La ca­ra ocul­ta de la red

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - Manel Pé­rez

Las em­pre­sas vin­cu­la­das con las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción mue­ven el mun­do. La ga­lác­ti­ca com­pra es­ta se­ma­na de What­sApp por Fa­ce­book lo ha vuel­to a po­ner de ma­ni­fies­to. Más allá de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les lan­za­dos a cuen­ta de las vir­tu­des de una ope­ra­ción que ha de­ja­do bo­quia­bier­tos a los afi­cio­na­dos a los gran­des nú­me­ros, tam­bién me­re­ce la pe­na po­ner de ma­ni­fies­to sus aris­tas me­nos gla­mu­ro­sas.

EE.UU. man­tie­ne una po­si­ción de do­mi­nio ab­so­lu­to en es­te ám­bi­to tan sen­si­ble de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Y aho­ra, tam­bién so­cial. La ges­tión y la evo­lu­ción de in­ter­net, he­rra­mien­ta universal de co­mu­ni­ca­ción, la pro­duc­ción de soft­wa­re, el co­mer­cio elec­tró­ni­co, ca­da vez ma­yor, la tec­no­lo­gía de la co­mu­ni­ca­ción mó­vil o las re­des so­cia­les es­tán li­de­ra­das por em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses: Goo­gle, Mi­cro­soft, Ap­ple, Ama­zon, Fa­ce­book, Twit­ter...

Son em­pre­sas más gran­des ca­da día que pa­sa, tan­to en tér­mi­nos de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til co­mo de ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra pa­ra asu­mir los cos­tes de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llos, que, pe­se a ex­cep­cio­nes co­mo la de la ya en­gu­lli­da What­sApp, re­cla­man siem­pre más re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Eu­ro­pa, co­mo con­tra­pun­to, es un per­fec­to enano en es­te te­rreno. Los ca­si tres lus­tros de mo­ne­da úni­ca no han con­se­gui­do ge­ne­rar al­ter­na­ti­vas sol­ven­tes a esos gi­gan­tes.

El mo­dus ope­ran­di de esas gran­des mul­ti­na­cio­na­les es­ta­dou­ni­den­ses del tra­ta­mien­to de da­tos e in­for­ma­ción de sus usua­rios tam­bién des­ta­ca por sus si­mi­li­tu­des. Tan des­lo­ca­li­za­bles son sus ac­ti­vi­da­des y los da­tos con los que tra­ba­jan co­mo los im­pues­tos que pa­gan. En to­dos los mer­ca­dos en los que ope­ran apli­can una es­tra­te­gia pa­ra­si­ta­ria, el má­xi­mo de ren­di­mien­to eco­nó­mi­co, in-

¿Po­dría EE.UU. re­edi­tar la lu­cha an­ti­mo­no­po­lio que lle­vó a la des­mem­bra­ción de Roc­ke­fe­ller o ATT?

vir­tien­do el mí­ni­mo de re­cur­sos y con im­pues­tos de ri­sa. Es una de las pa­ra­do­jas de las em­pre­sas de es­ta nue­va eco­no­mía, aho­ra de ver­dad se pue­de uti­li­zar es­te ca­li­fi­ca­ti­vo, y que se su­ma a otra no me­nor, la que su­po­ne que go­zan del pri­vi­le­gio de que una gran par­te del tra­ba­jo que les co­rres­pon­de­ría ha­cer a ellas re­cae en mu­chos ca­sos, in­clu­so con in­fan­til en­tu­sias­mo, so­bre sus pro­pios usua­rios a tra­vés de ca­da lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, men­sa­je o com­pra que rea­li­zan en in­ter­net o en el te­lé­fono mó­vil.

El ter­cer ras­go co­mún es que, gra­cias a sus enor­mes di­men­sio­nes, dis­po­nen de una po­ten­cia de fue­go eco­nó­mi­co sin pa­ran­gón. Cuan­do su em­pu­je tec­no­ló­gi­co o su atrac­ti­vo so­bre los po­ten­cia­les usua­rios pier­de lus­tre, ti­ran mano de la che­que­ra y se co­men al ope­ra­dor más exi­to­so, sea o no un com­pe­ti­dor di­rec­to. De nue­vo, la com­pra de What­sApp vie­ne in­me­dia­ta­men­te a la ca­be­za.

A la pre­coz em­pre­sa de men­sa­je­ría le han in­fla­do el hí­ga­do co­mo una oca, en es­te ca­so con ma­sas in­gen­tes de di­ne­ro, has­ta que ha di­cho bas­ta y se ha de­ja­do en­gu­llir por Mark Zuc­ker­berg, el pa­trón de Fa­ce­book. Es evi­den­te que es­te bus­ca el lis­tín te­le­fó­ni­co que What­sApp ate­so­ra en su in­te­rior, y que se acre­cien­ta al rit­mo de un mi­llón más ca­da día, pa­ra ha­cer más di­ne­ro. Pe­ro no lo es me­nos que la ad­qui­si­ción po­dría ser sim­ple­men­te un mo­vi­mien­to pre­ven­ti- vo: la ame­na­za po­ten­cial que­da des­ac­ti­va­da al que­dar en la ór­bi­ta de la ca­sa, y el fu­tu­ro ya di­rá có­mo se le pue­de sa­car par­ti­do.

Pe­se a las astronómic­as ci­fras de la com­pra, 13.800 mi­llo­nes de eu­ros en­tre efec­ti­vo (3.000) y ac­cio­nes, que su­po­ne va­lo­rar What­sApp por en­ci­ma de 23 de los 35 va­lo­res del Ibex 35 español, con­vie­ne no ol­vi­dar que equi­va­le só­lo al 10% de la ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til del com­pra­dor, Fa­ce­book. Otra nue­va com­pa­ra­ción ser­vi­rá pa­ra ilus­trar: es co­mo si el San­tan­der, uno de los pri­me­ros ban­cos del mun­do y que ca­pi­ta­li­za só­lo la mi­tad que Fa­ce­book, se com­pra­ra Ban­kin­ter. En re­su­men, que Fa­ce­book, con una ca­ja de ca­si 11.000 mi­llo­nes lis­tos pa­ra el com­ba­te, no ha te­ni­do que des­pei­nar­se pa­ra que­dar­se con la nue­va es­tre­lla bri­llan­te de la ga­la­xia de las re­des so­cia­les.

Y, pre­ci­sa­men­te, la li­qui­dez es la otra ca­rac­te­rís­ti­ca co­mún de la ma­yo­ría de los ico­nos de las nue­vas tec­no­lo­gías. Una in­dus­tria que re­quie­re una im­por­tan­te in­ver­sión ini­cial y que si crea un pro­duc­to de éxi­to re­pli­ca la fac­tu­ra cien­tos de mi­llo­nes de ve­ces sin ape­nas in­ver­sión adi­cio­nal. To­das ellas se sien­tan so­bre monta­ñas de li­qui­dez.

Un es­tu­dio de De­loit­te pu­so de ma­ni­fies­to esa con­cen­tra­ción, a la ca­be­za de la cual es­tán Ap­ple (106.000 mi­llo­nes), Mi­cro­soft (59.000) y Goo­gle (41.000). Así que ya sa­ben quie­nes son can­di­da­tos a la pró­xi­ma fu­mi­ga­ción de un com­pe­ti­dor. Asi­mis­mo, es­ta con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial su­po­ne un desafío pa­ra la se­gu­ri­dad de los da­tos de los usua­rios, de­po­si­ta­dos en los ser­vi­do­res de em­pre­sas que ca­da vez acu­mu­lan más in­for­ma­ción a tra­vés de los di­fe­ren­tes ám­bi­tos en los que ope­ran y so­me­ti­dos siem­pre a la le­gis­la­ción, y las agen­cias de es­pio­na­je, de Es­ta­dos Uni­dos.

¿Po­dría la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial re­edi­tar la lu­cha an­ti­mo­no­po­lio de prin­ci­pios del si­glo XX que lle­vó a la des­mem­bra­ción del im­pe­rio pe­tro­lí­fe­ro de Roc­ke­fe­ller (Stan­dard Oil) o, en los años ochen­ta, de la te­le­fó­ni­ca ATT?

KIMIHIRO HOS­HINO / AFP

El crea­dor de Fa­ce­book Mark Zuc­ker­berg en una con­fe­ren­cia en San Fran­cis­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.