Re­be­lión sa­ni­ta­ria

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Que no nos en­ga­ñen. Los re­cor­tes sa­ni­ta­rios no exis­ten pa­ra pa­gar con nues­tros im­pues­tos, por ejem­plo, la sec­ción pri­va­da del Clí­nic (Bar­na­clí­nic), hos­pi­ta­les con­cer­ta­dos que lue­go pa­san fac­tu­ra, je­fa­tu­ras sa­ni­ta­rias que vi­ven le­jos del pa­cien­te, ju­bi­la­cio­nes blin­da­das… La sa­ni­dad ca­ta­la­na es­tá pri­va­ti­zan­do de ma­ne­ra si­bi­li­na el úni­co re­duc­to que aún es pú­bli­co: la aten­ción pri­ma­ria.

Se ha pri­va­ti­za­do, sin que se en­te­ren los usua­rios, ra­dio­lo­gía, la­bo­ra­to­rio, servicios in­for­má­ti­cos, man­te­ni­mien­to, es­pe­cia­lis­tas, des­va­li­jan­do así las ar­cas públicas y ofreciendo un servicio es­ca­so: ra­dio­gra­fías sin in­for­mar, de­mo­ras a prue­bas diag­nós­ti­cas, in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas que a ve­ces no lle­gan ni a rea­li­zar­se. A ello se une la fal­ta de su­plen­cias en pri­ma­ria con lis­tas in­ter­mi­na­bles de pa­cien­tes que se en­cuen­tran con un sa­ni­ta­rio can­sa­do y ner­vio­so. Es­tos ges­to­res es­tán des­pre­cian­do no só­lo a los pro­fe­sio­na­les, también a los usua­rios que con sus im­pues­tos es­tán pa­gan­do sus al­tos suel­dos y re­ci­ben una aten­ción mé­di­ca low cost.

Los tra­ba­ja­do­res de pri­ma­ria han sa­li­do del co­ma, se han re­be­la­do y se­gui­rán luchando pa­ra ofre­cer a sus pa­cien­tes (no clien­tes) la sa­ni­dad y el tra­to digno que se me­re­cen.

GRISELDA MAR­TÍN CARPENA

Barcelona

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.