La Vanguardia (1ª edición)

Una pie­dra pa­les­ti­na, me­tá­fo­ra de la li­mi­ta­da mo­vi­li­dad de per­so­nas

- ITZIAR ORTEGA ERRASTI Bar­ce­lo­na

Re­fle­xio­nar des­de la prác­ti­ca y no des­de la teo­ría. Es­te es el lo­gro con­se­gui­do por Mat­teo Gui­di y Giu­lia­na Rac­co, am­bos ar­tis­tas re­si­den­tes en Bar­ce­lo­na que, apro­ve­chan­do el con­tex­to ac­tual de con­flic­to mi­gra­to­rio, de­ci­die­ron plas­mar en un pro­yec­to ar­tís­ti­co la ten­sión en­tre el de­seo de un ar­tis­ta y re­fu­gia­do en Pa­les­ti­na de al­can­zar Eu­ro­pa pa­ra desa­rro­llar su ta­len­to y las res­tric­cio­nes a su pe­ti­ción.

The ar­tist and the sto­ne es el ví

vi­do re­fle­jo de una tra­ve­sía pro­ta­go­ni­za­da por di­cho ar­tis­ta, Ibrahim Ja­wa­breh, y un blo­que de pie­dra de vein­ti­dós to­ne­la­das pro­ce­den­tes de Arroub (Cis­jor­da­nia) con un mis­mo des­tino, Bar­ce­lo­na. Am­bos son tes­ti­mo­nio de los es­tric­tos lí­mi­tes geo­po­lí­ti­cos que se de­ben afron­tar pa­ra lo­grar la mo­vi­li­dad en un te­rri­to­rio frag­men­ta­do co­mo el de Pa­les­ti­na. La de­ci­sión de in­tro­du­cir es­ta pie­dra en el pro­yec­to sur­gió pa­ra con­tras­tar el pro­ce­so de tras­la­do de Ja­wa­breh, he­cho que ha per­mi­ti­do cons­ta­tar la po­si­bi­li­dad real de mo­vi­mien­to del ob­je­to, a di­fe­ren­cia de la del su­je­to, quien se ha­lla in­mer­so en un lim­bo bu­ro­crá­ti­co que no le ha per­mi­ti­do al­can­zar su ob­je­ti­vo.

El mo­ti­vo por el cual el ob­je­to es una pie­dra, ra­di­ca en un tra­ba­jo pre­vio, In bet­ween camps, me­dian­te el cual Gui­di y Rac­co pre­ten­dían se­guir el ras­tro de un an­ti­guo acue­duc­to que co­nec­ta­ba Hebron con la an­ti­gua Je­ru­sa­lén y que les lle­vó a una can­te­ra de don­de ex­tra­je­ron es­te ele­men­to tan li­ga­do a la tie­rra. Ade­más, Mar­wan Bu­ri­ni, por­ta­voz de la em­ba­ja­da de Pa­les­ti­na en España, apun­ta que “la pie­dra se usa co­mo ar­ma de lu­cha, co­mo reac­ción a la re­pre­sión”.

The ar­tist and the sto­ne, que aco­ge la Fun­da­ció Su­ñol a par­tir de hoy y has­ta el 23 de enero, no re­fle­xio­na so­bre al­go, sino que es ese al­go, tal y co­mo afir­ma Her­man Bas­hi­ron Men­do­lic­chio, co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción. La pie­dra lle­gó al puer­to de Bar­ce­lo­na el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, no sin an­tes su­pe­rar al­gu­nas tra­bas, en­tre ellas la im­po­si­bi­li­dad de ex­por­tar pie­dras en­te­ras des­de Pa­les­ti­na, la in­com­pe­ten- cia de los ar­tis­tas de mo­ver mer­can­cías y el ex­ce­si­vo pe­so de la pie­dra pa­ra des­can­sar so­bre un úni­co pun­to del es­pa­cio pú­bli­co, he­cho que fue sol­ven­ta­do con su di­vi­sión en do­ce blo­ques re­par­ti­dos en­tre la Fun­da­ció Su­ñol y el Pla de Pa­lau y que Gui­di me­ta­fo­ri­za con la frag­men­ta­ción de Pa­les­ti­na. En el mu­seo se pue­de ob­ser­var un ví­deo del tras­la­do de la pie­dra pro­yec­ta­do en una pa­red que con­tras­ta con una gra­ba­ción de Ja­wa­breh, quien li­mi­ta­do por los cua­tro cos­ta­dos de una te­le­vi­sión co­rre en su in­ten­to por atra­ve­sar la pan­ta­lla.

 ?? LLIBERT TEIXIDÓ ?? Rac­co y Gui­di so­bre uno de los blo­ques
LLIBERT TEIXIDÓ Rac­co y Gui­di so­bre uno de los blo­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain