La Vanguardia (1ª edición)

El di­fí­cil adiós del ta­tua­je

Los mé­di­cos ad­vier­ten del au­men­to de se­cue­las por un mal uso del lá­ser al eli­mi­nar­los y pi­den que se re­gu­le el sec­tor

- MAY­TE RIUS Bar­ce­lo­na Health · Medicine · William Welch · A Coruña · United States of America · Spain · France · Italy

El nú­me­ro de per­so­nas que de­ci­den bo­rrar­se un ta­tua­je no pa­ra de cre­cer. Los cen­tros que se de­di­can a eli­mi­nar­los ase­gu­ran que su de­man­da se ha tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos tres años, aho­ra au­men­ta a un rit­mo del 25%-30% y, en pa­ra­le­lo, pro­li­fe­ran los nuevos ne­go­cios de­di­ca­dos a es­ta ac­ti­vi­dad. Los mé­di­cos ase­gu­ran que a sus con­sul­tas tam­bién lle­gan ca­da vez más pa­cien­tes con pro­ble­mas de­ri­va­dos de un tra­ta­mien­to inade­cua­do du­ran­te la eli­mi­na­ción de ta­tua­jes con lá­ser. “No son ca­sos gra­ves, pe­ro vie­nen per­so­nas con in­fec­cio­nes, con que­ma­du­ras o con ci­ca­tri­ces anó­ma­las”, coin­ci­den Mer­cè Cam­poy, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca, lá­ser y fo­to­te­ra­pia, y Jesús del Po­zo, der­ma­tó­lo­go res­pon­sa­ble de la uni­dad de lá­ser en el hos­pi­tal de A Co­ru­ña y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (AEDV).

“El pro­ble­ma es que el lá­ser que se uti­li­za pa­ra eli­mi­nar un ta­tua­je emi­te la luz en unas frac­cio­nes de tiem­po muy cor­tas pa­ra rom­per las par­tí­cu­las de tin­ta y, a di­fe­ren­cia del usa­do pa­ra de­pi­la­ción, atra­vie­sa la piel e im­pli­ca un pro­ce­so cruen­to, que pro­vo­ca una he­ri­da in­ter­na y ex­ter­na que re­quie­re cui­da­dos post­ope­ra­to­rios por el ries­go de in­fec­ción y de que­loi­de”, co­men­ta Pe­tra Ve- ga, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Es­té­ti­ca (SE­ME). Y ex­pli­ca que, an­te el au­men­to de la de­man­da pa­ra bo­rrar­se ta­tua­jes, es­ta so­cie­dad mé­di­ca ha re­vi­sa­do to­dos los es­tu­dios so­bre la ma­te­ria pa­ra ob­je­ti­var sus ries­gos y, so­bre es­ta ba­se, ha pe­di­do a la Agen­cia Es­pa­ño­la de Me­di­ca­men­tos y Pro­duc­tos Sa­ni­ta­rios y a los res­pon­sa­bles de sa­lud de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que re­gu­len los re­qui­si­tos que han de cum­plir tan­to los cen­tros de eli­mi­na­ción de ta­tua­jes como los pro­fe­sio­na­les que ma­ne­jan el lá­ser. La pro­pues­ta de SE­ME es que es­tas ta­reas só­lo pue- dan rea­li­zar­las mé­di­cos y en ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias que reúnan de­ter­mi­na­dos re­qui­si­tos de se­gu­ri­dad, es­te­ri­li­dad y equi­pa­ción en cuan­to a uti­lla­je y fár­ma­cos.

Del Po­zo coin­ci­de en la ne­ce­si­dad de re­gu­lar que los ta­tua­jes só­lo se pue­dan bo­rrar ba­jo vi­gi­lan­cia mé­di­ca. “De he­cho, es­to ya de­be­ría ser así por­que los lá­se­res que se uti­li­zan pa­ra qui­tar un ta­tua­je –lá­se­res Q-swit­ched– son del de­no­mi­na­do gru­po IV, y la le­gis­la­ción ac­tual es­ta­ble­ce que ese ti­po de lá­sers só­lo se pue­den ins­ta­lar en cen­tros mé­di­cos o ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca”, apun­ta. Y en­fa­ti­za que es­tos lá­sers tra­ba­jan con una ener­gía tan al­ta que no só­lo tie­nen ries­go pa­ra quien re­ci­be el tra­ta­mien­to sino tam­bién pa­ra quien lo apli­ca, por lo que son im­pres­cin­di­bles de­ter­mi­na­das me­di­das de pro­tec­ción como ga­fas, la opa­ci­dad to­tal de las ven­ta­nas, su­per­fi­cies an­ti­rre­flec­tan­tes e ig­ní­fu­gas, ro­pa blan­ca o cla­ra, sis­te­mas de blo­queo...

Pe­ro no son só­lo los mé­di­cos quie­nes re­cla­man que se re­gu­le la ac­ti­vi­dad. Tam­bién al­gu­nos pro­fe­sio­na­les del ta­tua­je ase­gu­ran que ha­bría que ga­ran­ti­zar que la eli­mi­na­ción la rea­li­zan per­so­nas for­ma­das es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ma­ne­jo de los lá­sers. “Has­ta aho­ra no se ha­bía le­gis­la­do por­que no ha­bía de­ma­sia­da de­man­da, pe­ro aho­ra que mu­cha gen­te se ve atraí­da por es­te ne­go­cio qui­zá ha­bría que exi­gir una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca por­que, aun­que el ma­ne­jo de lá­ser sea de sen­ti­do co­mún, se pue­den pro­vo­car que­ma­du­ras y pro­ble­mas per­ma­nen­tes de hí­per o hi­po­pig­men­ta­ción”, apun­ta To­ro, es­pe­cia­lis­ta en bo­rra­do en la em­pre­sa de ta­tua­je L’Em­bruix. Opi­na, no obs­tan­te, que la so­lu­ción no pa­sa por exi­gir una ti­tu­la­ción en me­di­ci­na sino for­ma­ción en la tec­no­lo­gía lá­ser.

En­ri­que Ra­mos, res­pon­sa­ble de Kly­nInk, di­ce que en la prác­ti­ca, y a pe­sar de la au­sen­cia de re­gu­la­ción, quie­nes apli­can el lá­ser en cen­tros es­pe­cia­li­za­dos como el su­yo son téc­ni­cos sa­ni­ta­rios por­que las ase­gu­ra­do­res im­po­nen ese re­qui­si­to pa­ra po­der con­tra­tar la pó­li­za de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil con co­ber­tu­ra de has­ta 300.000 eu­ros que re­quie­ren esos apa­ra­tos. Y apun­ta que exis­ten equi­pos que no son del gru­po IV, el res­trin­gi­do a los mé­di­cos, que pro­por­cio­nan re­sul­ta­dos si­mi­la­res, aun­que se ne­ce­si­ta rea­li­zar al­gu­na se­sión más.

El pro­ble­ma, se­gún Ra­mos y al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na es­té­ti­ca, es que hay per­so­nas y cen­tros de be­lle­za que a la vis­ta del cre­cien­te in­te­rés que hay por bo­rrar­se ta­tua­jes, com­pran lá­sers pro­ce­den­tes del mer­ca­do asiá­ti­co por in­ter­net sin te­ner en cuen­ta nin­gún re­qui­si­to. “Es irra­cio­nal que cual­quier pe­lu­que­ría o

LOS NUEVOS NE­GO­CIOS De­nun­cian que per­so­nas sin for­ma­ción ma­ne­jan lá­sers com­pra­dos en in­ter­net LA PRO­PUES­TA SE­ME pi­de a Sa­ni­dad que só­lo se per­mi­ta bo­rrar ta­tua­jes ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca

LOS RIES GOS DEL TRA­TA­MIEN­TO In­fec­ción de las he­ri­das y aler­gias al eli­mi­nar los pig­men­tos por el sis­te­ma lin­fá­ti­co

cen­tro de ta­tua­je pue­da com­prar un lá­ser; en Es­ta­dos Uni­dos esos apa­ra­tos es­tán to­tal­men­te re­gu­la­dos y ca­da cen­tro y per­so­na que tra­ba­ja con ellos ha de dis­po­ner de una acre­di­ta­ción es­pe­cí­fi­ca y tie­ne que re­no­var­la ca­da dos años”, in­di­ca el der­ma­tó­lo­go Jesús del Po­zo.

Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que ha­ce quin­ce años el ta­tua­je era al­go mar­gi­nal pe­ro una vez pues­to de mo­da por de­por­tis­tas y fa­mo­sos mu­chas per­so­nas se ta­túan por imi­ta­ción, lue­go no es­tá sa­tis­fe­chas y quie­ren qui­tár­se­los. “Mu­cha gen­te pen­sa­ba que, al ge­ne­ra­li­zar­se, los ta­tua­jes se­rían me­jor ad­mi­ti­dos so­cial­men­te, pe­ro no es así; en Es­pa­ña, Fran­cia e Ita­lia to­da­vía se con­si­de­ran un im­pe­di­men­to pa­ra bus­car em­pleo y al­gu­nos de­ci­den bo­rrár­se­los”, ar­gu­men­ta To­ro, de L’Em­bruix. De he­cho, en los cen­tros de eli­mi­na­ción de ta­tua­jes han no­ta­do un au­men­to de la clien­te­la coin­ci­dien­do con el anun­cio de opo­si­cio­nes pa­ra los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y po­li­cías lo­ca­les y au­to­nó­mi­cos, em­pleos a los que no se pue­de op­tar con ta­tua­jes en zo­nas vi­si­bles.

Tam­bién de­tec­tan más per­so­nas que se ta­tua­ron de for­ma im­pul­si­va por su­mar­se a la mo­da y lue­go se arre­pien­ten, y clien­tes que se bo­rran un di­bu­jo pa­ra ha­cer si­tio a uno nue­vo. “Pe­ro an­tes de ini­ciar un tra­ta­mien­to con lá­ser, la per­so­na de­be te­ner la cer­te­za de que es un pro­ce­so lar­go, cos­to­so y do­lo­ro­so, que no to­dos los di­bu­jos se bo­rran com­ple­ta­men­te, y que la eva­po­ra­ción de la tin­ta, ade­más de una sen­sa­ción des­agra­da­ble, im­pli­ca eli­mi­nar los pig­men­tos a tra­vés del sis­te­ma lin­fá­ti­co del or­ga­nis­mo. y los com­pues­tos oxido me­tá­li­cos pue­den pro­du­cir reac­cio­nes alér­gi­cas”, coin­ci­den los ex­per­tos. Ca­ti Pe­lai, la en­car­ga­da de eli­mi­nar ta­tua­jes en Tat­too Clea­ners, ex­pli­ca que an­tes del tra­ta­mien­to ha­cen una prue­ba pa­ra com­pro­bar que la piel y el pig­men­to reac­cio­nan bien al lá­ser, pe­ro pre­ci­sa que des­pués es el afec­ta­do el que de­be cu­rar las he­ri­das pa­ra que no que­de ci­ca­triz.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain