Lo que que­da des­pués

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - Llu­cia Ra­mis Bar­ce­lo­na

El lu­nes, Montserrat Roig ha­bría cum­pli­do 70 años. Mu­rió con 45. En­ton­ces Rosa Mon­te­ro te­nía 40, y le pa­re­ció que, aun­que pre­ma­tu­ra­men­te, se ha­bía ido con la vi­da he­cha: te­nía más de una de­ce­na de li­bros pu­bli­ca­dos, pre­mios, dos hi­jos. A sus 65, Mon­te­ro ya no lo ve así. Re­cuer­da que, co­mo apun­ta­ba la poe­ta Mar­ta Pes­sa­rro­do­na, si Mer­cè Ro­do­re­da hu­bie­ra muer­to a aque­lla edad, no ha­bría es­cri­to sus obras más im­por­tan­tes. “¿Cuán­tas obras de Roig nos ha ro­ba­do el des­tino?”, se pre­gun­ta en el Col·le­gi de Pe­rio­dis­tes du­ran­te el ho­me­na­je 45

anys de vi­da, 25 anys de lle­gat.

El le­ga­do de Roig ha reuni­do a vie­jas ami­gas, com­pa­ñe­ras de aven­tu­ras, lec­to­ras, ad­mi­ra­do­ras, dis­cí­pu­las. No es un fe­me­nino ge­né­ri­co. Es que en el pú­bli­co, sal­vo al­gún cro­nis­ta, al­gún cá­ma­ra y el téc­ni­co de so­ni­do –que re­so­pla ca­da vez que fa­lla un mi­cro–, la ma­yo­ría son mu­je­res: Rosa To­rán de la Ami­cal de Maut­hau­sen, la in­ge­nie­ra in­dus­trial Laura Tre­mo­sa, Nú­ria Ri­bó, la es­cri­to­ra Ma­ria Bar­bal.

Hay tan­ta gen­te, que se ha ha­bi­li­ta­do una se­gun­da sa­la para se­guir el ac­to. Lo con­du­ce M. Àn­gels Ca­bré. Di­ce: “¿Por qué es­te año nos acor­da­mos de Ra­mon Llull, y no de Roig, Ma­ria Au­rè­lia Cap­many o Si­mo­ne de Beau­voir?”. La di­rec­to­ra de la Ins­ti­tu­ció de les Lle­tres Ca­ta­la­nes, Laura Bo­rràs, se pier­de es­ta reivin­di­ca­ción por­que lle­ga con mi­nu­tos de re­tra­so, que en­mien­da con seis tuits en tiem­po ré­cord.

En cualquier ca­so, Ro­ger Sem­pe­re no echa en fal­ta la aten­ción de las ins­ti­tu­cio­nes: es el en­tu­sias­mo de las per­so­nas lo que man­tie­ne vi­vo el le­ga­do de su ma­dre. Bet­sa­bé Gar­cia aca­ba de pu­bli­car la ex­haus­ti­va bio­gra­fía Con

otros ojos en Ro­ca Edi­to­rial, por ejem­plo. Y Neus Rà­fols, de la As­so­cia­ció de Do­nes Pe­rio­dis­tes, des­ta­ca la “pro­fun­da mi­ra­da de gé­ne­ro” de Roig, aún ne­ce­sa­ria. Roig y Mon­te­ro te­nían mu­cho en co­mún: es­tu­dia­ron tea­tro, ama­ron el pe­rio­dis­mo y su pa­sión era la li­te­ra­tu­ra. Una era M.R. y la otra, R.M. En la fi­la ce­ro hay otra M.R., Ma­ri­na Ro­sell, que le de­di­ca una can­ción.

La re­cuer­dan la fo­tó­gra­fa Pi­lar Ay­me­rich, la pe­rio­dis­ta Montserrat Mi­no­bis, la de­ca­na Neus Bo­net. En­ric Bas­tar­das cuen­ta que, de pe­que­ños, sus her­ma­nas les ha­cían ra­biar di­cien­do que eran no­vios. Y ha­blan las her­ma­nas. Car­mi­na re­me­mo­ra có­mo Montserrat mo­ja­ba el ce­pi­llo de dien­tes an­tes de po­ner el den­tí­fri­co, se pe­lea­ban por la ro­pa. “¿Aho­ra pen­sa­ría di­fe­ren­te a mí o igual? Me gus­ta pen­sar que pen­sa­ría­mos igual”. Y Ma­ria Rosa: “Si hu­bie­ra po­di­do ser co­mo ella, es­cri­bir co­mo ella, se­ría fe­liz. De to­dos mo­dos, soy fe­liz”.

Manuel mu­rió con 30 años. Se col­gó de un ár­bol, en el co­le­gio Sant Ig­na­si, una ho­ra an­tes de la gra­dua­ción de Laura, la hermana de Cris­tian Se­gu­ra. Y así arran­ca

La som­bra del om­bú. Re­la­to de un sui­ci­dio (Lec­tio), in­ves­ti­ga­ción que hu­ye de lo es­ca­bro­so para cen­trar­se en la gran pre­gun­ta que na­die sa­be res­pon­der: ¿por qué? Se la hi­zo Fé­lix Romeo en Ama­ri­llo, des­pués de que Chu­sé Izuel sal­ta­ra por el bal­cón del pi­so que com­par­tían. En Los sui­ci­das, An­to­nio Di Be­ne­det­to cues­tio­na si la ten­den­cia es he­re­di­ta­ria. Se­gu­ra ha­bla con fa­mi­lia­res, ami­gos, tra­ba­ja­do­res del me­tro, pro­fe­sio­na­les, es­pe­cia­lis­tas, in­da­ga en li­bros y ar­tícu­los. El re­sul­ta­do es un re­por­ta­je “al es­ti­lo Ca­rrè­re”, se­gún el au­tor, don­de el yo y su an­sie­dad –ese “su­su­rro de la muer­te”, apun­ta– tam­bién tie­nen su papel.

“No es un li­bro ama­ble, es du­ri­llo”, ad­vier­te la doc­to­ra en psi­quia­tría Rosa Sen­der en la Al­taïr. En­tre el pú­bli­co es­tán Ser­gi Pà­mies, Lluís Per­man­yer, Joan Sa­font, Martí Sa­les, Juan Jo­sé Ló­pez Bur­niol. Quie­nes se qui­tan la vi­da de­jan pis­tas que na­die vio, y eso ha­ce que sus alle­ga­dos se sien­tan cul­pa­bles. “Tal vez, si se ha­bla­ra del te­ma, apren­de­ría­mos a de­tec­tar­las”, di­ce Se­gu­ra. Pe­ro el te­ma no só­lo es ta­bú para re­li­gio­nes y so­cie­da­des; los me­dios evi­tan tra­tar­lo por el ries­go de con­ta­gio o imi­ta­ción. Es­tas som­bras le aña­den más os­cu­ri­dad, si ca­be, al abis­mo. Só­lo hay cin­cuen­ta y cua­tro om­búes en Bar­ce­lo­na. ¿Por qué lo eli­gió Manuel? El om­bú tam­bién re­ci­be el nom­bre de be­lla­som­bra.

Le­ga­dos y pis­tas que los de­más pue­den se­guir, eso es lo que que­da. Y la nos­tal­gia tra­za un ma­pa ca­paz de per­der­te en los ca­mi­nos que no se­guis­te. Al­go hay de es­te ras­tro en Mu­jer ba­jan­do una es­ca­le­ra, de Bern­hard Schlink, no­ve­la pu­bli­ca­da por Anagra­ma y que Mi­quel Mo­li­na pre­sen­ta en la Bi­blio­te­ca Jau­me Fus­ter. ¿Pue­de una pin­tu­ra ser más sen­sual que las fo­to­gra­fías o que la pro­pia reali­dad? El au­tor de El lec­tor cuen­ta es­ta vez la his­to­ria de una fascinació­n, la de tres hom­bres por un cua­dro. La lu­cha por con­se­guir­lo es en reali­dad una lu­cha para con­se­guir a la mu­jer que apa­re­ce en él, des­nu­da; así, la con­vier­ten en un ob­je­to del que creen que pue­den dis­po­ner. Ella se li­be­ra co­mo ob­je­to atra­pa­do.

Ade­más de escritor, Schlink es ju­ris­ta. Su pro­ta­go­nis­ta es abo­ga­do y el li­bro plan­tea a quién per­te­ne­cen las obras de ar­te. ¿Al pro­pie­ta­rio que la ad­qui­rió, al pú­bli­co, a su au­tor, al go­bierno que la pro­te­ge? Ines­pe­ra­da o vo­lun­ta­ria, pre­ma­tu­ra o no, la muer­te siem­pre de­ja la vi­da a me­dias. ¿De quién es lo que que­da des­pués?

M. Àn­gels Ca­bré: “¿Por qué nos acor­da­mos de Ra­mon Llull, y no de Roig, Cap­many o Si­mo­ne de Beau­voir?”

JOR­DI ROVIRALTA

JOR­DI ROVIRALTA

CÉ­SAR RANGEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.