos muy pro­me­te­do­res es la ar­queo­lo­gía sub­ma­ri­na, que ha re­ve­la­do al­gu­nos de los mis­te­rios de la vieja Ale­jan­dría, que re­po­san en el fon­do del Me­di­te­rrá­neo. Se han res­ca­ta­do, por ejem­plo, 36 frag­men­tos del fa­ro, que se han tras­la­da­do al tea­tro ro­mano de la ciu­dad, así co­mo es­ta­tuas e ins­crip­cio­nes y un ce­men­te­rio de bar­cos con va­rios pe­cios muy re­ve­la­do­res del ri­co co­mer­cio de la ciu­dad. Las por­ten­to­sas rui­nas sub­acuá­ti­cas, que han so­bre­vi­vi­do a te­rre­mo­tos tar­doan­ti­guos y me­die­va­les, han su­ge­ri­do a las au­to­ri­da­des la ne­ce­si­dad de cons­truir un mu­seo que las al­ber­gue. El fu­tu­ro nos de­pa­ra­rá sin du­da ha­llaz­gos ex­tra­or­di­na­rios que ya han em­pe­za­do a sur­gir más allá de la atrac­ti­va «cor­ni­che» que re­co­rre el pa­sean­te ac­tual, y en la que se pue­de ver la nue­va Bi­blio­te­ca. Por eso, con jus­ti­cia, po­de­mos cla­si­fi­car a es­ta ciu­dad de Ale­jan­dro, aque­lla que pro­fé­ti­ca­men­te fue fun­da­da pa­ra ali­men­tar a tan­tas bo­cas, co­mo la cuar­ta de las me­tró­po­lis de la an­ti­güe­dad per­di­das y res­ca­ta­das.

DE­BA­JO DE LA AC­TUAL CIU­DAD ES­TÁN SUS AVE­NI­DAS, SUS BI­BLIO­TE­CA Y LA TUM­BA DE ALE­JAN­DRO LAS RUI­NAS SUB­ACUÁ­TI­CAS SON TAN­TAS Y TAN RI­CAS QUE SE ES­TÁ PEN­SAN­DO EN HA­CER UN MU­SEO

Re­cons­truc­ción de la bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría de O. Von Cor­ven que se ba­só en las evi­den­cias ar­queo­ló­gi­cas que te­nían en el si­glo XIX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.