Gra­na­da, si­glo XXI

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - LLÀT­ZER MOIX

HANTONIO JI­MÉ­NEZ TO­RRE­CI­LLAS (1962-2015)

Ar­qui­tec­to ace aho­ra tres años, An­to­nio Ji­mé­nez To­rre­ci­llas me mos­tró su in­ter­ven­ción en la mu­ra­lla na­za­rí de Gra­na­da, en el Al­to Al­bai­cín. Quedamos en el mi­ra­dor de San Cris­tó­bal, as­cen­di­mos por un sen­de­ro ser­pen­tean­te y lle­ga­mos a la mu­ra­lla, jun­to al ce­rro de San Mi­guel, cuan­do em­pe­za­ba a ano­che­cer. Re­co­rri­mos por fue­ra es­te nue­vo lien­zo que com­ple­men­ta­ba el an­ti­quí­si­mo mu­ro. Y lue­go lo re­co­rri­mos por su in­te­rior, un tú­nel asae­tea­do por los fi­nos ra­yos de luz que se co­la­ban por sus ren­di­jas. La his­to­ria se ha­cía pre­sen­te en aquel es­pa­cio don­de To­rre­ci­llas ha­bía in­ter­ve­ni­do con gran res­pe­to, tam­bién con atre­vi­mien­to mi­ni­ma­lis­ta, dán­do­le un ha­lo poé­ti­co e in­tem­po­ral.

Al ba­jar nos de­tu­vi­mos en una ba­rra­ca don­de atro­na­ba un te­le­vi­sor, a cu­ya pro­pie­ta­ria An­to­nio com­pró me­dia do­ce­na de hue­vos. Y lue­go se­gui­mos ca­mino de su ca­sa, un tí­pi­co car­men del Al­bai­cín, an­ta­ño ocu­pa­do por un pi­ro­téc­ni­co, al que An­to­nio ha­bía echa­do el ojo y con­ver­ti­do en su vi­vien­da: cin­co es­pa­cios, al­gu­nos ex­ca­va­dos en la tie­rra, re­la­cio­na­dos por un pa­tio al ai­re li­bre que era el co­ra­zón de la ca­sa. Ce­na­mos ba­jo una pa­rra, con es­pec­ta­cu­la­res vis­tas so­bre la Al­ham­bra ilu­mi­na­da. Es­ta Gra­na­da esen­cial y con­tun­den­te era la que ha­bía nu­tri­do la sen­si­bi­li­dad crea­ti­va de To­rre­ci­llas. Y era tam­bién la ciu­dad a la que es­te ar­qui­tec­to, fa­lle­ci­do a cau­sa de un cán­cer el día 16, con só­lo 53 años, re­ga­ló su ta­len­to, apli­ca­do a la reha­bi­li­ta­ción de edi­fi­cios.

Gra­na­da ha con­ta­do es­tos años con una es­plén­di­da ge­ne­ra­ción de ar­qui­tec­tos, co­mo Juan Do­min­go San­tos, An­to­nio Ji­mé­nez To­rre­ci­llas o Eli­sa Va­le­ro, pro­fe­sio­na­les ín­ti­ma­men­te com­pro­me­ti­dos con la ciu­dad y su le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co, tam­bién con la con­tem­po­ra­nei­dad. De to­dos ellos, To­rre­ci­llas ha si­do qui­zás el que ha te­ni­do oca­sión de de­jar más prue­bas de su sa­ber. El Cen­tro Jo­sé Gue­rre­ro, ins­ta­la­do en un vie­jo edi­fi­cio del co­ra­zón de la ciu- dad, fue su pri­me­ra gran apues­ta; el pri­mer gran ejem­plo de su ca­pa­ci­dad pa­ra aña­dir mu­cho con po­co. En es­te ca­so, ape­nas un pi­so su­pe­rior de hor­mi­gón, cu­yos ven­ta­na­les rin­den plei­te­sía a la ve­ci­na ca­te­dral. En Húescar, To­rre­ci­llas tro­có el hor­mi­gón por la ma­de­ra pa­ra reconstruir los vo­lú­me­nes de la to­rre y el pó­si­to me­die­va­les. Y, en su in­ter­ven­ción en el pa­la­cio de Car­los V, den­tro del re­cin­to de la Al­ham­bra, ex­hi­bió de nue­vo su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ser­var de­bi­da­men­te el pa­sa­do, ape­nas ve­la­do, e in­tro­du­cir su apor­ta­ción. Aca­so es­ta de­di­ca­ción a lo pre­exis­ten­te nos ha pri­va­do de sus ha­bi­li­da­des pa­ra la obra de nue­va plan­ta, bri­llan­te­men­te apun­ta­das en la Ca­sa Es­cu­de­ro de Be­ni­dorm, y que ten­drá su ex­pre­sión pós­tu­ma en la es­ta­ción de me­tro de Al­cá­zar Ge­nil, de nue­vo en Gra­na­da.

Ji­mé­nez To­rre­ci­llas, que cur­só sus es­tu­dios en Se­vi­lla, ha si­do un do­cen­te apre­cia­dí­si­mo de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de Gra­na­da, co­mo pro­fe­sor de pro­yec­tos, y ha da­do cla­ses en ciu­da­des tan dis­pa­res co­mo Los Án­ge­les, Pa­rís, To­kio o Shang­hai. No siem­pre fue, sin em­bar­go, bien re­ci­bi­do en su ciu­dad. La in­ter­ven­ción en la mu­ra­lla na­za­rí ge­ne­ró crí­ti­cas, a me­nu­do ins­ti­ga­das por ve­ci­nos que con­si­de­ra­ron per­ju­di­ca­dos sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res. El ar­qui­tec­to, que só­lo as­pi­ra­ba a in­su­flar nue­va vi­da a su que­ri­da Gra­na­da, las en­ca­jó con gran pe­sar. Pe­ro tam­bién con la con­cien­cia lim­pia, con­ven­ci­do de que ha­bía cum­pli­do con su de­ber, y guia­do siem­pre por una sen­si­bi­li­dad, un en­tu­sias­mo y una ca­li­dez per­so­na­les que va­mos a echar mu­cho de me­nos.

JUAN FERRERAS / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.