Al­ter­na­ti­va a la pen­sión

La UB ana­li­za el mo­de­lo ba­sa­do en apor­ta­cio­nes per­so­na­les

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - EDUAR­DO MAGALLÓN Bar­ce­lo­na

La Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na aco­gió un de­ba­te so­bre las al­ter­na­ti­vas al ac­tual mo­de­lo de pen­sio­nes, ba­sa­das en dis­tin­tas for­mas de cálcu­lo.

La Uni­ver­sis­tat de Bar­ce­lo­na (UB) de­ba­tió las se­ma­na pa­sa­da la im­plan­ta­ción del mo­de­lo de cuen­tas no­cio­na­les co­mo al­ter­na­ti­va al sis­te­ma ac­tual de pen­sio­nes. La cá­te­dra ICE-UB or­ga­ni­zó unas jor­na­das en Bar­ce­lo­na en la que el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Valencia, Car­los Vidal-Meliá, ex­pli­có las bon­da­des –a su jui­cio– de un sis­te­ma que ya se ha im­plan­ta­do en paí­ses co­mo Sue­cia.

Esen­cial­men­te el mo­de­lo de cuen­tas no­cio­na­les con­sis­te en que el cálcu­lo de la pen­sión de un tra­ba­ja­dor se ba­sa en las apor­ta­cio­nes que ha rea­li­za­do a lo lar­go de los años y te­nien­do en cuen­ta su es­pe­ran­za de vi­da. Re­pre­sen­ta un cam­bio res­pec­to al mo­de­lo ac­tual que se ba­sa en las apor­ta­cio­nes rea­li­za­das es­pe­cial­men­te en la par­te fi­nal de su vi­da pro­fe­sio­nal. “Las cuen­tas no­cio­na­les imi­ta el fun­cio­na­mien­to de un sis­te­ma de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual”, ex­pli­có Vidal-Meliá en las jor­na­das.

El pro­fe­sor tam­bién ma­ti­zó que lo que cam­bia res­pec­to al mo­de­lo ac­tual esen­cial­men­te es “la ma­ne­ra de cal­cu­lar la pres­ta­ción y su cuan­tía”. A pre­gun­tas de los asis­ten­tes, Vidal-Meliá ex­pli­có que la prin­ci­pal des­ven­ta­ja es que es ne­ce­sa­rio que ha­ya po­bla­ción co­ti­zan­te pa­ra que se pue­dan pa­gar las pen­sio­nes. Aun­que el tra­ba­ja­dor re­ci­bi­rá en fun­ción de lo que apor­te, el di­ne­ro no se lo pue­de lle­var y se pier­de en ca­so de fa­lle­ci­mien­to.

En un sis­te­ma de cuen­tas no­cio­na­les, en el mo­men­to de la ju­bi­la­ción se su­ma las apor­ta­cio­nes al sis­te­ma rea­li­za­do por el tra­ba­ja­dor en cues­tión, se cal­cu­la su es­pe­ran­za de vi­da y de ahí se ex­trae el im­por­te de la pen­sión. Aho­ra el im­por­te de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de las apor­ta­cio­nes que ha he­cho el tra­ba­ja­dor siem­pre que cum­pla con un pe­rio­do mí­ni­mo de co­ti­za­ción. Vidal–Meliá ase­gu­ró que en el mo­de­lo de cuen­tas no­cio­na­les exis­ten pen­sio­nes mí­ni­mas y má­xi­mas.

En la jor­na­da par­ti­ci­pó tam­bién la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Empresarial del Se­gu­ro Unes­pa, Pi­lar Gon­zá­lez, que di­bu­jó un som­brío pa­no­ra­ma pa­ra el sis­te­ma pú­bli­co de pen­sio­nes. La que fue­ra di­rec­to­ra ge­ne­ral de Se­gu­ros y Fon­dos de Pen­sio­nes del mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ase­gu­ró que “hoy de ca­da 100 eu­ros de pen­sio­nes 90 es­tán ga­ran­ti­za­dos por las apor­ta­cio­nes y 10 no”.

Gon­zá­lez ofre­ció va­rias pro­pues­tas pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción, co­mo la crea­ción de sis­te­mas de pen­sio­nes en las em­pre­sas de “ads­crip­ción por de­fec­to”. En ese mo­de­lo que se­ría ges­tio­na­do por em­pre­sas pri­va­das se­ría el tra­ba­ja­dor el que de­be­ría so­li­ci­tar su ba­ja de ese sis­te­ma com­ple­men­ta­rio. Pre­gun­ta­do por cuán­to de­be­ría apor­tar un jo­ven a un sis­te­ma pri­va­do com­ple­men­ta­rio ase­gu­ró que con una apor­ta­ción equi­va­len­te a un ca­fé al día se pue­de com­ple­tar el 10% de la pen­sión una vez ju­bi­la­do.

Car­los Vidal-Meliá tam­bién dio cuen­ta de qué me­di­das po­drían me­jor la sa­lud del sis­te­ma de pen­sio­nes, co­mo ele­var la ta­sa de co­ti­za­ción del 28,3 al 33,4%, au­men­tar el nú­me­ro de co­ti­zan­tes en 2,19 mi­llo­nes o ba­jar las pen­sio­nes en un 13%.

El sis­te­ma tie­ne en cuen­ta tam­bién la es­pe­ran­za de vi­da en el mo­men­to de la ju­bi­la­ción

ÀLEX GAR­CÍA

La re­for­ma del mo­de­lo de pen­sio­nes si­gue pen­dien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.