“Si­li­con Va­lley es el po­li­cía bueno del neo­li­be­ra­lis­mo”

Ev­geny Mo­ro­zov, in­ves­ti­ga­dor de las im­pli­ca­cio­nes de las nue­vas tec­no­lo­gías

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na LEA LA EN­TRE­VIS­TA COM­PLE­TA CON EV­GENY MO­RO­ZOV EN www.la­van­guar­dia.com

Ev­geny Mo­ro­zov (So­li­gorsk, Bie­lo­rru­sia, 1984) es uno de los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­do­res mun­dia­les de las im­pli­ca­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas de la tec­no­lo­gía. Es au­tor de li­bros co­mo Con­tra la lo­cu­ra del so­lu­cio­nis­mo tec­no­ló­gi­co (Cla­ve in­te­lec­tual), un du­ro ata­que a las es­tra­te­gias de Si­li­con Va­lley, que con­si­de­ra “el po­li bueno” de la es­tra­te­gia neo­li­be­ral, el que va a dar un Es­ta­do del bie­nes­tar ba­ra­to mien­tras los es­ta­dos son ca­da vez más in­ca­pa­ces. Mo­ro­zov ha­bló de tec­no­lo­gía con Brian Eno en el CCCB mo­de­ra­dos por la ita­lia­na Fran­ces­ca Bria, mu­jer de Mo­ro­zov y Co­mi­sio­na­da de tec­no­lo­gía e In­no­va­ción Di­gi­tal del go­bierno de Ada Co­lau.

¿Por qué en un mun­do don­de que la in­for­ma­ción y las re­des so­cia­les pa­re­cen rom­per ba­rre­ras apa­re­cen el Bre­xit o Trump?

La hi­per­co­ne­xión ha si­do cons­trui­da bá­si­ca­men­te por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, co­mo una ex­ten­sión de la glo­ba­li­za­ción y las fi­nan­zas. Hay pue­blos pe­que­ños en África co­nec­ta­dos a la ca­de­na de su­mi­nis­tro y es po­si­ble lle­var­les Co­ca-Co­la co­mo no era po­si­ble ha­ce un si­glo. La co­lum­na ver­te­bral de la co­nec­ti­vi­dad es­tá orien­ta­da bá­si­ca­men­te a crear y ex­traer va­lor lo­cal y trans­fe­rir­lo al cen­tro, a Wall Street y ca­da vez más a Si­li­con Va­lley. Una ideo­lo­gía pre­ten­día que es­tá­ba­mos en la al­dea glo­bal, que com­par­tía­mos las mis­mas creen­cias tras­cen­dien­do el con­flic­to ét­ni­co y el na­cio­na­lis­mo. Nun­ca su­ce­dió. Si es­cu­chas a Mark Zuc­ker­berg, ha­bla co­mo si Fa­ce­book y las re­des fue­ran ele­men­tos de co­ne­xión so­cial, pe­ro son los me­dios úl­ti­mos de la co­ne­xión eco­nó­mi­ca he­cha en in­te­rés de un ac­tor par­ti­cu­lar, sea el ca­pi­tal glo­bal o una com­bi­na­ción de Wall Street, Si­li­con Va­lley y el De­par­ta­men­to de De­fen­sa. En úl­ti­mo tér­mino, el as­cen­so del po­pu­lis­mo de de­re­chas y el na­cio­na­lis­mo es­tá pro­vo­ca­do en la ma­yo­ría de ca­sos por la ex­plo­ta­ción fi­nan­cie­ra, la caí­da de los in­gre­sos, la cri­sis eco­nó­mi­ca... Y to­do eso su­ce­de no por­que es­te­mos co­nec­ta­dos cul­tu­ral sino eco­nó­mi­ca­men­te y no hay ma­ne­ra de res­trin­gir el flu­jo de ca­pi­tal, la ma­ne­ra en que se ex­trae el va­lor. Lo úni­co que se ha cons­trui­do de la al­dea glo­bal es su ba­rrio, su gue­to eco­nó­mi­co. Y ha do­mi­na­do to­dos los de­más.

¿En la re­vo­lu­ción de Trump Si­li­con Va­lley es uno de los per­de­do­res? Es­ta­ba a fa­vor de Hi­llary.

Del sta­tus quo. Si­li­con Va­lley es tan po­de­ro­so por­que rea­li­za fun­cio­nes en la vi­sión neo­li­be­ral de có­mo ope­ra el mun­do. Es co­mo un Es­ta­do pa­ra­le­lo den­tro del Es­ta­do. Nos ha ofre­ci­do ser­vi­cios gra­tui­tos o fuer­te­men­te sub­si­dia­dos pa­ga­dos con pu­bli­ci­dad y re­co­lec­ción de da­tos. Co­rreo gra­tis, bús­que­das, y eso se su­po­ne que con­ti­nua­rá. Si­li­con Va­lley y Goo­gle se in­te­gran en otros do­mi­nios co­mo edu­ca­ción, trans­por­te, ener­gía, sa­lud... Y po­nen ti­ri­tas a las ins­ti­tu­cio­nes agrie­ta­das del es­ta­do del bie­nes­tar. En Gran Bre­ta­ña el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud se en­fren­ta a la ban­ca­rro­ta. ¿So­lu­ción? Dar di­ne­ro a los usua­rios pa­ra que com­pren apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y pue­dan ha­cer­se más che­queos en ca­sa. Si­li­con Va­lley pro­lon­ga­rá de ma­ne­ra pri­va­ti­za­da y trans­for­ma­da la vi­da de ins­ti­tu­cio­nes que por el neo­li­be­ra­lis­mo se que­dan sin re­cur­sos. Es el po­li­cía bueno del neo­li­be­ra­lis­mo. Trump no tie­ne una vía fue­ra de eso y me­nos con los re­cor­tes de im­pues­tos que pla­nea. Tie­ne de­pen­den­cia es­truc­tu­ral en las fir­mas de tec­no­lo­gía. Ai­rbnb y Uber, tie­nen una par­ti­cu­lar fun­ción de bie­nes­tar: ayu­dan a ge­ne­ral in­gre­so men­sual po­nien­do nues­tra ca­sa en el mer­ca­do de al­qui­ler o de­di­can­do cin­co ho­ras tras el tra­ba­jo a con­du­cir. Si­li­con Va­lley re­pre­sen­ta la vi­sión que Trump apo­ya­ría, bie­nes­tar pú­bli­co pro­du­ci­do por ac­to­res pri­va­dos. mien­tras ha­cen su ne­go­cio na­tu­ral. Así pue­de des­truir el Es­ta­do ad­mi­nis­tra­ti­vo.

¿Si­li­con Va­lley no es la nue­va eco­no­mía?

Es la vie­ja, la que exis­tía en mu­chos ca­sos an­tes del feu­da­lis­mo, con se­ño­res con mu­cho po­der y re­cur­sos co­mo la tie­rra que el res­to de la so­cie­dad ne­ce­si­ta­ba pa­ra ser pro­duc­ti­va. En Si­li­con Va­lley tie­nes un pu­ña­do de com­pa­ñías con un mo­no­po­lio so­bre los da­tos que pa­re­ce inocen­te por­que pa­re­ce que só­lo los uti­li­zan pa­ra ven­der pu­bli­ci­dad. Pe­ro tam­bién los usan pa­ra en­tre­nar sus pro­pios sis­te­mas y desa­rro­llar for­mas más avan­za­das de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Es co­mo te­ne­mos co­ches que se au­to­con­du­cen, usan­do los da­tos de mi­llo­nes de no­so­tros

SIN AL­DEA GLO­BAL “La hi­per­co­ne­xión ha si­do cons­trui­da por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, no ha ha­bi­do al­dea glo­bal”

pa­ra en­se­ñar sus sis­te­mas a ser in­te­li­gen­tes. En los pró­xi­mos cin­co o diez años los úni­cos ac­to­res con ac­ce­so a los re­cur­sos más pre­cia­dos, a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que pue­de im­pul­sar tan­tos as­pec­tos de nues­tra vi­da, de sa­lud a trans­por­te y edu­ca­ción, se­rán cin­co fir­mas ame­ri­ca­nas y una chi­na, Bai­du. Tie­nes que es­tar lo­co pa­ra creer que la ma­ne­ra en que te van a co­brar por esos ser­vi­cios va a ser con pu­bli­ci­dad. Van a ir di­rec­tos a por el di­ne­ro, mi­les de mi­llo­nes, por ejem­plo de los ser­vi­cios na­cio­na­les de sa­lud, que aun­que no ten­gan re­cur­sos no van a te­ner otro re­me­dio. El dis­cur­so en­te­ro en la nue­va eco­no­mía es un cas­ti­llo de are­na. No hay ahí nin­gún fu­tu­ro bri­llan­te don­de el po­der sea ob­so­le­to.

ROSER VILALLONGA / AR­CHI­VO

El in­ves­ti­ga­dor de las im­pli­ca­cio­nes de las nue­vas tec­no­lo­gías Ev­geny Mo­ro­zov

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.