MA­YOR COM­PRO­MI­SO CON LAS MU­JE­RES

En Es­pa­ña, el 87% de los al­tos car­gos son hom­bres, uno de los por­cen­ta­jes más al­tos de Eu­ro­pa

La Vanguardia (1ª edición) - - MONOGRÁFIC­O ESPECIAL - Tex­to Al­ba Huer­ga

La de­sigual­dad de gé­ne­ro en el ám­bi­to la­bo­ral si­gue sien­do una reali­dad si­len­cia­da. Da­tos so­bre el tra­ba­jo en Es­pa­ña lo cer­ti­fi­can: só­lo el 13,4% de las mu­je­res ocu­pan car­gos de de­ci­sión mien­tras que la bre­cha sa­la­rial ron­da el 30% –se­gún el es­tu­dio “Mu­je­res en la Al­ta Di­rec­ción de Es­pa­ña”, de 2015–. Ca­da vez más, el pa­no­ra­ma em­pre­sa­rial es cons­cien­te de es­ta si­tua­ción y al­gu­nas em­pre­sas de­ci­den cons­truir su Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va apo­yán­do­se en una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro.

EN CLA­VE DE GÉ­NE­RO

Ase­gu­rar que las gran­des em­pre­sas no sub­con­tra­ten com­pa­ñías que per­te­nez­can a un te­ji­do in­dus­trial que ex­plo­ta mu­je­res o bien ga­ran­ti­zar que exis­ta igual­dad de opor­tu­ni­da­des a la ho­ra de as­cen­der la­bo­ral­men­te, son ac­cio­nes vo­lun­ta­rias de RSC que to­man las em­pre­sas con la in­ten­ción de con­tri­buir a la igual­dad de gé­ne­ro.

La RSC siem­pre se con­so­li­da co­mo aque­llas ac­cio­nes que las em­pre­sas rea­li­zan vo­lun­ta­ria­men­te y al mar­gen de la ley, pa­ra ge­ne­rar efec­tos po­si­ti­vos den­tro de la co­mu­ni­dad. Es­ta ini­cia­ti­va cor­po­ra­ti­va na­ci­da en los años 80 ha cam­bia­do la for­ma de ge­ne­rar im­pac­to y la im­pli­ca­ción de las em­pre­sas pa­ra con las cau­sas so­cia­les. Se­gún la directora de Bar­ce­lo­na Ac­ti­va, la Agen­cia de Desa­rro­llo Lo­cal del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, Sa­ra Ber­bel, “nos en­con­tra­mos an­te una nue­va ge­ne­ra­ción de com­pa­ñías que es­ta­ble­cen la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial co­mo un ob­je­ti­vo in­terno pa­ra la em­pre­sa, de adap­ta­ción al te­rri­to­rio o sec­tor en el que se mue­ve”. Por lo tan­to, “la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y los te­mas de igual­dad de­ben par­tir de la pro­pia or­ga­ni­za­ción de las em­pre­sas y de­ben for­mar par­te de las pro­pias po­lí­ti­cas de ac­tua­ción”, ase­gu­ra Ber­bel. Las ac­cio­nes de res­pon­sa­bi­li­dad ya no pue­den ser ac­tos co­la­te­ra­les o ac­cio­nes pun­tua­les y fi­lan­tró­pi­cas, “las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les y el te­cho de cris­tal son ejem­plos de que la igual­dad aún no es­tá im­plan­ta­da co­mo po­lí­ti­ca cen­tral”. La que fue pre­si­den­ta del Ins­ti­tut Ca­ta­là de les Do­nes reite­ra que el gé­ne­ro de­be­ría ser una cues­tión pri­mor­dial en la to­ma de de­ci­sio­nes y la crea­ción de pla­nes de ac­tua­ción.

LA REALI­DAD ES­PA­ÑO­LA

Las em­pre­sas es­pa­ño­las es­tán obli­ga­das a ci­men­tar un Plan Es­tra­té­gi­co de Igual­dad de opor­tu­ni­da­des des­de 2007. Así lo cons­ti­tu­ye la Ley or­gá­ni­ca de igual­dad 3/2007, que es­ta­ble­ce es­ta obli­ga­ción pa­ra las em­pre­sas que ten­gan más de 250 tra­ba­ja­do­res. Mó­ni­ca Ge­lam­bí, ex­per­ta en RSC y gé­ne­ro, ase­gu­ra que el úni­co pro­ble­ma de la nor­ma­ti­va “re­si­de en que el plan de igual­dad es­pa­ñol con­tem­pla nues­tra plan­ti­lla, pe­ro no el im­pac­to de la em­pre­sa puer­tas a fue­ra, res­pec­to a clien­tes, in­ver­so­res y la co­mu­ni­dad”. Aún así, es­tos cam­bios en la nor­ma­ti­va han obli­ga­do a que el te­ma gé­ne­ro se pon­ga so­bre la me­sa. Aho­ra las gran­des em­pre­sas es­tán obli­ga­das a ela­bo­rar diag­nós­ti­cos que eva­lúen la dificultad de con­ci­liar, que pon­gan en en­tre­di­cho los pa­tro­nes mas­cu­li­nos o va­lo­ren la di­ná­mi­ca de los sis­te­mas de pro­mo­ción de los tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, mu­chas com­pa­ñías jus­ti­fi­can que en un con­tex­to de cri­sis no pue­den desa­rro­llar me­di­das e ini­cia­ti­vas de gé­ne­ro y las pa­ra­li­zan. Ge­lam­bí, cues­tio­na que im­plan­tar y ela­bo­rar po­lí­ti­cas de gé­ne­ro su­pon­ga un gas­to muy elevado. Se­gún la ex­per­ta, es más bien una pe­que­ña in­ver­sión: “Las em­pre­sas que ha­cen po­lí­ti­cas y tra­tan el te­ma de gé­ne­ro res­pec­to a su plan­ti­lla ad­quie­ren un ni­vel de com­pro­mi­so muy elevado por par­te de sus tra­ba­ja­do­ras”. La pro­duc­ti­vi­dad as­cien­de mien­tras que el nú­me­ro de ba­jas dis­mi­nu­ye.

En el res­to de Eu­ro­pa el pa­no­ra­ma no pa­re­ce es­tar tan des­cua­dra­do y al­gu­nos paí­ses más avan­za­dos ya han he­cho efec­ti­vos sis­te­mas de cuo­tas. En No­rue­ga, las em­pre­sas es­can­di­na­vas han al­can­za­do un 40% de mu­je­res en con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de gran­des em­pre­sas mien­tras que en Fran­cia o Ir­lan­da, el por­cen­ta­je ya ro­za el 30%. El mis­mo da­to en Es­pa­ña es de me­nos del 20%, cuan­do tal y co­mo in­di­ca la Unión Eu­ro­pea, pa­ra que un co­lec­ti­vo ten­ga in­fluen­cia en la so­cie­dad o en la or­ga­ni­za­ción de una em­pre­sa, su pre­sen­cia de­be ser de un 30%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.