La Razón (Cataluña)

Sánchez toma carrerilla

- Julián Cabrera

DecíaDecía Jorge Valdano que el fútbol es un estado de ánimo, aseveració­n tan cierta como que una carambola del balón en el último minuto, una expulsión o un penalti pueden dar un vuelco total al partido, «es la grandeza de este deporte» dicen los entendidos. Pero si existe algo equiparabl­e a la hora de mostrar bandazos en los estados de ánimo, sin duda alguna eso es la política ofreciéndo­nos todo un muestrario de como pueden cambiar de barrio en tan solo un par de días las melancolía­s y las euforias desatadas. Pablo Casado en su todavía corta trayectori­a al frente del PP puede dar buena fe de ello. Sabe lo que es descender a los infiernos de 66 escaños en unas elecciones generales –foto de funeraria incluida junto a Suárez Illana la noche electoral– y volver a respirar consolidán­dose como referencia de la oposición al repetirse las elecciones y mediando la semi desintegra­ción de Ciudadanos, por no hablar de un descalabro en las autonógobe­rnar, micas catalanas que parecía enterrar al presidente popular y el posterior éxito madrileño del «4-M» que volvía a desenterra­rlo. Pedro Sánchez también sabe mucho de estar arriba y abajo desde sus inicios al frente del PSOE pasando por las giras al volante de un Peugeot, pero es ahora, ya en la Moncloa y sufriendo los varapalos propios de algunos clamorosos errores en la gestión del gobierno, con las encuestas situando por primera vez en cinco años al PP como primera fuerza política y con posibilida­des del cuando el presidente del ejecutivo ha vuelto a experiment­ar esos sutiles movimiento­s a veces de efecto mariposa que hacen pensar en revertir la situación justo cuando entramos en la fase decisiva de la liga continuand­o con términos futbolísti­cos.

El éxito del candidato «sanchista» Espadas sepultando políticame­nte a Susana Díaz en las primarias andaluzas sumado a lo que ya se considera nuevo escenario tras un «Colón-2» cuyo golpe ha sido absorbido por el airbag del gobierno o la lenta lluvia fina a la hora de familiariz­ar a la feligresía propia con los indultos abren una etapa que pretende dar por superado el momento de debilidad política y a la que se buscan «fotos» para la esperanza como la de Von der Leyen, hada madrina de los dineros europeos a falta de una imagen junto a Biden que salió velada. A partir de septiembre las encuestas –excluidas claro está las de Tezanos– ya sí empezarán a ser indicativa­s. Veremos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain