La ex­clu­sión de los mo­de­ra­dos

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

EL pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, aca­ba de efec­tuar una no­to­ria y sig­ni­fi­ca­ti­va re­mo­de­la­ción del Con­sell Exe­cu­tiu de la Ge­ne­ra­li­tat en vís­pe­ras de un agosto cor­to en el que la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na ape­nas ha­rá va­ca­cio­nes. Aban­do­nan el Go­vern, la con­se­lle­ra de Pre­si­dèn­cia y por­ta­voz, Neus Mun­té; el con­se­ller de In­te­rior, Jor­di Ja­né; la con­se­lle­ra de Edu­ca­ció, Me­rit­xell Ruiz, y el has­ta aho­ra se­cre­ta­rio del Con­sell Exe­cu­tiu, Joan Vidal de Ciu­ra­na. To­dos ellos son miem­bros del Par­tit De­mò­cra­ta Eu­ro­peu Ca­ta­là (PDECat), he­re­de­ro di­rec­to de Con­ver­gèn­cia De­mo­crá­ti­ca, la prin­ci­pal fuer­za di­ri­gen­te del país des­de 1980. El pre­si­den­te Puig­de­mont se ha en­ro­ca­do con vis­tas a la con­vo­ca­to­ria uni­la­te­ral del 1 de oc­tu­bre, a cos­ta de su pro­pio par­ti­do, ca­da vez más ero­sio­na­do. Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na sa­le del tran­ce sin nin­gún ras­gu­ño. Es­te po­dría ser el pri­mer ba­lan­ce del sin­gu­lar epi­so­dio vi­vi­do ayer en Bar­ce­lo­na.

La coor­di­na­do­ra del Go­vern y por­ta­voz, el res­pon­sa­ble de los Mos­sos d’Es­qua­dra, la res­pon­sa­ble del fun­cio­na­mien­to de los cen­tros es­co­la­res y el en­car­ga­do de la cer­ti­fi­ca­ción de los acuer­dos. Coor­di­na­ción, co­mu­ni­ca­ción, se­gu­ri­dad pú­bli­ca, es­cue­las y su­per­vi­sión ju­rí­di­ca. Puig­de­mont ha mo­vi­do pie­zas cla­ve. Jor­di Tu­rull, has­ta aho­ra je­fe de fi­las del gru­po par­la­men­ta­rio de Junts pel Sí, ocu­pa­rá la car­te­ra de Pre­si­dèn­cia y ejer­ce­rá de por­ta­voz. Joa­quim Forn, ve­te­rano con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, se ha­rá car­go de In­te­rior. Cla­ra Pon­se­tí, so­be­ra­nis­ta in­de­pen­dien­te, ac­ti­vis­ta de la As­sem­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na, di­ri­gi­rá el de­par­ta­men­to de Edu­ca­ció. Víc­tor Cu­llell, an­ti­guo miem­bro del equi­po de Ar­tur Mas, pa­sa a ser el nue­vo se­cre­ta­rio del Con­sell Exe­cu­tiu. Cua­tro ofi­cia­les sin apa­ren­tes du­das so­bre la via­bi­li­dad de la con­vo­ca­to­ria del 1-O, sus­ti­tu­yen a cua­tro car­gos que ha­brían trans­mi­ti­do a Puig­de­mont sus du­das o su in­co­mo­di­dad per­so­nal an­te la vía em­pren­di­da. En­ro­que.

Alas cua­tro ba­jas de ayer hay que su­mar la re­cien­te des­ti­tu­ción del con­se­ller Jor­di Bai­get, ti­tu­lar del de­par­ta­men­to de Eco­no­mia i Em­pre­sa, tam­bién miem­bro del PDECat, que ex­pre­só en pú­bli­co sus du­das y te­mo­res so­bre la apues­ta uni­la­te­ral. En to­tal son cin­co los miem­bros de la an­ti­gua CDC que aban­do­nan el Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat, se­ma­nas an­tes de la anun­cia­da con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción sin con­sen­ti­mien­to del Es­ta­do es­pa­ñol. Cin­co ba­jas en un mo­men­to cru­cial. Cin­co ba­jas de la prin­ci­pal fuer­za di­ri­gen­te. Se van cin­co de los nue­ve car­gos del PDECat en el Con­sell Exe­cu­tiu for­ma­do en enero del 2016, tras la aza­ro­sa re­ti­ra­da de la can­di­da­tu­ra de Ar­tur Mas. Si­guen el pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont, San­ti Vi­la (an­tes en Cul­tu­ra, aho­ra en Eco­no­mia i Em­pre­sa), Josep Rull (Te­rri­to­ri) y Me­rit­xell Bo­rràs (Go­ver­na­ció), es­ta úl­ti­ma des­pués de ha­ber pues­to al­gu­nas con­di­cio­nes pa­ra su con­ti­nui­dad. Es del to­do evi­den­te que no es­ta­mos an­te una sim­ple re­mo­de­la­ción.

Puig­de­mont ha ex­clui­do a los mo­de­ra­dos. Se ha des­pren­di­do de aque­llos que tie­nen ra­zo­na­bles du­das so­bre la via­bi­li­dad de la con­vo­ca­to­ria uni­la­te­ral de un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción, sin con­tar con una ma­yo­ría so­cial en fa­vor de la in­de­pen­den­cia (así que­dó cla­ro en las úl­ti­mas elec­cio­nes al Par­la­ment), con el Go­bierno es­pa­ñol dis­pues­to a uti­li­zar to­dos los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les a su al­can­ce pa­ra evi­tar­lo, y sin apo­yos in­ter­na­cio­na­les re­le­van­tes. Ayer mis­mo, el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, vol­vía a re­pe­tir que una Ca­ta­lun­ya in­de­pen­dien­te que­da­ría fue­ra de la Unión Eu­ro­pea.

Du­das, ob­je­cio­nes, te­mo­res y tam­bién que­jas so­bre la ma­ne­ra có­mo se es­tá ope­ran­do, en­mar­can es­ta cri­sis de Go­bierno. Son es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vas las que­jas por la exis­ten­cia de un co­mi­té in­vi­si­ble in­te­gra­do por per­so­nas aje­na sa­la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na, que es­ta­ría efec­tuan­do la­bor es de di­rec­ción po­lí­ti­ca, en coor­di­na­ción con el pre­si­den­te Puig­de­monty con el ex pre­si­den­te Mas, por en­ci­ma del Con­sell Exe­cu­tiu. Es di­fí­cil pe­dir sa­cri­fi­cio a los miem­bros de un go­bierno, cuan­do una se­rie de per­so­nas que no arries­gan ni su ca­rre­ra, ni su repu­tación, ni su pa­tri­mo­nio, son in­vi­ta­das a for­mar par­te de la ca­bi­na de man­do. Esa anó­ma­la cir­cuns­tan­cia no pue­de ser pa­sa­da por al­to. En la épo­ca de la exal­ta­ción de la trans­pa­ren­cia no de­ja de ser pa­ra­dó­ji­ca la exis­ten­cia de co­mi­tés in­vi­si­bles en mo­men­tos de cri­sis po­lí­ti­ca. Es del to­do exi­gi­ble que los ciudadanos ca­ta­la­nes se­pan quie­nes son las per­so­nas que to­man real­men­te las de­ci­sio­nes enelPa lau­de la Gen er ali tat,y cua­les son sus res­pon­sa­bi­li­da­des es­pe­cí­fi­cas an­te los mo­men­tos que se ave­ci­nan.

Puig­de­mont elo­gió ayer a los con­se­je­ros sa­lien­tes sin pre­ci­sar muy bien los mo­ti­vos de su re­le­vo, pues­to que ne­gó ha­ber per­di­do la con­fian­za en ellos (mo­ti­vo es­gri­mi­do en el ce­se de Bai­get ha­ce dos se­ma­nas). Se van –lo sa­be to­do el mun­do– por­que no tie­nen fe cie­ga en el 1-O. Se van por­que no han que­ri­do di­si­mu­lar sus du­das y te­mo­res, com­par­ti­dos por otros con­se­je­ros que se que­dan y que han op­ta­do por el di­si­mu­lo o por el cálcu­lo de opor­tu­ni­dad. La se­ñal de de­bi­li­dad del uni­la­te­ra­lis­mo, an­te la so­cie­dad ca­ta­la­na, an­te el con­jun­to de la so­cie­dad es­pa­ño­la, an­te el Go­bierno de España, an­te las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas y an­te la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal, es del to­do evi­den­te.

Lo he­mos es­cri­to en oca­sio­nes an­te­rio­res. La ac­tual es­tra­te­gia del Go­vern de Ca­ta­lun­ya es fru­to de un error de in­ter­pre­ta­ción de los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes al Par­la­ment del 27 de sep­tiem­bre del 2015. Se pi­dió a la so­cie­dad un vo­to ple­bis­ci­ta­rio y el ple­bis­ci­to no se ga­nó. De­trás de la es­tra­te­gia de cho­que fron­tal con el Es­ta­do no hay una ní­ti­da ma­yo­ría so­cial en Ca­ta­lun­ya. Hay mu­chos de­seos de pro­tes­ta –así lo ates­ti­gua­ba, una vez más, la úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da por La Van­guar­dia ha­ce quin­ce días–, pe­ro tam­bién hay gran­des de­seos de pac­to. Hay du­das, mu­chas du­das, en la so­cie­dad ca­ta­la­na so­bre la vía em­pren­di­da por sus go­ber­nan­tes, y los con­se­llers sa­lien­tes son el vi­vo ejem­plo de ese es­ta­do de áni­mo. La ex­clu­sión de los mo­de­ra­dos re­du­ce la ba­se del Go­bierno ca­ta­lán, di­fi­cul­ta la ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­la­ción so­cial de la Ge­ne­ra­li­tat, y en­san­cha el mar­gen de ma­nio­bra del Go­bierno de Mariano Ra­joy, en­ce­rra­do en el cas­ti­llo del quietismo. El mo­vi­mien­to Puig­de­mont só­lo con­ven­ce a los irre­duc­ti­bles y a los que nun­ca tie­nen du­das: es de­cir, a una mi­no­ría.

Ero­sión con­ti­nua del PDECat y for­ta­le­ci­mien­to tác­ti­co de ERC, cla­ra ga­na­do­ra de es­ta cri­sis de Go­bierno y gran be­ne­fi­cia­ria elec­to­ral de la di­ná­mi­ca po­lí­ti­ca en cur­so, co­mo acre­di­tan to­das las en­cues­tas. Puig­de­mont, y de­trás de él Mas, pa­re­cen de­ci­di­dos a que­mar a su pro­pio par­ti­do. Cu­rio­sa es­tra­te­gia. Qui­zá ten­gan en la ca­be­za la re­edi­ción, den­tro de unos me­ses, de una coa­li­ción uni­ta­ria al es­ti­lo de Junts pel Sí, que Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, for­ta­le­ci­da, no que­rrá acep­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.