La voz fres­ca de las le­tras fran­ce­sas

FLA­MAN­TE GA­NA­DO­RA DEL PRE­MIO GONCOURT CON SU SE­GUN­DA NO­VE­LA, ‘CHANSON DOUCE’, LA DU­RA PRO­SA DE LA ES­CRI­TO­RA FRAN­CO-MARROQUÍ AIREA EL PA­NO­RA­MA LITERARIO EN FRAN­CIA

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - VÍC­TOR-M. AMELA Bar­ce­lo­na

Leï­la Sli­ma­ni se ha for­ma­do co­mo po­li­tó­lo­ga, co­mo pe­rio­dis­ta, co­mo ac­triz, to­do pa­ra des­cu­brir lo que de ver­dad que­ría ha­cer: es­cri­bir. Na­ci­da en Ra­bat (Ma­rrue­cos) ha­ce 35 años, Sli­ma­ni es la nue­va sen­sa­ción li­te­ra­ria en Fran­cia, con só­lo dos no­ve­las pu­bli­ca­das (am­bas en Ga­lli­mard).

Es­bel­ta, gua­pa y elo­cuen­te, se­pa­ra­da y ma­dre de una ni­ña de cin­co años, Leï­la Sli­ma­ni es muy re­que­ri­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fran­ce­ses, y más des­de que el pa­sa­do 3 de no­viem­bre me­re­ció el pres­ti­gio­so pre­mio Goncourt Étu­diants, con­ce­di­do por un ju­ra­do pre­si­di­do por el cé­le­bre pres­crip­tor literario Ber­nard Pi­vot a su se­gun­da no­ve­la,

Chanson douce (fres­ca can­ción). Su obra li­te­ra­ria be­be de su co­no­ci­mien­to de las so­cie­da­des marroquí y fran­ce­sa y de la psi­co­lo­gía de sus gen­tes, co­mo co­rres­pon­de a su do­ble na­cio­na­li­dad fran­co-marroquí. Ha­ce ga­la de un es­ti­lo se­co y con­ci­so, de con­te­ni­dos tre­men­dis­tas y con­mo­ve­do­res por su cru­de­za. Su pri­me­ra no­ve­la Dans les jar­dins de l’ogre (en los jar­di­nes del ogro), pu­bli­ca­da ha­ce dos años, na­rra la vi­da de Adè­le, una chi­ca adic­ta al se­xo: ca­da ma­ña­na, cuan­do su ma­ri­do sa­le a tra­ba­jar, ella sa­le en bus­ca de aman­tes es­po­rá­di­cos y des­co­no­ci­dos. Se tra­ta de una nin­fo­ma­nía sin pla­cer, des­con­ta­do el que pro­por­cio­na la con­quis­ta de hom­bres de pa­so, una pul­sión te­ñi­da de de­s­es­pe­ran­za y de vio­len­ta frial­dad. “El se­xo tie­ne al­go de triste”, ha de­cla­ra­do Sli­ma­ni, cu­yo dul­ce as­pec­to es­tu­dian­til di­fi­cul­ta iden­ti­fi­car­la con su pro­ta­go­nis­ta, una mu­jer des­nor­ta­da con la que ha que­ri­do ex­pre­sar “ese sen­ti­mien­to má­gi­co de to­car con los de­dos lo vil y lo obs­ceno, la per­ver­sión bur­gue­sa y la mi­se­ria hu­ma­na”.

Es­ta as­pe­re­za cho­ca con la de­di­ca­to­ria: “A mis pa­dres”. Pa­ra en­ten­der­la hay que sa­ber que Sli­ma­ni fue cria­da por sus pa­dres en un ho­gar ais­la­do de un Ma­rrue­cos ca­si me­die­val: ja­más se le im­pu­so dog­ma in­du­men­ta­rio al­guno, ni ideo­ló­gi­co ni re­li­gio­so. Cria­da en el lai­cis­mo e im­bui­da de ar­te y li­te­ra­tu­ra, se edu­có en fran­cés (ape­nas ha­bla ára­be), y a los 18 años fue en­via­da a es­tu­diar a Pa­rís al Ins­ti­tu­te d’Étu­des Po­li­ti­ques, gra­cias a los aho­rros de sus pa­dres. Su pro­ge­ni­tor, Oth­men Sli­ma­ni (ya fa­lle­ci­do), na­tu­ral de Fez, era un hom­bre de orígenes mo­des­tos que lle­gó a ser ban­que­ro y se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Asun­tos Eco­nó­mi­cos, en los años se­ten­ta. Su ma­dre, Béa­tri­ce-Na­jat, de as­cen­den­cia fran­co-al­sa­cia­na y de la que siem­pre ha­bla con or­gu­llo, “fue la pri­me­ra mu­jer mé­di­co de Ma­rrue­cos, y es la mu­jer más co­ra­ju­da e in­so­bor­na­ble que he co­no­ci­do”. Tras leer la pri­me­ra no­ve­la de su hi­ja, le di­jo: “Has es­cri­to una Ma­da­me Bo­vary

X”. Pre­gun­ta­da por la pren­sa, la ma­dre ha pre­ci­sa­do: “No me com­pe­te juz­gar su ar­te, pa­ra mí lo re­le­van­te es que mi hi­ja es­té cum­plien­do su sue­ño: es­cri­bir”.

Un sue­ño en gran me­di­da ins­pi­ra­do por la lec­tu­ra de la obra de Ste­fan Zweig, ade­más de la li­te­ra­tu­ra clá­si­ca fran­ce­sa. Leï­la Sli­ma­ni hi­zo sus pri­me­ras le­tras co­mo pe­rio­dis­ta, des­pués de aban­do­nar sus cla­ses de in­ter­pre­ta­ción y de es­tu­diar en la ESCP Eu­ro­pe Mé­dias. Fue re­dac­to­ra en el dia­rio

L’Ex­press y en el se­ma­na­rio Jeu­ne Afri­que, don­de des­cu­brió que “el pe­rio­dis­mo es du­ro y muy cro­nó­fa­go, nunca es su­fi­cien­te lo mu­cho que tra­ba­jes... y se en­ve­je­ce mal”. Cons­ta­ta­da es­ta ver­dad, Sli­ma­ni de­ci­dió de­jar el pe­rio­dis­mo pa­ra de­di­car­se a la fic­ción li­te­ra­ria. Su se­gun­da y pre­mia­da no­ve­la,

Chanson douce, re­cién pu­bli­ca­da, re­la­ta el ase­si­na­to de dos ni­ños pe­que­ños por su en­fer­me­ra. El dra­ma ra­dio­gra­fía las re­la­cio­nes de cla­se en­tre una fa­mi­lia bo­bo (bohe­mio-bur­gue­sa) pa­ri­si­na, re­ves­ti­da de no­bles in­ten­cio­nes, y la ci­ta­da en­fer­me­ra, Loui­se, en­tre­ga­da, dis­cre­ta y vo­lun­ta­rio­sa... pe­ro de fon­do muy som­brío.

Sli­ma­ni es la quin­ta mu­jer en ga­nar el pre­mio Goncourt, con su es­cri­tu­ra di­rec­ta y con­ci­sa. Enar­bo­la tam­bién la ban­de­ra de los de­re­chos ci­vi­les de los ma­rro­quíes, in­dig­na­da por las hu­mi­lla­cio­nes y abu­sos que pa­de­cen, so­bre to­do en­fu­re­ci­da por el re­cien­te arres­to de dos jó­ve­nes mu­cha­chas que no han que­ri­do ocul­tar su ho­mo­se­xua­li­dad, pe­na­da en Ma­rrue­cos con seis me­ses y has­ta tres años de pri­sión. “Es ho­ra de que la gen­te se re­be­le y se sa­cu­da es­ta lá­pi­da de plo­mo”, ha de­cla­ra­do Sli­ma­ni. “Es una cues­tión de dig­ni­dad, de de­re­chos hu­ma­nos, de li­ber­tad se­xual, de so­be­ra­nía de la mu­jer so­bre su pro­pio cuer­po: se tra­ta de con­ce­bir a una mu­jer que no sea de na­die, que no sea ni una ma­dre, ni una her­ma­na, ni una es­po­sa, sino una mu­jer, ¡un in­di­vi­duo com­ple­to por sí mis­mo!” Así sea.

JOEL SAGET / AFP

La es­cri­to­ra Leï­la Sli­ma­ni es hi­ja de un ban­que­ro y de la pri­me­ra mé­di­ca de Ma­rrue­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.