Pin­tu­ra mu­ral con spray

Un li­bro de fo­tos de Jeosm y tex­tos de Pé­rez-Re­ver­te mues­tra las bam­ba­li­nas del gra­fi­ti más con­tra­cul­tu­ral

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - LUIS BENVENUTY Bar­ce­lo­na

El gra­fi­te­ro y fo­tó­gra­fo que fir­ma co­mo Jeosm des­ve­la en el li­bro Gue­rre­ros ur­ba­nos, con imá­ge­nes en blan­co y ne­gro y pe­que­ños tex­tos de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te, al­gu­nos de los en­tre­si­jos del mun­do del gra­fi­ti más un­der­ground, sub­ver­si­vo y con­tes­ta­ta­rio.

Tie­nes que apos­tar­te du­ran­te días pa­ra es­tu­diar el lu­gar, co­no­cer los tú­ne­les, que­dar­te con to­das las sa­li­das en la ca­be­za, te­ner bien cla­ro por don­de has de co­rrer si tie­nes que huir a to­da ve­lo­ci­dad... Y ade­más tie­nes que es­tar en for­ma, pa­ra co­rrer más rá­pi­do que los guar­dias ju­ra­dos que te per­si­guen, pa­ra sal­tar la va­lla an­tes de que te al­can­cen los pe­rros y su es­te­la de ba­bas, pa­ra de­jar tu hue­lla a cam­bio de na­da, pa­ra pin­tar un tren, un va­gón de me­tro, los gran­des pa­ne­les in­for­ma­ti­vos de las au­to­pis­tas... Pa­ra ju­gár­te­la a cam­bio de na­da.

Por­que en ver­dad el au­tén­ti­co gra­fi­ti no tie­ne na­da que ver con el ar­te, nun­ca lo tu­vo, si­quie­ra con lo que aho­ra llaman el ar­te ur­bano. Aquí na­die bus­ca el gran re­co­no­ci­mien­to, un rin­cón en un mu­seo, en una ga­le­ría de ar­te. Aquí só­lo pue­des con­se­guir el res­pe­to de los tu­yos. De esos ti­pos que te acom­pa­ñan, que nun­ca te de­ja­rán atrás. Aquí, si te re­co­no­cen, te po­nen multas, te em­bar­gan las cuen­tas, in­clu­so te me­ten en el ca­la­bo­zo. To­do es­to es ile­gal. A ojos de la ma­yo­ría si­quie­ra tie­ne sen­ti­do. Y con ra­zón. Por qué ca­ra­jo los bue­nos con­tri­bu­yen­tes tie­nen que pa­gar en­tre to­dos las re­pa­ra­cio­nes de los des­ma­nes de es­tos de­lin­cuen­tes. Qué pre­ten­den, qué quie­ren, qué pi­den... Na­da de es­to tie­ne sen­ti­do.

El gra­fi­te­ro y fo­tó­gra­fo que fir­ma co­mo Jeosm des­ve­la en Gue­rre­ros Ur­ba­nos al­gu­nos de los en­tre­si­jos del mun­do del gra­fi­ti más un­der­ground, sub­ver­si­vo y con­tes­ta­ta­rio. Aquí na­die quie­re un rin­cón en un mu­seo, en una ga­le­ría de ar­te. Sus ins­tan­tá­neas en blan­co y ne­gro aho­ra pu­bli­ca­das por Al­fa­gua­ra vie­nen acom­pa­ña­das de pe­que­ños tex­tos de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te. Jeosm ya echó una mano al es­cri­tor mien­tras pre­pa­ra­ba El fran­co­ti­ra­dor pa­cien­te. Jeosm le ex­pli­có el ar­got de es­te mun­di­llo, sus cos­tum­bres, sus en­tre­si­jos... Aho­ra el es­cri­tor pres­ta su pluma al writ­ter, al pin­ta­le­tras, al gra­fi­te­ro de to­da la vi­da. La ma­yor par­te de los tra­ba­jos pu­bli­ca­dos en torno al graf­fi­ti es­tán siem­pre lle­nos de fo­to­gra­fías de pin­ta­das muy co­lo­ri­das. Pri­ma siem­pre el co­lor y la obra. En las ins­tan­tá­neas de Gue­rre­ros Ur­ba­nos ape­nas apa­re­cen pin­ta­das. A tra­vés de es­tas pá­gi­nas sien­tes la adre­na­li­na que co­rre a tra­vés de las ve­nas cuan­do ca­mi­nas muy en­cor­va­do en­tre dos raí­les, cuan­drid,

Los ‘writ­ters’ em­plean días, a ve­ces se­ma­nas, en pla­ni­fi­car sus asal­tos, en me­mo­ri­zar to­das las sa­li­das de un tú­nel

do te aga­za­pas en­tre las rue­das de hie­rro pa­ra ase­gu­rar­te de que el vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad no es­tá al otro la­do, cuan­do tie­nes que re­ti­rar­te a hur­ta­di­llas con el ra­bo en­tre las pier­nas y los ae­ro­so­les sin apre­tar. Has­ta el mo­men­to de dis­pa­rar han de ocu­rrir mu­chas co­sas. Gue­rre­ros Ur­ba­nos nos cuen­ta las bam­ba­li­nas de es­tos asal­tos.

“En es­tos mo­men­tos el ar­te ur­bano es­tá en au­ge –ex­pli­ca el pro­pio Jeosm, de 33 años, des­de Ma- du­ran­te una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca–. A mí, em­plear las pa­re­des de la ciu­dad pa­ra pro­mo­cio­nar­se co­mo ar­tis­ta y des­pués ga­nar di­ne­ro, me pa­re­ce muy le­gí­ti­mo, pe­ro no va con­mi­go. En­tien­do que ha­ya per­so­nas que bus­quen no­to­rie­dad, po­der vi­vir del ar­te, mon­tar ex­po­si­cio­nes, te­ner pa­tro­ci­na­do­res, pe­ro... Yo, en al­gu­na oca­sión, tam­bién ga­né al­go de di­ne­ro pin­tan­do. Pe­ro aque­llo ya no fue gra­fi­ti, sim­ple­men­te fue un tra­ba­jo de de­co­ra­ción con spray. El ver­da­de­ro gra­fi­te­ro úni­ca­men­te pue­de dis­fru­tar del re­co­no­cien­to de otros gra­fi­te­ros. Por­que si los otros de­mues­tran que fuis­te tú quién... Al gran pú­bli­co le cues­ta mu­cho en­ten­der to­do es­to. No le en­cuen­tra sen­ti­do. A mí to­do es­to me pa­re­ce muy ro­mán­ti­co. Yo aho­ra, co­mo fo­tó­gra­fo, doy la ca­ra, ten­go un pie fue­ra, pe­ro no ha­blo de lo que ha­go co­mo gra­fi­te­ro. Ha­bla­mos de un mo­vi­mien­to que tie­ne que ser clan­des­tino, que no tie­ne otro re­me­dio. Y en es­te mun­di­llo ca­da cual tie­ne su mo­ti­va­ción. Yo no aprue­bo pin­tar la fa­cha­da de un ve­cino o un mo­nu­men­to, pe­ro otros...”.

JEOSM / *

Otro writ­ter ca­mi­na aga­za­pa­do pa­ra no ser des­cu­bier­to por los guar­dias de se­gu­ri­dad

JEOSM / *

Un jo­ven se dis­po­ne a pin­tar en un tú­nel fe­rro­via­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.