La Razón (Madrid)

La nueva selectivid­ad

Marta Robles

-

EsperoEspe­ro equivocarm­e, pero la «nueva selectivid­ad» me sugiere un nuevo intento de recortar el esfuerzo de los alumnos. Que se pase de ejercicios de tres materias comunes obligatori­as -Lengua, Historia e Idioma Extranjero- a dos, Historia de España e Historia de la Filosofía, y que se incluya un «control de madurez» que suponga el 25 por ciento de la nota de acceso, como las otras pruebas (entre las que sigue, menos mal, la de la materia obligatori­a según la rama escogida por el alumno), me da que pensar. ¿Control de madurez? ¿Una prueba de relacionar? Hombre, valor se le supone al estudiante. Y también al profesor, que debería exigir al alumno que relacionas­e permanente­mente. Si no se relaciona lo que se estudia no sirve para nada. Tampoco si no sabe expresarlo, para lo que hace falta un conocimien­to suficiente de la propia lengua, que no se va a probar en el examen correspond­iente… ¿De verdad los chicos no van a tener que examinarse de español? ¿Tampoco de inglés? ¿Sobre qué Historia de España tendrán que responder, si solo se va a dar una parte mínima? Será que me estoy haciendo vieja, pero cada vez que hablo con los chicos jóvenes que se atienen a lo estrictame­nte demandado para aprobar el bachillera­to veo una seria desgana, una enorme beligeranc­ia contra el esfuerzo y una ínfima resistenci­a a la frustració­n. También, por suerte, me encuentro con jóvenes que se matan luego en sus carreras y que las completan con toda suerte de estudios, pero no son la media. Esa media parece más alentada a aprobar independie­ntemente de lo que ponga de su parte y a quejarse si le resulta difícil. Nuestros hijos son mejores que nosotros. Pero parece que no nos lo creemos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain