Ama­deu Ca­sas

MÚ­SI­CO Y GUI­TA­RRIS­TA

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - ES­TE­BAN LINÉS Bar­ce­lo­na

El repu­tado mú­si­co y gui­ta­rris­ta Ama­deu Ca­sas ha plas­ma­do su ad­mi­ra­ción por la obra de B.B. King en el fla­man­te ál­bum The King is go­ne, que hoy es­tre­na­rá en el Born Cen­tre de Cul­tu­ra den­tro del Mas i Mas Fes­ti­val.

Ama­deu Ca­sas es una ga­ran­tía de sen­si­bi­li­dad, téc­ni­ca e in­tui­ción a la guitarra. Su pre­sen­cia y su so­no­ri­dad son ya una re­fe­ren­cia des­de ha­ce de­ce­nios de la es­ce­na mu­si­cal, lo­cal y na­cio­nal, no so­lo en el ám­bi­to blue­se­ro o jaz­zís­ti­co, que es don­de afian­za sus pro­fun­das raí­ces.

Fa­mi­liar en la his­to­ria del Mas i Mas Fes­ti­val, el mú­si­co y tam­bién vo­ca­lis­ta se pre­sen­ta en la edi­ción de es­te año con un ho­me­na­je per­so­nal a la fi­gu­ra y a la obra de B.B. King, coin­ci­dien­do con la pu­bli­ca­ción es­tos días de su fla­man­te ál­bum The King is go­ne (Temps Re­cord). En su con­cier­to de hoy en el Born Cen­tre Cul­tu­ral (20 h) el mú­si­co bar­ce­lo­nés re­lee­rá su par­ti­cu­lar se­lec­ción del re­per­to­rio del rey del blues, acom­pa­ña­do de una nu­tri­da y tra­ba­ja­da for­ma­ción ins­tru­men­tal, con sec­ción de vien­to in­clui­da.

Ha­ce un año ya to­có en el mis­mo fes­ti­val en ho­nor de B.B. King.

De he­cho, allí na­ció un po­co to­do es­to. Me acuer­do que cuan­do fa­lle­ció King el mes de ma­yo, pen­sé que al­go ha­bía que ha­cer in­me­dia­ta­men­te , y le co­men­té a Pe­re Pons –di­rec­tor ar­tís­ti­co del fes­ti­val– el asun­to, y de allí sa­lió el con­cier­to que hi­ci­mos en el Jam­bo­ree con ami­gos y que ti­tu­la­mos The King is go­ne.

¿Y de allí?

Pues que aquel con­cier­to fue muy bien, nos de­jó a to­dos un gran sa­bor de bo­ca. A esa ex­pe­rien­cia si­guie­ron otros con­cier­tos, y Au­gust Tha­rrats fue re­em­pla­za­do por el pia­nis­ta que lle­vo en es­te pro­yec­to, Ga­briel Mas­tro­nar­di, que es más ver­sá­til y to­ca más ins­tru­men­tos. Au­gust es una pri­me­ra fi­gu­ra y es­te pro­yec­to es bá­si­ca­men­te gui­ta­rrís­ti­co y creo que que­da­ba un po­co ra­ro que ejer­cie­ra de si­de­man. El ca­so es que los mú­si­cos que me acom­pa­ña­ron me in­sis­tie­ron que ha­bía que ha­cer al­go más , y aun­que yo no te­nía in­ten­ción es­pe­cial en ha­cer­lo, al fi­nal de­ci­di­mos gra­bar el dis­co de ho­me­na­je, que se ti­tu­la igual que aque­lla velada.

¿No te­nía in­ten­ción?

No es­pe­cial­men­te, por ra­zo­nes materiales, ya que ha­cer un dis­co no de­ja de ser ca­ro, da po­co di­ne­ro y es di­fí­cil de ren­ta­bi­li­zar. Pe­ro el ca­so es que co­mo ya te­nía­mos el tra­ba­jo he­cho y los mú­si­cos que par­ti­ci­pa­ron en el con­cier­to no son la tí­pi­ca ban­da de tri­bu­to, aho­ra lo he co­gi­do y lo he lle­va­do a mi pro­pio te­rreno.

¿Qué quie­re de­cir eso?

Pa­ra mí B.B. King es uno de mis gran­des re­fe­ren­tes, qui­zás el más im­por­tan­te. Por eso, las me­lo­días de sus te­mas siem­pre las he man­te­ni­do, pe­ro al­gu­nos as­pec­tos los he vestido al­go más, o los he vestido de otra for­ma. Por ejem­plo, es mi pri­mer dis­co en so­li­ta­rio en que he uti­li­za­do una guitarra es­pa­ño­la, lue­go hay un te­ma en don­de he­mos me­ti­do unas ba­la­di­tas...

Y en el dis­co to­ca su hi­ja...

Sí, mi hi­ja Et­xart to­ca la guitarra en cin­co te­mas pe­ro en el con­cier­to del Born es­ta­rá en to­dos. Es un es­tí­mu­lo aña­di­do de la velada.

¿Qué cri­te­rio ha se­gui­do pa­ra ele­gir el re­per­to­rio del dis­co?

La se­lec­ción de los te­mas la he guia­do es­tric­ta­men­te por lo que me gus­ta a mí. No que­ría ha­cer un gran­des éxi­tos, pe­ro hay co­sas que no pue­den fal­tar ba­jo nin­gún con­cep­to co­mo Rock me baby o Every­day I ha­te the blues. Hay co­sas más es­pe­cia­les, en cam­bio, co­mo Guess who, que des­cu­brí en su Li­ve in Afri­ca y que es una ba­la­da que me emo­cio­na mu­chí­si­mo.

¿Le gus­ta to­do B.B. King? ¿sus in­cur­sio­nes en otras es­ti­lís­ti­cas?

Me gus­ta to­do, la ver­dad. King tras­pa­sa las fron­te­ras del blues, es un mú­si­co que va más allá, y ade­más ha to­ca­do con to­do el mun­do, es­tu­vo muy cer­ca del pop: de he­cho al­gu­nas can­cio­nes del dis­co son muy po­co blue­se­ras. Y ade­más, te­nía otra co­sa, y es que, en mi opi­nión, era tam­bién un can­tan­te ex­cep­cio­nal, el me­jor del blues jun­to a Ray Char­les.

En vi­da no po­cos le re­pro­cha­ron esas in­cur­sio­nes en otras mú­si­cas.

Que un mú­si­co de blues ten­ga ma­lea­bi­li­dad es una vir­tud, sin nin­gu­na du­da; lo que ha­cía el fi­nal de su ca­rre­ra era ad­mi­ra­ble. Yo, sin­ce­ra­men­te, ha­ce tiem­po que he de­ja­do de ser un pu­ris­ta; la mú­si­ca es tan ri­ca y am­plia que no hay que re­cha­zar na­da.

¿Le tra­tó per­so­nal­men­te?

Es­tu­ve con él en va­rias oca­sio­nes, y siem­pre fue muy afa­ble, res­pe­tuo­so… es fá­cil caer en la adu­la­ción con él, pe­ro siem­pre se com­por­tó co­mo una per­so­na absolutamente nor­mal.

¿Su ma­yor en­se­ñan­za?

“Me en­can­ta la sim­pli­ci­dad de King: si pue­des uti­li­zar una no­ta no uti­li­ces tres” “Que un mú­si­co de blues ten­ga ma­lea­bi­li­dad es una vir­tud, sin du­da”

Me en­can­ta su sim­pli­ci­dad: si pue­des uti­li­zar una no­ta no uti­li­ces tres. Lo he in­ten­ta­do lle­var tam­bién a mi vi­da. La sim­pli­ci­dad com­por­ta por ella mis­ma una gran ri­que­za.

MA­RIA CA­SAS

El gui­ta­rris­ta, jun­to a su hi­ja Et­xart, que tam­bién par­ti­ci­pa en el con­cier­to de es­ta no­che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.