El mis­te­rio­so ro­bo de un he­li­cóp­te­ro en Cuen­ca

La Razón (Cataluña) - - Tv Y Comunicaci­ón - Jo­sé Agua­do Uli­ses Fuen­te Est­her S. Sie­tei­gle­sias Ja­vier Ors

Es­teEs­te 2020 va de­jan­do ti­tu­la­res pro­pios de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción, de ci­ne apo­ca­líp­ti­co -o peor-. A lo lar­go de es­tos úl­ti­mos me­ses, uno ha tenido que tra­gar sa­li­va o pes­ta­ñear dos ve­ces an­tes de asu­mir que lo que es­ta­ba le­yen­do era real y no una exa­ge­ra­ción, un chisme de pue­blo o un bu­lo. «Un ja­ba­lí ro­ba un por­tá­til a un hom­bre des­nu­do que to­ma­ba el sol en un par­que», leí el vier­nes en la Pren­sa ger­ma­na. Y ob­via­men­te pin­ché pa­ra sa­ber si era una cer­te­za. Las imá­ge­nes del nu­dis­ta per­si­guien­do al cer­do sal­va­je con la bol­sa de su or­de­na­dor ama­ri­lla otor­ga­ron de au­ten­ti­ci­dad al ti­tu­lar. ti­tu­lar. Es 2020, y aun­que pen­se­mos que el mun­do se ha con­ge­la­do, es­te año to­do pue­de ocu­rrir.

Es­pa­ña tam­po­co se que­da­ba cor­ta el vier­nes en su do­sis de noticias «cu­rio­sas». «Ro­ban un he­li­cóp­te­ro con­tra in­cen­dios en Cuen­ca» y ho­ras des­pués: «Lo­ca­li­za­do en buen es­ta­do en Cór­do­ba el he­li­cóp­te­ro ro­ba­do en Cuen­ca».

Lle­var­se un Bell 412 no es co­mo ro­bar un mo­no­pa­tín en una te­rra­za o «qui­tar un ca­ra­me­lo a un ni­ño». Más, si se rea­li­za un vue­lo noc­turno. No to­do el mun­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra tal ta­rea y me­nos pa­ra ha­cer 400 ki­ló­me­tros sin lla­mar la aten­ción du­ran­te la ma­dru­ga­da. A las 3:50 de la ma­ña­na, en la Bri­ga­da de Re­fuer­zo de Ex­tin­ción In­cen­dios Fo­res­ta­les (BRIF) de la ba­se de Pra­do de los Es­qui­la­do­res, en la se­rra­nía de Cuen­ca, in­for­ma­ban del hur­to del he­li­cóp­te­ro en sus ins­ta­la­cio­nes. Ho­ras des­pués, la Guar­dia Ci­vil lo­ca­li­za­ba la ae­ro­na­ve, fa­bri­ca­da en Bab­cock In­ter­na­tio­nal, «en buen es­ta­do» y sin un ras­gu­ño en una fin­ca en Fuen­te Obe­ju­na, Cór­do­ba. Los la­dro­nes lo es­con­die­ron en un pa­jar, ba­jo una enor­me lo­na de plás­ti­co pa­ra evi­tar los avis­ta­mien­tos des­de el ai­re y las fo­to­gra­fías sa­te­li­ta­les. Sin em­bar­go, el lien­zo es­ta­ba ro­to, por lo que lla­mó la aten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res. Lo que más preo­cu­pa a las au­to­ri­da­des, no es so­lo que el ro­bo es­tu­vie­ra pla­nea­do al mi­lí­me­tro, sino la enor­me ex­pe­rien­cia de vue­lo de los ca­cos. Ade­más de sa­ber pi­lo­tar un Bell 412 en ple­na no­che y sin le­van­tar sos­pe­chas, lo­gra­ron des­ac­ti­var el sis­te­ma de se­gui­mien­to. Por lo que al igual que los ca­sos de co­ro­na­vi­rus en Es­pa­ña, el ras­treo de la ae­ro­na­ve re­sul­ta­ba im­po­si­ble. La hi­pó­te­sis de que los la­dro­nes co­no­cen al de­di­llo los en­tre­si­jos de la ci­ber­se­gu­ri­dad de los sis­te­mas de vue­los da mie­do; que re­sul­te de­ma­sia­do fá­cil des­ins­ta­lar­los, aún más.

Asi­mis­mo, los la­dro­nes pu­die­ron re­pos­tar en la ba­se de Cuen­ca an­tes de em­pren­der el rum­bo ha­cia Cór­do­ba. Por de­cen­cia o pa­ra pa­sar más des­aper­ci­bi­dos, qui­ta­ron el con­te­ne­dor de agua, que se uti­li­za en las la­bo­res de ex­tin­ción de in­cen­dios. Lo que a mu­chos les pue­de pa­re­cer una no­va­ta­da, o una bro­ma de bo­rra­chos, po­dría aca­bar re­la­cio­na­do con el nar­co en nues­tro país. Tal vez fue­ra la pre­pa­ra­ción de una fu­ga de un im­por­tan­te lí­der de un cár­tel de una cár­cel es­pa­ño­la.

To­do pue­de pa­sar en 2020. O eso, o nues­tra vi­da ex­te­rior se ha fre­na­do tan­to por la co­vid-19 que ya ima­gi­na­mos pe­lí­cu­las emo­cio­nan­tes has­ta en las noticias.

Ima­gen de la ae­ro­na­ve sus­traí­da en la ba­se de Cuen­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.