Be­ne­dic­to XVI or­de­na re­ti­rar su nom­bre del li­bro del ce­li­ba­to

Ha ga­na­do el Pre­mio Stre­ga 2019 por «M. El hi­jo del si­glo» (Al­fa­gua­ra), la pri­me­ra par­te de una tri­lo­gía de no­ve­las do­cu­men­ta­les so­bre Be­ni­to Mus­so­li­ni. Un re­tra­to fe­roz, sin un ápi­ce de fic­ción, pe­ro con el pul­so de una no­ve­la que mues­tra, en es­te vo­lu­me

La Razón (Madrid) - - Portada - J. ORS

«Mus­so­li­ni«Mus­so­li­ni era un hom­bre hue­co, que no te­nía ideas pro­pias ni prin­ci­pios ni es­tra­te­gias ni sa­bía lo que era la leal­tad. An­tes ha­bía si­do so­cia­lis­ta, des­pués fas­cis­ta, po­co an­tes de de­fen­der la in­ter­ven­ción bé­li­ca, pa­ci­fis­ta, era an­ti­cle­ri­cal, se co­mía a los cu­ras, es­cri­bía pa­la­bras in­fla­ma­das en su dia­rio pa­ra apo­yar la em­pre­sa de D’An­nun­zio en Fiu­me, pe­ro tam­bién lo trai­cio­na­ba dan­do su apo­yo a los ad­ver­sa­rios. Ten­de­mos a pen­sar en él en los años trein­ta, aso­ma­do a un bal­cón, con una idea del fas­cis­mo, con una idea de que­rer re­edu­car a los ita­lia­nos, a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, con una vi­sión a lar­go pla­zo, pe­ro en 1919, 1920 y 1921, era el ar­que­ti­po de to­dos los lí­de­res po­pu­lis­tas, que no po­seía una vi­sión pro­pia, que apren­de de lo que es­cu­cha a la gen­te en las pla­zas y los mer­ca­dos. Era co­mo el agua, que to­ma la for­ma de la va­si­ja que la con­tie­ne, que si­gue a las ma­sas, sus ba­jos ins­tin­tos, que no la pre­ce­de. De­cía que era el hom­bre de ma­ña­na, ese que lle­ga­ba jus­to un po­qui­to des­pués. Que se­cun­da al res­to. Es­to es lo que sor­pren­de de Mus­so­li­ni».

«Bi­pen­sa­mien­to»

An­to­nio Scu­ra­ti, Ná­po­les, 1969, pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra Con­tem­po­rá­nea en Mi­lán, es­pe­cia­lis­ta en len­gua­je de la gue­rra y la vio­len­cia, se ha con­ver­ti­do en una es­tre­lla de las letras en su país. Con «M. El hi­jo del si­glo» (Al­fa­gua­ra) ha ga­na­do el Pre­mio Stre­ga 2019. Es una «no­ve­la do­cu­men­tal». La pri­me­ra par­te de una tri­lo­gía so­bre el Du­ce. Una ver­da­de­ra in­mer­sión en la bio­gra­fía, el pen­sa­mien­to, la psi­co­lo­gía del lí­der del fas­cis­mo. Un li­bro río. Al­go que de­ja ex­haus­to por la den­si­dad y por la fas­ci­na­ción que ejer­ce su es­cri­tu­ra. Es co­mo asis­tir a la di­sec­ción de un hom­bre, pro­ba­ble­men­te, de la his­to­ria.

–Vio­len­to y co­bar­de, cha­que­te­ro, mu­je­rie­go y pu­te­ro. Pe­ro lue­go, Mus­so­li­ni ven­día otro men­sa­je.

–Pe­ro yo nun­ca usa­ría la pa­la­bra hi­po­cre­sía con él. No es una cues­tión de men­ti­ras. No es tan sen­ci­llo. Es, co­mo di­ría Or­well, «bi­pen­sa­mien­to». Él lo­gra se­du­cir a las ma­sas pa­ra que acep­ten un pen­sa­mien­to con­tra­dic­to­rio. Hoy pue­do de­cir es­to y ma­ña­na lo pue­do des­men­tir. Con él, las pa­la­bras pier­den el an­cla­je con la rea­li­dad. Las lle­va a una di­men­sión mí­ti­ca, pro­pa­gan­dís­ti

ca, a la emo­ción. En re­la­ción con la mo­ra­li­dad, en el cen­tro del mi­to de Mus­so­li­ni es­tá el pria­pis­mo, la su­pues­ta po­ten­cia se­xual. Los ita­lia­nos lo ido­la­tra­ban por eso. El he­cho de que tu­vie­ra aman­tes for­ma­ba par­te de su le­yen­da. Aun­que fue­ran pros­ti­tu­tas. El hom­bre fas­cis­ta, el va­rón fas­cis­ta, te­nía una re­la­ción con las mu­je­res de con­quis­ta mi­li­tar. Las so­me­tía. Es­ta era su na­rra­ti­va. Des­de su na­rra­ti­va, no ha­bía nin­gún res­pe­to por la mu­jer co­mo per­so­na au­tó­no­ma, in­de­pen­dien­te, y no te­nía in­te­rés por la se­xua­li­dad fe­me­ni­na. Mus­so­li­ni es­cri­be: «Nin­gu­na mu­jer po­drá sen­tir­se bien en la in­ti­mi­dad con­mi­go por­que des­pués de go­zar­la, me atrae la ima­gen de mi som­bre­ro». O sea, que lo que quie­re es lar­gar­se in­me­dia­ta­men­te. Pa­ra ellos era una de­mos­tra­ción de su po­ten­cia viS­cu­ra­ti ril. Pe­ro las mu­je­res no le in­tere­sa­ban. So­lo eran un ins­tru­men­to de go­ce.

–¿Tra­ta­ba igual a las ma­sas, co­mo al­go que do­mi­nar?

–Exac­ta­men­te igual. De he­cho, de­cía que la ma­sa era fe­me­ni­na y te­nía que ser do­mi­na­da. Ellos des­pre­cia­ban la de­mo­cra­cia. Pien­sa que Mus­so­li­ni, en es­tos años, los com­pren­di­dos en­tre 1919 y 1921, no ha­ce más que pro­pa­gan­da con­tra la ma­sa, con­tra el par­la­men­to. Es si­mi­lar a la que ha­cen hoy esos mo­vi­mien­tos po­pu­lis­tas que ase­gu­ran que la de­mo­cra­cia era inep­ta, que no lo­gra to­mar de­ci­sio­nes, que no re­suel­ve los pro­ble­mas. Él lla­ma­ba «mo­mias» a los par­la­men­ta­rios. De­cía que era un mun­do de­cré­pi­to, can­sa­do. Ase­gu­ra que la de­mo­cra­cia de­be ser aba­ti­da, sus­ti­tui­da, so­me­ti­da, co­mo la mu­jer.

re­cha­za el re­tra­to to­tal: el hom­bre en su his­to­ria. Con to­da la his­to­ria: la so­cial, la política, la emo­cio­nal. Pa­ra en­ten­der a la per­so­na, hay que en­ten­der su épo­ca. Ahí es­tán los sol­da­dos re­sen­ti­dos, la bur­gue­sía de­ca­den­te, el mie­do, la des­orien­ta­ción...

–¿Qué pa­pel jugó el ren­cor que de­ja la his­to­ria en la so­cie­dad en el au­ge de Mus­so­li­ni?

–Es fun­da­men­tal. De he­cho, la cla­ve. En 1919, Ita­lia era un país de ven­ce­do­res. Ha­bían de­rro­ta­do a los ale­ma­nes, su enemi­go na­tu­ral. Pe­ro D’An­nun­zio, el maes­tro de Mus­so­li­ni y un gran maes­tro de la pro­pa­gan­da, a tra­vés de su ora­to­ria ge­nial, for­ja el tér­mino «vic­to­ria mu­ti­la­da» por el Tra­ta­do de Ver­sa­lles. Eso que el pue­blo de ven­ce­do­res se sien­te ven­ci­do. Han ga­na­do la con­tien­da, pe­ro se sien­te per­di­da. Mus­so­li­ni

Hoy no acep­ta­mos la vio­len­cia co­mo en el fas­cis­mo por­que aho­ra no exis­ten hom­bres vio­len­tos en nues­tra so­cie­dad»

ahon­da en esa grie­ta, en­san­cha la he­ri­da. Ellos ha­blan de los sen­ti­mien­tos, de la ac­ción, no de la es­pe­ran­za, el pro­gre­so. Al re­vés, pre­fie­ren men­cio­nar la de­silu­sión, la trai­ción. Es­tar ame­na­za­do ge­ne­ra sen­ti­mien­tos más fuer­tes que las pa­sio­nes po­si­ti­vas.

–Eso me sue­na. Hoy tam­bién es mo­ne­da co­rrien­te.

–No te­mo el re­torno del fas­cis­mo, las per­so­nas con ca­mi­sas ne­gras y que ha­cen el sa­lu­do fas­cis­ta... esos son una mi­no­ría.

–¿Qué te­me en­ton­ces?

–El pe­li­gro en las gran­des ma­sas son las per­so­nas con bue­nas in­ten­cio­nes, los tra­ba­ja­do­res que no tie­nen nos­tal­gia del na­zis­mo o el fas­cis­mo, que no pe­ga­rían a na­die, pe­ro que es­tán muy dis­pues­tos a sa­cri­fi­car las con­quis­tas de­mo­crá­ti­cas por una pro­me­sa de pro­tec­ción. Es lo que ha­cía

Mus­so­li­ni: con­se­guía que pre­va­le­cie­ra la me­lan­co­lía so­bre la es­pe­ran­za. Lue­go, tam­bién, lo que ha­cía era dar un enemi­go al pue­blo. No mu­chos. Uno so­lo. Pa­ra sim­pli­fi­car la rea­li­dad. La gen­te es­ta­ba per­di­da, des­orien­ta­da. Él la asien­ta en la se­gu­ri­dad y les se­ña­la a los so­cia­lis­tas, la ame­na­za de la re­vo­lu­ción so­vié­ti­ca.

–Se­gún lo di­ce, pa­re­ce que ha­bía ha­bía al­go más pe­li­gro­so.

–Sí, por­que apun­ta­ba que a esos ita­lia­nos so­cia­lis­tas se los di­bu­ja­ba co­mo in­va­so­res, ex­tran­je­ros, en su pro­pa­gan­da, co­mo si fue­ran por­ta­do­res de la pes­te asiá­ti­ca. Se­ña­la­ba, es­to le so­na­rá, que eran «an­ti­ita­lia­nos», «quin­ta­co­lum­nis­tas», que pre­ten­dían traer la re­vo­lu­ción a Ita­lia y, por eso, se los pue­de ma­tar. El fas­cis­mo le di­ce a la hu­ma­ni­dad des­orien­ta­da que no de­be te­ner mie­do y que lo que de­be ha­cer es odiar. Se cam­bia el mie­do por el odio. Al­go pa­si­vo por al­go ac­ti­vo. Ellos di­cen, no te en­cie­rres, odia, gol­pea...a los so­cia­lis­tas. Es en­fer­vo­ri­za a la gen­te. In­sis­ten: na­da es com­ple­jo, el enemi­go es el so­cia­lis­ta. No le ten­gas mie­do, no te de­fien­das, atá­ca­lo. Es tu ad­ver­sa­rio... y es una fór­mu­la ele­men­tal, pe­ro po­ten­te. Te­mo que la gen­te la acep­te. Hoy te­ne­mos la bru­ta­li­za­ción de la política. Ofre­cen ilu­sión. La Li­ga Nor­te en mi país no po­see política. Lo úni­co que tie­ne es una pro­pa­gan­da que con­cen­tra el mie­do a la in­mi­gra­ción. Al­re­de­dor de ese perno gi­ra to­do. Y van a ga­nar las si­guien­tes elec­cio­nes.

–¿No es­tá preo­cu­pa­do por el re­gre­so de la vio­len­cia?

–El pro­ble­ma es que la de­mo­cra­cia se ha pues­to en te­la de jui­cio no so­lo por la ex­tre­ma de­re­cha, sino por mo­vi­mien­tos, co­mo Cin­co Es­tre­llas, que han pre­di­ca­do con­tra esas ins­ti­tu­cio­nes. Es­tos mo­vi­mien­tos ju­ve­ni­les las han des­acre­di­ta­do an­tes de ocu­par­las. Creo que hay mu­cha gen­te, em­plea­dos, pa­dres, dis­pues­tos a to­le­rar la vio­len­cia, res­pec­to, por ejem­plo, los in­mi­gran­tes. Si no hay vio­len­cia en la es­ce­na política es por­que per­te­ne­ce­mos a una ge­ne­ra­ción que no la ha prac­ti­ca­do. Ellos ve­nían de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. No­so­tros, del pe­rio­do de paz más lar­go de Eu­ro­pa. Si es­tu­vié­ra­mos acos­tum­bra­dos a ella, la ha­bría­mos acep­ta­do por par­te de la de­re­cha con­tra aque­llos que ellos con­si­de­ran una ame­na­za, co­mo el in­mi­gran­te. Si no se ha­ce, es por­que no hay hom­bres de vio­len­cia.

–¿Es pe­li­gro­so ri­di­cu­li­zar a los po­pu­lis­tas?

–Es un error. Trump, Bo­ris John­son, Bol­so­na­ro, Sal­vi­ni son po­pu­lis­tas que tie­nen en Mus­so­li­ni un maes­tro. No por fas­cis­ta, sino por­que él no guía a las ma­sas, las si­gue. Se con­for­ma con su me­dio­cri­dad, por­que la me­dia es vul­gar. Si nos pa­re­cen ri­dícu­los es por­que mu­chos lo son. Ellos ha­blan a la vul­ga­ri­dad, al vul­go, a tra­vés de sus cuer­pos, de su fi­si­ci­dad. Po­cos tie­nen un doctorado, pe­ro to­dos te­ne­mos un cuer­po.

El au­tor ha­ce un re­tra­to sin pre­jui­cios so­bre el Du­ce

An­to­nio Scu­ra­ti ha re­co­no­ci­do que es­ta obra no la ha­bría po­di­do es­cri­bir ha­ce vein­te años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.