Tes­ti­mo­nios de pa­dres, hi­jos y ges­tan­tes

De­xeus y la Au­tò­no­ma pro­mue­ven un de­ba­te le­gal, mé­di­co y éti­co so­bre las lí­neas ro­jas de la ges­ta­ción su­bro­ga­da

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - ANA MACPHERSON Bar­ce­lo­na

Yo he ges­ta­do al hi­jo de mi ami­go. En una clí­ni­ca de Bar­ce­lo­na. Ha­cién­do­nos pa­sar por pa­re­ja. Le­gal­men­te so­mos dos pa­dres sol­te­ros. Pe­ro es el hi­jo de mi ami­go. Fue el cum­pli­mien­to de una pro­me­sa de quin­cea­ñe­ros, que si no po­día te­ner hi­jos de otro mo­do lo ha­ría­mos en­tre los dos. Y yo cum­plo. Te­nía ex­pe­rien­cia en do­na­ción de óvu­los”. Así lo ex­pli­có du­ran­te el de­ba­te so­bre ges­ta­ción su­bro­ga­da que or­ga­ni­za­ron ayer la Fun­da­ció De­xeus y la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma. La jo­ven se ca­mu­fla ba­jo el nom­bre de Ta­nia, 29 años, es­tu­dian­te de Sociología. No quie­re que con­tar­lo per­ju­di­que al ni­ño, que na­ció ha­ce un mes y vi­ve en An­da­lu­cía con su pa­dre. No es un ca­so úni­co en Es­pa­ña, aun­que la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da no es­té re­gu­la­da ni lo con­tra­rio. Ella sa­be de otras mu­je­res que ges­ta­ron el hi­jo de un ami­go, de una ami­ga, de una her­ma­na.

Lle­var en el vien­tre el hi­jo de otros es una his­to­ria an­ti­gua que apa­re­ce in­clu­so en el Có­di­go de Ham­mu­ra­bi, se­gún ex­pli­ca­ron dis­tin­tos po­nen­tes du­ran­te el de­ba­te. Es una prác­ti­ca re­gu­la­da des­de ha­ce trein­ta años en va­rios es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos, el Reino Uni­do o Israel, y más re­cien­te­men­te en otros paí­ses co­mo In­dia, Gre­cia o Ucra­nia. En Es­pa­ña se ini­cia la dis­cu­sión y la di­fí­cil ta­rea de acor­dar cuá­les son las lí­neas ro­jas que no se quie­ren tras­pa­sar.

El muy desa­rro­lla­do mun­do de la re­pro­duc­ción asis­ti­da en Es­pa­ña to­ma aho­ra la ini­cia­ti­va de po­ner el te­ma so­bre la me­sa. “Por­que hay una reali­dad so­cial que hay que aten­der. No tan­to des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co, por­que cen­tros ex­per­tos co­mo el nues­tro ape­nas ten­drían cua­tro o cin­co ca­sos al año que clí­ni­ca­men­te jus­ti­fi­ca­rían esa op­ción, sino por­que es­con­der la ca­be­za ba­jo el ala de­ja es­tos ca­sos en ma­nos de la ex­plo­ta­ción co­mer­cial, de la ex­plo­ta­ción en­tre per­so­nas, de­pen­dien­te de te­ner o no una si­tua­ción eco­nó­mi­ca y so­cial pri­vi­le­gia­da y sin ni si­quie­ra po­der cui­dar as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos de las ges­tan­tes, los hi­jos y los pa­dres”, re­su­me Pe­re No­lasc Ba­rri, di­rec­tor de la fundación De­xeus.

“Para mí ha si­do siem­pre así, al­go nor­mal, que he po­di­do de­cir a los ami­gos sin pro­ble­ma. Siem­pre lo he sa­bi­do”, ase­gu­ra Ignacio Pérez-Mau­ra, 18 años, hi­jo su­bro­ga- do. “Bueno, y tie­ne sus ven­ta­jas, por­que te­ne­mos pa­sa­por­te ame­ri­cano, lo que nos ha aho­rra­do más de una co­la”, aña­de su her­mano Ál­va­ro. María del Co­ro Gor­tá­zar, su ma­dre, per­dió el úte­ro tras te­ner a su pri­mer hi­jo y ca­da vez que pen­sa­ba en esa po­si­bi­li­dad de ges­ta­ción su­bro­ga­da lo re­cha­za­ba por­que pen­sa­ba que era uti­li­zar a otra per­so­na: “No po­día bus­car mi fe­li­ci­dad a cam­bio de la de otro. Soy ca­tó­li­ca”. Pe­ro ocho años des­pués pu­sie­ron en mar­cha una po­si­ble ges­ta­ción su­bro­ga­da. “Nos lo plan­tea­mos en se­rio, y le di­mos vuel­tas a cuál era mi pa­pel en ese em­ba­ra­zo, cuán­to de acep­ta­dos se­rían mis hi­jos. Pe­ro des­de Ca­li­for­nia las co­sas se vie­ron muy di­fe­ren­tes. Para ellos los hi­jos son más im­por­tan­tes que co­mo se ven aquí y to­do pa­re­cía más sen­ci­llo. Era un re­ga­lo que nos ha­cía una mu­jer jo­ven y for­ma­da que ya te­nía sus hi­jos, ple­na­men­te cons­cien­te”.

Los tes­ti­mo­nios de pa­dres me­dian­te ges­ta­ción su­bro­ga­da re­pi­ten es­te ti­po de si­tua­cio­nes: sin abu­so, sin co­mer­cia­li­za­ción.

A la ho­ra de dis­cu­tir la reali­dad que de­be­ría re­gu­lar­se en Es­pa­ña apa­re­cen otras di­fi­cul­ta­des. La pri­me­ra voz con­tra­ria la die­ron ha­ce un par de años mu­je­res no­ta­bles en el ma­ni­fies­to No so­mos va­si­jas. Fir­ma­ban las ca­te­drá­ti­cas Vic­to­ria Camps y Ame­lia Val­cár­cel, las cons­ti­tu­cio­na­lis­tas Mar Es­quem­bre y María Lui­sa Ba­la­guer, las fi­ló­so­fas Ali­cia Mi­ya­res y Ana de Mi­guel, las fi­ló­so­fas del de­re­cho Jua­na Gil y Ana Ru­bio, las so­ció­lo­gas Soledad Mu­ri­llo y Laura Nu­ño, y re­pre­sen­tan­tes de mun­do de la cul­tu­ra co­mo Laura Frei­xas y Gem­ma Lie­nas. Abo­gan “por el de­re­cho a de­ci­dir de las mu­je­res en ma­te­ria de de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos”, con­si­de­ran­do que la ma­ter­ni­dad por sus­ti­tu­ción nie­ga a las mu­je­res ges­tan­tes el de­re­cho a de­ci­dir du­ran­te el em­ba­ra­zo o en la crian­za, pues­to que no pue­den cam­biar de opi­nión o se­rían cas­ti­ga­das eco­nó­mi­ca­men­te por la al­te­ra­ción del con­tra­to. Tam­bién el Co­mi­té de Bioé­ti­ca de Es­pa­ña, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, ha pe­di­do re­cien­te­men­te que se pro­mue­va la prohi­bi­ción in­ter­na­cio­nal de los con­tra­tos de ges­ta­ción su­bro­ga­da.

“¿Qué nos ha­ce ma­dres y pa­dres?”, se pre­gun­ta la pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía so­cial de la Au­tò­no­ma e in­ves­ti­ga­do­ra del gru­po AFIN

“Yo he ges­ta­do al hi­jo de mi ami­go en Bar­ce­lo­na”, ase­gu­ra Ta­nia, de 29 años, que dio a luz ha­ce un mes

(adop­cio­nes, fa­mi­lias, in­fan­cias) Beatriz San Ro­mán. “An­te la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da se pro­du­ce un re­cha­zo que en gran par­te es­tá ba­sa­do en un pi­lar fun­da­men­tal: el víncu­lo bio­ló­gi­co ma­dre-hi­jo. Se­gui­mos cre­yen­do en ese víncu­lo, a pe­sar de que es­tá pues­to en cues­tión con­ti­nua­men­te, en ca­da adop­ción, en ca­da do­na­ción de ga­me­tos para fer­ti­li­za­ción asis­ti­da”. Lla­ma la aten­ción so­bre la di­fe­ren­cia en­tre su­bro­gar­se con óvu­los pro­pios o aje­nos. “Cuan­do la ges­ta­ción por en­car­go se em­pe­zó a rea­li­zar con óvu­los de la ma­dre que ha­cía el en­car­go o de do­nan­te, la sen­sa­ción de las mu­je­res que ges­ta­ban res­pec­to al fe­to cam­bió, era mu­cho más aje­na. Cuan­do el óvu­lo no es tu­yo, es más fá­cil sen­tir que es­tás cui­dan­do el em­brión”.

“Para no­so­tros y para nues­tro hi­jo, esa mu­jer que le tu­vo en su ba­rri­ga es una ami­ga que nos ayu­dó a ser sus pa­dres”, ex­pli­ca el so­ció­lo­go Vi­cent Bo­rràs, pa­dre de un ni­ño por ges­ta­ción su­bro­ga­da, que acu­dió a es­ta op­ción con su ma­ri­do an­te las gran­des di­fi­cul­ta­des que pre­sen­ta­ba para dos hom­bres gais la adop­ción.

Lo que más re­cha­zo pro­du­ce de la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da es sin du­da la co­mer­cia­li­za­ción y “los in­ter­me­dia­rios”. A pe­sar de que quie­nes cuen­tan su ex­pe­rien­cia con­si­de­ran que esas agen­cias fue­ron una ga­ran­tía de que la re­la­ción en­tre mu­je­res que ges­ta­ban, clí­ni­cas, abo­ga­dos y le­yes de otros paí­ses era la co­rrec­ta y to­do es­ta­ba muy cla­ro, en­tre los ex­per­tos mé­di­cos, fi­lo­só­fi­cos y le­ga­les que de­ba­tie­ron ayer el te­ma ese as­pec­to re­sul­ta odio­so. Tam­bién para los par­ti­dos po­lí­ti­cos, tan­to para los que quie­ren regular el te­ma ya, co­mo Ciu­da­da­nos, que só­lo se plan­tea una re­la­ción al­truis­ta, co­mo para los que aún no se han de­ci­di­do, co­mo los so­cia­lis­tas, o los que creen que hay que regular pe­ro des­pa­cio por­que es muy di­fí­cil el acuer­do, co­mo el PDECat. El pa­go a las mu­je­res, pe­ro muy es­pe­cial­men­te a quie­nes se lu­cran en me­dio, es una lí­nea ro­ja para la ma­yo­ría. A pe­sar de al­gu­nas ex­pe­rien­cias co­mo la del Reino Uni­do, que exi­ge una re­la­ción al­truis­ta para es­te ti­po de pres­ta­ción, y que aca­ba te­nien­do más hi­jos de fue­ra, de paí­ses don­de la ges­tan­te por con­tra­to no se pue­de arre­pen­tir.

Los es­pe­cia­lis­tas in­sis­ten en la ne­ce­si­dad de vi­gi­lar la asi­me­tría de es­ta re­la­ción, de la im­por­tan­cia de pre­pa­rar a los pa­dres que en­car­gan el em­ba­ra­zo, por­que se tra­ta de una de­ci­sión irre­vo­ca­ble. De la im­pres­cin­di­ble transparen­cia del pro­ce­so para dar ga­ran­tías a las tres par­tes y de ser ab­so­lu­ta­men­te ho­nes­tos con los ni­ños. “La par­te po­si­ti­va es ob­via, es dar la po­si­bi­li­dad de ser pa­dres a quie­nes no pue­den. La ne­ga­ti­va, tam­bién, usar el cuer­po de otra per­so­na y obli­gar­la a ce­der el pro­duc­to de su ges­ta­ción. Por eso te­ne­mos que de­ter­mi­nar si la so­lu­ción que adop­ta­mos es pro­por­cio­nal al pro­ble­ma”, ar­gu­men­tó Jo­sep Te­rés, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Deon­to­ló­gi­ca del Col·le­gi de Met­ges de Bar­ce­lo­na. Hay que de­ci­dir,por ejem­plo, si se re­cha­zan de­seos de con­ve­nien­cia, co­mo no es­tro­pear el pro­pio cuer­po. “Co­mo en el ca­so de la do­na­ción de ór­ga­nos”, di­ce el ex­per­to, “ten­dría­mos que te­ner ob­se­sión por la pro­tec­ción de la ges­tan­te, ga­ran­ti­zar que ha­ya vi­gi­lan­tes de sus de­re­chos en ca­da cen­tro. Co­mo en la do­na­ción de ór­ga­nos”.

Ta­nia no quie­re ver fotos del ni­ño a to­das ho­ras. No las pi­de. No se las dan. No se sien­te exac­ta­men­te su ma­dre, a pe­sar de que ese ni­ño que tu­vo ha­ce un mes se desa­rro­lló a par­tir de sus óvu­los y en su úte­ro, don­de es­tu­vo 35 se­ma­nas, “fue pre­ma­tu­ro”. Ase­gu­ra que “el víncu­lo no exis­te si tú no quie­res. La im­pli­ca­ción es la que tú quie­ras. Só­lo es­tu­ve con él dos días”. Tam­bién se que­ja de “có­mo to­do el mun­do se sien­te con de­re­cho a fe­li­ci­tar­te por el em­ba­ra­zo y has­ta to­car­le la tri­pa. ¿Sa­bes si es un em­ba­ra­zo desea­do?, ¿sa­bes si quie­ro dar­lo en adop­ción?, ¿por qué te sien­tes con de­re­cho a fe­li­ci­tar­me?”.

El re­cha­zo al pa­go y al ne­go­cio de los in­ter­me­dia­rios es uno de los po­cos pun­tos de acuer­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.