Gé­no­va pre­pa­ra el asal­to al PP vas­co y re­cu­pe­rar el «al­ma du­ra»

Re­no­va­ción te­rri­to­rial pen­dien­te En Ma­drid am­bi­cio­nan abrir una nue­va eta­pa sos­te­ni­da en un per­fil del «al­ma du­ra», co­mo el de Fan­jul o Ar­cauz. El mo­de­ra­do Sém­per de­ja la política

La Razón (Madrid) - - Portada - Car­men Mo­ro­do - Ma­drid

El PP vas­co es­tá en la mi­ra de Gé­no­va. Pa­blo Ca­sa­do man­tie­ne una po­si­ción de con­vi­ven­cia ama­ble, den­tro de la co­rrec­ción política, que se han sal­ta­do otros de sus co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos, co­mo la por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, Ca­ye­ta­na Ál­va­rez de To­le­do. Pe­ro en el nú­cleo de la di­rec­ción po­pu­lar creen que con­vie­ne abrir una nue­va eta­pa en la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal que ten­ga co­mo re­fe­ren­te el per­fil de Beatriz Fan­jul, re­cién ate­rri­za­da en el Con­gre­so co­mo dipu­tada por Viz­ca­ya. Otro «del­fín», más or­to­do­xo, es Íñigo Ar­cauz, del PP de Gui­púz­coa. Fan­jul es re­pre­sen­tan­te del dis­cur­so más con­tun­den­te, de la eti­que­ta­da co­mo «ala du­ra», en sin­to­nía con los «ba­ro­nes» de la cuer­da de Pa­blo Ca­sa­do y, so­bre to­do, en sin­to­nía con la «nú­me­ro tres» en el par­ti­do, la por­ta­voz par­la­men­ta­ria.

Gé­no­va cree que en la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal vas­ca con­vie­ne un cam­bio de ai­res, abrir una nue­va eta­pa igual que hi­cie­ron en Ca­ta­lu­ña con la de­sig­na­ción de Ale­jan­dro Fer­nán­dez co­mo pre­si­den­te del par­ti­do en sus­ti­tu­ción de Xa­vier García Al­biol. Es­tá por ver si con­se­gui­rán im­po­ner es­te re­le­vo en la es­truc­tu­ra re­gio­nal vas­ca, pe­ro ya han ido apro­ve­chan­do las po­si­bi­li­da­des que han te­ni­do a su al­can­ce pa­ra co­lo­car a fie­les en pues­tos de re­lie­ve. Al­fon­so Alonso es uno de los po­cos ba­ro­nes «ma­ria­nis­tas» o«s ora yist as »– apos­tóp or­la ex vi­ce­pre­si­den­ta Sor ayaSáenz de San­ta ma­ría en el pro­ce­so su­ce­so­rio–que ha con­se­gui­do so­bre­vi­vir a la nue­va eta­pa. Si bien es el «peón» más dé­bil por sus re­sul­ta­dos elec­to­ra­les y por­que no tie­ne man­do en pla­za, a di­fe­ren­cia de otros re­pre­sen­tan­tes de la lí­nea mo­de­ra­da y con­ti­nuis­ta con la eta­pa de Ra­joy, co­mo el pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo, o el pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía,

Juan Ma­nuel Mo­reno.

Ayer se ofi­cia­li­zó la de­ci­sión del pre­si­den­te del PP de Gui­púz­coa, Bor­ja Sém­per, de aban­do­nar la política por mo­ti­vos per­so­na­les, co­mo él ex­pli­có en una com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca, aun­que de tras­fon­do tam­bién que­dó cons­tan­cia de su dis­tan­cia­mien­to con la lí­nea ofi­cial del PP y con los pa­rá­me­tros de con­fron­ta­ción y bron­ca en los que se mue­ve la política en la ac­tua­li­dad.

Ca­sa­do tie­ne to­da­vía que ju­gar la par­ti­da de cul­mi­nar la re­no­va­ción te­rri­to­rial en los con­gre­sos re­gio­na­les y pro­vin­cia­les que el lar­go pro­ce­so elec­to­ral ha ido re­tra­san­do. Se­gún los Es­ta­tu­tos, pri­me­ro de­be ce­le­brar­se el Con­gre­so Na­cio­nal, y a con­ti­nua­ción los de­más. Pre­ci­sa­men­te las can­di­da­tu­ras elec­to­ra­les, las ge­ne­ra­les, au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, ya le ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de ir ajus­tan­do el po­der or­gá­ni­co a la nue­va eta­pa, pe­ro aho­ra fal­ta es­te úl­ti­mo «im­pul­so» te­rri­to­rial. El úl­ti­mo cón­cla­ve na­cio­nal fue el de la su­ce­sión, en ju­lio de 2018, cuan­do se de­ci­dió el re­le­vo de Ma­riano Ra­joy.

En el ca­so vas­co la nue­va di­rec­ción po­pu­lar im­pu­so a sus can­di­da­tos pa­ra el 10-N fren­te a las re­co­men­da­cio­nes de Alonso. Así, en Viz­ca­ya y Gui­púz­coa vol­vie­ron a en­ca­be­zar las lis­tas Beatriz

Fan­jul e Íñigo Ar­cauz. Co­mo di­cen en el par­ti­do vas­co, dos «san­gi­lis­tas re­co­no­ci­dos», en alu­sión a la ex pre­si­den­ta Ma­ría San Gil. Es­tán tam­bién en la lí­nea, por tan­to, del ex mi­nis­tro del In­te­rior Jai­me Ma­yor Ore­ja y del PP vas­co iden­ti­fi­ca­do con Az­nar.

Gé­no­va tam­bién im­pul­só co­mo «nú­me­ro uno» por Ála­va a Ma­ri­mar Blan­co, her­ma­na de Miguel Ángel Blan­co, con­ce­jal del PP en Ermua ase­si­na­do por ETA en 1997. Alonso y quien ayer anun­ció la mar­cha de la política, Sém­per, re­pre­sen­tan un al­ma an­ta­gó­ni­ca con la de los par­ti­da­rios de San Gil. Por tan­to, en esas can­di­da­tu­ras Ca­sa­do ya po­ten­ció en las lis­tas a di­ri­gen­tes que des­en­to­na­ban con la vo­lun­tad de la di­rec­ción re­gio­nal re­pre­sen­ta­da por Alonso, Sém­per o Iña­ki Oyar­zá­bal, pre­si­den­te del par­ti­do en Ála­va.

Una prue­ba de ello fue la con­tes­ta­ción a la de­sig­na­ción de la di­ri­gen­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes Beatriz Fan­jul co­mo can­di­da­ta que se de­jó sen­tir en el PP de Viz­ca­ya. Pe­ro ella re­pre­sen­ta me­jor que na­die el cam­bio que bus­ca el PP na­cio­nal pa­ra el País Vas­co. Ca­sa­do tam­bién es ami­go per­so­nal de Ar­cauz, el ele­gi­do por Gui­púz­coa, y a quien hay quie­nes ven co­mo fu­tu­ro can­di­da­to pa­ra ocu­par el pues­to de Alonso y ha­cer­se con el con­trol del PP re­gio­nal. Ar­cauz, por cier­to, no ha es­con­di­do nun­ca su en­fren­ta­mien­to con Sém­per.

Otro ejem­plo de có­mo Ca­sa­do ha ido apro­ve­chan­do las po­si­bi­li­da­des que te­nía pa­ra amol­dar el PP vas­co a su ima­gen es la ne­ga­ti­va a asu­mir la apues­ta de Alonso por el ve­te­rano Ja­vier de An­drés co­mo sus­ti­tu­to de Ja­vier Ma­ro­to en la lis­ta de Ála­va. Gé­no­va blin­dó la can­di­da­tu­ra de Ma­ri­mar Blan­co, a sa­bien­das de que su sim­bo­lis­mo en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo des­ac­ti­va­ba por com­ple­to cual­quier po­si­ción crí­ti­ca den­tro de la or­ga­ni­za­ción re­gio­nal.

Sém­per agra­de­ció ayer a Ca­sa­do y a su par­ti­do su ge­ne­ro­si­dad pa­ra acep­tar su de­ci­sión de de­jar to­dos sus car­gos pa­ra pa­sar a la ac­ti­vi­dad pri­va­da y tra­ba­jar en una con­sul­to­ra en Ma­drid, don­de re­si­de su fa­mi­lia. La re­nun­cia la ha­rá efec­ti­va en las pró­xi­mas dos se­ma­nas.

En una com­pa­re­cen­cia de­fen­dió que un par­ti­do po­lí­ti­co no es una sec­ta y tam­bién abo­gó por la mo­de­ra­ción, con la que cree que de­be se­guir iden­ti­fi­cán­do­se el PP. Lle­va 26 años de mi­li­tan­cia en el PP vas­co, que de­ja sien­do por­ta­voz en la Cá­ma­ra vas­ca y con­ce­jal en el Ayun­ta­mien­to de San Se­bas­tián.

El di­ri­gen­te vas­co Bor­ja Sém­per anun­ció ayer que aban­do­na la política pa­ra de­di­car­se a la ac­ti­vi­dad pri­va­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.