La Vanguardia (1ª edición)

Bruselas defiende el éxito del plan Juncker pese a su escaso impacto

En un año, se han invertido 11.200 millones y se han movilizado 82.100 millones

- DANI ROVIROSA

Cuando está a punto de cumplirse un año desde que se empezaran a selecciona­r proyectos de inversión para el conocido como plan Juncker –el programa con el que Bruselas quiere impulsar el crecimient­o hasta el año 2017–, la Comisión Europea defiende su éxito. En este tiempo, se han invertido alrededor de 11.200 millones de euros, que han logrado movilizar un total de 82.100 millones, por lo que, según dicen fuentes comunitari­as, hay que estar “muy satisfecho­s” con el funcionami­ento de una de sus propuestas estrella.

Las cifras muestran que, por el momento, las grandes beneficiad­as están siendo las pequeñas y medianas empresas. El Fondo Europeo de Inversione­s ha cerrado 165 acuerdos con las pymes, por un valor de 3.400 millones de euros. Pero su puesta en marcha también presenta algunas lagunas. Desde que se dieron a conocer los primeros detalles del plan Juncker –tres semanas después de que los actuales comisarios tomaran posesión del cargo–, Jyrki Katainen, vicepresid­ente del Ejecutivo comunitari­o y encargado de impulsar el proyecto, está realizando un tour continuo por todos los estados miembros para explicar sus bonanzas.

Su objetivo es convencer a los inversores privados para que arriesguen su dinero, y para ello, el Banco Europeo de Inversione­s se compromete a asumir las pérdidas iniciales si un proyecto termina fracasando. Bruselas aspira a movilizar de esta forma 315.000 millones de euros en tres años.

Sin embargo, al menos hasta ahora, son sólo nueve países de la UE, un tercio del total, los que se han acogido al programa. En España, se han financiado seis proyectos, por un total de 615 millones, con los que se espera movili- zar hasta 2.500 millones de euros. Un triste balance, si se compara con otros países como Francia, Italia o Reino Unido, donde como mínimo se han invertido 1.400 millones de euros.

En el lado opuesto, se encuentra Alemania, ya que sólo ha presentado cuatro proyectos, por valor de 455 millones de euros. El hecho de que la principal economía de la UE apenas participe en el plan Juncker es uno de los principale­s inconvenie­ntes con los que se está encontrand­o esta propuesta. Además, no está resultando ser una herramient­a útil a la hora de canalizar la inversión en los países que más crecimient­o necesitan, tras años de crisis económica. Entre ellos, destacan por su significat­iva ausencia Grecia y Portugal.

El Fondo Europeo de Inversione­s cuenta con poco dinero fresco, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reconoció desde el primer momento que “la UE opera con márgenes estrechos”. Los inversores, por su parte, han echado en falta un plan de estímulo como el que ha llevado a cabo Estados Unidos para salir de la crisis y consideran que es difícil fomentar el crecimient­o a base de reducir el déficit y subir los impuestos, porque así se ralentiza la economía. Hace meses que China ha mostrado su interés en participar en el fondo europeo y, desde entonces, la Unión Europea está negociando con el gigante asiático para ver cómo se puede integrar.

DESINTERÉS DE LOS ESTADOS En los últimos doce meses sólo se han aprobado proyectos de nueve países AUSENCIAS DESTACADAS Grecia y Portugal no han acudido al plan, y Alemania apenas se ha interesado por él

 ?? PATRICK SEEGER / EFE ?? Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, la semana pasada en Bruselas
PATRICK SEEGER / EFE Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, la semana pasada en Bruselas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain