SÁN­CHEZ EVI­TA QUE «OKUPEN» DO­ÑA­NA Y EN­RI­QUE PON­CE RE­JU­VE­NE­CE

La Razón (Cataluña) - - Lrv / Aquel Verano Sin Mascarilla -

En­ri­queEn­ri­que Pon­ce vi­ve en la vo­rá­gi­ne que so­lo se al­can­za li­be­ra­do de vie­jas cos­tum­bres y mon­ta­do en la má­qui­na del tiem­po: ha re­tro­ce­di­do trein­ta años y besa la­bios fres­cos ca­ra al sol. Ha ga­na­do no­via jo­ven y, de pa­so, a to­da la pan­da de la no­via jo­ven. He­cho un cha­val es­tre­na vi­da nue­va, fies­tas en la pis­ci­na a rit­mo de re­gue­tón (to­dos pe­ga­dos, que le den a la dis­tan­cia so­cial), ri­sas y buen ro­lli­to. Ha pa­sa­do de la ho­ra del té al mo­ji­to, del «có­mo es­tá us­ted, se­ño­ra» al «me mo­las un hue­vo, tía». A otros les da por po­ner­se pe­lo o en­gan­char­se a la via­gra. Aho­ra En­ri­que pe­rrea: «Cam­bio ca­rro­zas por jo­ven­ci­tos/ me veo in­mor­tal y be­llo / ce­le­bra­mos fies­tas jun­ti­tos/ y al vi­rus lo des­ca­be­llo». Mien­tras, Pe­dro Sán­chez no so­lo per­si­gue ré­cords de aplau­sos: tam­bién ba­te ré­cords de al­tos car­gos. Ya cuen­ta con 732, sin con­tar a la nue­va se­cre­ta­ria de Es­ta­do de Sa­ni­dad, Sil­via Ca­zón. Éra­mos po­cos y pa­rió la abue­la mon­clo­vi­ta. «¡Co­ló­ca­nos a to­dos!», le gri­ta­ban a Juan Gue­rra, el her­mano de Alfonso, por las ca­lles de Se­vi­lla.

En tiem­pos de rui­na y te­tas de si­li­co­na, el es­pa­ñol se ti­ra co­mo be­bé fu­rio­so a la ubre del Es­ta­do. Cuen­tan las len­guas avie­sas que, te­me­ro­so de que cuan­do va­ya de va­ca­cio­nes se en­cuen­tre «oku­pa­do» el pa­la­cio de Do­ña­na, el pre­si ha en­via­do un mon­tón de ase­so­res y al­tos car­gos pa­ra que vi­gi­len el lu­gar. Así evi­ta lo que su­pon­dría el gran pi­to­rreo na­cio­nal de agos­to, apar­te del tra­go de te­ner que lla­mar a Ada Co­lau pa­ra que le ase­so­re en el desahu­cio.

Exis­te otro te­mor: los mos­qui­tos que ha­ce dos años le hi­cie­ron la vi­da im­po­si­ble a la fa­mi­lia. Aho­ra lle­va­rán re­pe­len­tes y pul­se­ras, pe­ro, por si las mos­cas, pa­re­ce que el pre­si va a en­viar an­tes a la epi­de­mió­lo­ga Ca­zón y al gen­dar­me Eduardo Gran­de Mar­las­ka pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción. Se­rá por al­tos car­gos, ase­so­res y ex­per­tos. Mi ve­ci­na Asun, la del áti­co, que siem­pre se en­te­ra a me­dias, me di­ce que ha oí­do que el Rey Emé­ri­to se ha ins­ta­la­do en la Ca­sa de Cam­po. «Di­go yo –co­men­ta– que de­be­ría ha­ber ele­gi­do el Re­ti­ro, que es más se­gu­ro. Por­que lo úni­co que le fal­ta a Don Juan Car­los es que le atra­quen los «me­nas» que an­dan por allí,

¿no?».

PE­DRO SÁN­CHEZ NO SO­LO PER­SI­GUE RÉ­CORDS DE APLAU­SOS: TAM­BIÉN BA­TE RÉ­CORDS DE AL­TOS CAR­GOS. YA CUEN­TA CON 732, SIN CON­TAR A LA NUE­VA SE­CRE­TA­RIA DE ES­TA­DO DE SA­NI­DAD, SIL­VIA CA­ZÓN. ÉRA­MOS PO­COS Y PA­RIÓ LA ABUE­LA MON­CLO­VI­TA. «¡CO­LÓ­CA­NOS A TO­DOS!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.